Cristina Fernández vuelve a misa después de ocho años

  • 25 mayo 2014
Cristina Fernández en misa Image copyright Reuters
Image caption El gesto es interpretado como una reconciliación entre la mandataria y la Iglesia.

Este domingo, Cristina Fernández de Kirchner asistió por primera vez desde que es presidenta a la misa del tedeum en la Catedral de Buenos Aires -donde anteriormente oficiaba misa Jorge Bergoglio, el actual Papa Francisco.

Con motivo del 25 de mayo, fiesta nacional argentina, Fernández asistió a la homilía del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli, sucesor de Bergoglio.

Poli hizo un llamado a la unidad, el encuentro y al diálogo, con referencias al Papa Francisco.

En el pasado, Fernández había asistido como primera dama junto a su esposo, Néstor Kirchner, quien llegó a calificar al entonces cardenal Bergoglio como "jefe espiritual de la oposición política", acusándole de utilizar las homilías del tedeum como arma contra el gobierno.

En años anteriores la presidenta eligió asistir a la misa del 25 de mayo en otros templos del país.

"El regreso de Fernández a esta misa en la Catedral puede interpretarse como una reconciliación entre la mandataria y la Iglesia, fuerte crítica de algunas de sus políticas", explica el corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Ignacio de los Reyes.

Las constantes visitas de líderes kirchneristas al Papa en Roma y las reuniones de la presidenta con Francisco son vistos como ejemplos de la sintonía entre el gobierno y el pontífice.

"Pero en el caso de la Iglesia argentina recientemente se han vivido algunos altibajos entre la jerarquía católica local y el gobierno. Y temas como la pobreza o la inseguridad aún dividen al kirchnerismo y a los obispos", explica el corresponsal.

Contenido relacionado