Destacadas figuras piden a Obama mayor apertura con Cuba

Obama saluda a Castro Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Obama saludó a Castro en el funeral de Mandela.

Un grupo de 44 ex altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, empresarios e intelectuales enviaron una carta abierta al presidente Barack Obama pidiéndole más apoyo para la sociedad civil de Cuba.

En la misiva, publicada este lunes, los partidarios de la reforma en las relaciones entre Washington y La Habana piden al mandatario que "no sólo se profundicen los contactos entre la sociedad cubana y la estadounidense, sino que se ayude a los cubanos a aumentar su autosuficiencia e independencia".

"Ahora más que nunca, Estados Unidos puede ayudar al pueblo cubano a determinar su propio destino a través de seguir construyendo las reformas políticas que ya se han iniciado", dice la misiva al reconocer los esfuerzos de acercamiento hechos por Obama.

Lo solicitado gira en torno a cuatro puntos para que se expandan las autorizaciones de viaje para los estadounidenses a la isla, se apoye a la sociedad civil de la isla, se inicien "discusiones serias" sobre seguridad y asuntos humanitarios con el gobierno de Raúl Castro y se le facilite a las instituciones financieras el trabajo en actividades autorizadas.

Lea también: Blog "Voces desde Cuba"

"Ventana de oportunidad"

La carta, apoyada por el Cuba Study Group CSG y el Consejo de la Américas, es la más prominente de las últimas acciones destinadas a presionar al gobierno para que suavice su política hacia Cuba.

Los firmantes buscan que el gobierno "provea apertura y oportunidades para ayudar al pueblo cubano en su actividad económica diaria y en su deseo de conectar abiertamente entre sí y con el mundo exterior".

Además, busca "apoyar a un amplio espectro de la sociedad civil e independiente y a organizaciones no estatales creadas para impulsar la economía individual y civil independientemente de la orientación política".

El documento habla de una "ventana de oportunidad" con las reformas emprendidas por el gobierno de Raúl Castro en la economía de la isla que crea cierto entorno de apertura y permite la creación de pequeñas empresas.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La carta reconoce los avances hechos por Obama.

En febrero, una encuesta del centro de investigación Atlantic Council situaba el apoyo al cambio de política hacia Cuba en un 53% de los estadounidenses, y hasta un 63% en Florida, donde se concentra el grueso del exilio.

Además, y seguramente más sorprendentemente, el estudio ubiacaba a los descendientes de cubanos como los más favorables a la normalización de las relaciones: hasta un 73%.

Lea también: ¿Se acerca el fin del embargo?

"Apoyo a la sociedad civil"

La carta está firmada, entre otros, por John Negroponte, director de Inteligencia Nacional durante la presidencia de George W. Bush, el almirante retirado James Stavridis, quien el año pasado dejó el cargo de Comandante Supremo Aliado de la OTAN y varios exfuncionarios de alta jerarquía del Departamento de Estado.

Otros que figuran son tres antiguos subsecretarios de Estado para el Hemisferio Occidental, como son Jeff Davidow, Alec Wastson y Arturo Valenzuela, así como el exsubsecretario de Estado Strobe Talbot, y académicos como el venezolano Moises Naím, investigador del Instituto Carnegie.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Raúl Castro pidió recientemente una "relación civilizada".

Naím le dijo a BBC Mundo que en la carta, "lo importante es dejar claro que esta es una política errada y ha sido así desde hace mucho tiempo, pues no logra alcanzar los objetivos y le está dando una excusa al régimen cubano para justificar su fracaso".

Sin referirse al embargo económico, que por ley rige desde hace 52 años, la carta alude a acciones que están dentro del ámbito de poder del presidente Obama sin necesidad de que las apruebe el Congreso.

"Lo ideal sería el fin del embargo por completo, pero eso no quiere decir que movimientos parciales que rompan con el estancamiento de la relación no sean algo a lo que no darle la bienvenida", agregó Naím.

"A estas alturas, cualquier cosa es mejor continuar con el estancamiento y el congelamiento de las políticas de EE.UU. con Cuba", concluyó.

Cuatro puntos

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La carta quiere aprovechar las conversaciones para presionar para liberar a Alan Gross.

La primera recomendación de la carta es flexibilizar la otorgación de permisos de viaje para fomentar intercambios profesionales, académicos y la llegada ONG, así como facilitar que se puedan proveer servicios financieros en la isla como seguros de viajes o tarjetas de crédito prepagadas.

También, para apoyar a la sociedad civil, se pide que cualquiera pueda enviar dinero y bienes a la isla para facilitar la labor de pequeños empresarios, y que se abra la posibilidad de varios tipos de intercambios, como los de académicos o el trabajo de ONGs con campesinos.

Lea también: Zunzuneo, la red social que enfrenta a Cuba y EE.UU.

En paralelo, se solicita "dar prioridad" al inicio de "discusiones serias" sobre diversos temas, sobre todo seguridad nacional, migración y tráfico de drogas.

"EE.UU. debería usar la palanca de estas conversaciones para ayudar a presionar a las autoridades cubanas en temas como la liberación de Alan Gross y otros asuntos de derechos humanos", señala respecto al contratista que cumple condena de 15 años por intentar instalar conexiones de internet ilegales.

Contenido relacionado