Aumenta boicot contra hoteles de lujo propiedad del gobierno de Brunéi

  • 5 mayo 2014
Protesta frente al Hotel Beverly Hills de Los Ángeles Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presentador Jay Leno participó este lunes en una protesta frente al Hotel Beverly Hills de Los Ángeles.

En los últimos días han aumentado los llamados para boicotear el legendario Hotel Beverly Hills de Los Ángeles, que forma parte del grupo Dorchester Collection, propiedad del gobierno de Brunéi, después de que entrara en vigor en el pequeño sultanato un nuevo código penal basado en la "sharia" (ley islámica) que, entre otras penas, contempla la lapidación para los homosexuales y los adúlteros.

Este lunes los responsables de The Night Before the Oscars, el mayor evento de recaudación de fondos para obras de caridad que se realiza en la ciudad californiana y que tiene lugar desde 2003 en el Hotel Beverly Hills la noche previa a la entrega de los premios de la Academia de Hollywood, anunciaron que el acto se trasladará a otro lugar.

Mientras, el domingo el magnate británico Richard Branson, propietario de la aerolínea Virgin, anunció que ni él ni su familia se hospedarán más en ninguno de los establecimientos hoteleros del grupo Dorchester Collection -que también posee hoteles de lujo en ciudades como Londres y París- hasta que Brunéi “respete los derechos humanos básicos”.

Los responsables de Dorchester Collection respondieron al llamado al boicot asegurando que “el grupo respeta las leyes de los países en los que opera y que no tolera ningún tipo de discriminación”.

Según destaca desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, en las últimas semanas han sido varios los eventos que han sido cancelados en el Hotel Beverly Hills, después de que famosos como los presentadores Jay Leno y Ellen DeGeneres o el director de cine William Friedkin hicieran campaña a favor del boicot, que ha empezado a extenderse a ciudades europeas con establecimientos del grupo Dorchester.

A principios de abril, la oficina de Naciones Unidas para los derechos humanos dijo estar "profundamente preocupada" por el nuevo código penal de Brunéi.

Contenido relacionado