Arqueólogos descubren el caso más antiguo de una persona con cáncer

Investigadores británicos descubrieron lo que consideran es el ejemplo más antiguo de un ser humano con cáncer.

La evidencia de cáncer fue hallada en el esqueleto de un joven que vivió hace 3.000 años, cuyos huesos estaban llenos de agujeros.

La arqueóloga Michaela Carpeta confirmó que esos daños eran la prueba de que había padecido un tipo de cáncer.

El descubrimiento, publicado en la revista PLOS ONE, sugiere que la enfermedad no es moderna y ayudará a los científicos a rastrear cómo ha evolucionado durante miles de años.

Contenido relacionado