Tailandia: militares detienen a exprimera ministra y su familia

  • 23 mayo 2014
Poster Image copyright AP
Image caption La exprimera ministra fue detenida junto con su familia.

Las nuevas autoridades militares en Tailandia detuvieron a la exprimera ministra Yingluck Shinawatra y su familia, y los condujeron a una ubicación secreta.

El hecho ocurre un día después de que las fuerzas armadas tomaron el poder en un golpe.

El ejército ordenó a más de 100 figuras políticas y militares que se reporten a éste o enfrenten arresto.

Ha habido protestas menores contra el golpe en Bagkok, a pesar de una prohibición impuesta contra las manifestaciones.

Tal como señala el corresponsal de la BBC en Bangkok, el hecho demuestra que los militares, un día después de haber tomado el poder, están endureciendo su posición, encerrando a potenciales opositores y estableciendo un nuevo gobierno militar.

El jefe del ejército, Prayuth Chan-Ocha, había citado a la sede del ejército a los miembros del destituido gobierno o de lo contrario enfrentarían arresto.

La mayoría acudió al lugar, incluida la exprimera ministra y su familia quienes fueron matenidos allí durante varias horas y posteriormente conducidos a campos del ejército fuera de Bangkok.

Nuevos cargos

El viernes la junta militar comenzó a repartirse las responsabilidades del gobierno, mientras mantiene la ley marcial y el toque de queda.

Image copyright Reuters
Image caption La junta impuso una prohibición a las protestas.

Seis de los más altos oficiales militares recibieron cargos en el gobierno y comandantes provinciales supervisarán los gobiernos locales.

Según el periódico local The Nation, el jefe del Ejército se ocupará de la policía, el Comando de Operaciones de Seguridad Interna, el Consejo de Seguridad Nacional, el Servicio de Inteligencia y Presupuestos.

El general Thanasak Pratimaprakorn, segundo responsable de la junta militar, llamada Consejo para el Mantenimiento del Orden y la Paz Nacional, supervisará Defensa, Interior, Asuntos Exteriores e Información y Comunicación.

A diferencia de golpes anteriores, esta vez no ha habido promesas para que Tailandia regrese a un régimen civil.

Según nuestro corresponsal en Bangkok, los soldados fueron retirados de muchas calles en Bangkok, y la vida en la ciudad parece haber regresado a su ritmo normal a pesar del toque de queda nocturno.

Contenido relacionado