Investigan restos en costas de Australia por posible vínculo al vuelo MH370

  • 23 abril 2014
Minisubmarino Bluefin Image copyright REUTERS
Image caption El minisubmarino Bluefin utiliza un sonar para cartografiar el lecho marino.

Las autoridades en Australia informaron que investigan material no identificado que llegó a las costas australianas para determinar cualquier posible vínculo con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, más de siete semanas después de su desaparición.

El material fue hallado 10 km al este de la localidad de Augusta.

Por otra parte, el ministro malasio de Transporte, Hishammuddin Hussein, anunció este miércoles que el gobierno aprobó el nombramiento de un "equipo internacional para investigar la desaparición de la aeronave.

"El principal objetivo de la investigación internacional es determinar la causa del accidente para que otros accidentes similares puedan ser evitados en el futuro", dijo Hishammuddin.

El ministro dijo también que su gobierno ha conversado con la empresa petrolera estatal Petronas y otras entidades para expandir las operaciones de búsqueda en el sur del Océano Índico.

Minisubmarino

Este miércoles el minisubmarino Bluefin-21 completó su décima misión que se ha centrado en un radio de 10 kilómetros cuadrados donde se detectó una señal acústica que supuestamente procede de una de las cajas negras del aparato.

El minisubmarino con forma de torpedo, de cinco metros de largo y con capacidad para sumergirse hasta 4.500 metros de profundidad, utiliza un sonar para crear una imagen del fondo marino que después es analizada por varios expertos.

Doce buques rastrean una zona que se redujo hasta los 37.948 kilómetros cuadrados, a unos 855 kilómetros al noroeste de Perth.

El vuelo MH370 de Malaysian Airlines despegó de Kuala Lumpur en la madrugada del 8 de marzo con 239 personas a bordo y tenía previsto llegar a Pekín seis horas más tarde.

El avión desapareció de las pantallas de control de radar a los 40 minutos de su despegue y cambió de rumbo en una "acción deliberada", según las autoridades de Malasia.