Corea del Sur dispara al Norte en respuesta a maniobras marítimas

Maniobras Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La escalada de tensión partió de las maniobras anuales de fuerzas de Corea del Sur y EE.UU.

Corea del Sur confirmó el lanzamiento de fuego de artillería hacia aguas norcoreanas en respuesta a la caída en su lado de la frontera de proyectiles procedentes de unas maniobras con fuego real en el norte.

Una fuente oficial surcoreana reveló que aunque ninguno de los disparos de su vecino del norte impactó en tierra o en una instalación militar, respondieron con disparos como habían advertido después de que proyectiles norcoreanos cruzaran la frontera.

La advertencia había sido hecha horas antes, después de que Corea del Norte anunciara que se disponía a realizar maniobras marítimas con fuego real cerca de la frontera en el mar Amarillo.

Aunque las maniobras con fuego real son habituales, no lo es tanto que Pyongyang avisara. En el sur fue recibido como un indicio de la hostilidad del vecino y un intento de elevar la tensión.

La zona ha sido uno de los puntos más calientes en la tensa relación entre las dos Coreas. Naciones Unidas delimitó la frontera occidental después de la guerra de 1951-1953, pero Pyongyang no la reconoce.

Según reportó la agencia de noticias AFP, las autoridades de la isla de Baengnyeong, cerca de la frontera, ordenaron a los ciudadanos evacuar hacia refugios.

Disparos al mar

Los ejercicios, en siete puntos de la frontera marítima, habían sido anunciados por Corea del Norte mediante un fax enviado a la fuerza naval surcoreana.

Seúl respondió inmediatamente que respondería si se violaba su frontera.

Un portavoz militar les dijo a periodistas que algunos proyectiles cayeron en zona surcoreana y por eso respondieron con disparos.

"Por el momento, ambos bandos están disparando al mar", agregó la fuente.

También este domingo, Pyongyang amenazó con realizar una cuarta prueba de armas nucleares, pero en Seúl aseguran que no tienen indicios de que vaya a ser inminente.

En noviembre de 2010, Corea del Norte disparó a la isla de Yeonpyeong. Murieron dos militares y dos civiles.

La acción fue justificada como una respuesta a los ejercicios militares surcoreanos.

Antes, ese mismo año, un barco de la fuerza naval surcoreana fue hundido cerca de la zona en disputa. Murieron 46 tripulantes.

Según Seúl, la causa fue un torpedo norcoreano, aunque Pyongyang niega cualquier implicación en el incidente.

El último episodio de la larga serie de incidentes entre los vecinos de la península coreana se dio la semana pasada, con la prueba de dos misiles balísticos de medio alcance, la primera desde 2009.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas emitió un comunicado en el que condenaba la acción y anunció que estudia una "respuesta apropiada".

Ese lanzamiento, después de otros de misiles de corto alcance, fue visto como la respuesta a las maniobras conjuntas anuales de Corea del Sur con tropas estadounidenses.

De hecho, EE.UU. tiene unos 28.500 soldados estacionados en Corea del Sur para disuadir de una potencial agresión.

La península sigue técnicamente en estado de guerra pues la guerra terminó en 1953 con un armisticio pero sin un tratado de paz.

Lea también: Corea del Norte, un país a oscuras