Enojo del papa Francisco por lujoso banquete durante canonización

  • 22 mayo 2014
Papa Francisco Derechos de autor de la imagen Getty

El semanario italiano L'Espresso señaló que el papa Francisco mostró su enfado al ver imágenes de una cena a las que asistieron religiosos, empresarios y periodistas italianos en la azotea de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos, a propósito de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.

La publicación mostró un reportaje en el que se ven casi 150 invitados al banquete, que habrían costado US$24.580 a patrocinadores privados.

"No puedo revelar lo que ha dicho (el Papa). Le he informado y sólo puedo decir que no ha quedado muy contento, por usar un eufemismo. Pero puedo asegurar que estos episodios no volverán a producirse", indicó en un programa de la televisión el cardenal Giuseppe Versaldi, presidente de la Prefectura vaticana de Asuntos Económicos.

El pontífice ha insistido en señalar que desea una "iglesia para los pobres" y ha pedido a los sacerdotes que vivan de forma austera.

Vea también: La histórica canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII

Derechos de autor de la imagen Getty

Guerra Santa

El artículo de L'Espresso, titulado "Guerra Santa contra los buffets de celebridades a 18.000 euros (más de US$24.000) por sillas y sándwiches", muestra fotos de "gente importante", al estilo VIP, en la azotea, conversando, comulgando, sirviéndose comida del buffet y sentados en mesas de mantel blanco.

La nota es un adelanto en su página web del reportaje que el semanario publicará este viernes sobre el ágape del pasado 27 de abril, día de las canonizaciones.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El papa Francisco se ha caracterizado por tener un estilo marcado por la austeridad.

Las fotos salieron previamente en otra página web llamada Dagospia, una publicación italiana sensacionalista.

Entre los personajes que participaron en el banquete, figuran Bruno Vespa y Maria Latella, conocidos periodistas italianos, así como Marco Carrai, colaborador y brazo derecho del primer ministro Matteo Renzi, y el presidente del banco vaticano, Ernst von Freyberg.

Según L'Espresso, al papa Francisco tampoco le hizo gracia que se celebrara la eucaristía en la azotea.

Quien celebró la comunión fue el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, secretario de la prefectura vaticana de Asuntos Económicos y miembro de la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede.

"No hablo de la azotea, gracias a Dios que tenemos otros problemas", declaró Vallejo a L'Espresso.

El público en general que asistió a la ceremonia de canonización de los dos Papas -cientos de miles de personas- pasó la noche a la intemperie para asegurarse un lugar.

L'Espresso señala como anfitriona de la fiesta a Francesca Chaouqui, la joven asesora de relaciones públicas del Papa y reproduce sus declaraciones: "Esta historia es una estupidez, lo cierto es que hay enemigos que quieren desacreditarme ante el Santo Padre".

Contenido relacionado