Pareja australiana abandona bebé con síndrome de Down de madre subrogada

  • 2 agosto 2014
Gammy
Gammy también nació con una condición cardíaca congénita delicada.

Una campaña a favor de un bebé con síndrome de Down, abandonado por sus padres adoptivos de Australia y dejado a cargo de la madre subrogada en Tailandia, ha recaudado más de US$120.000.

El bebé de seis meses, llamado Gammy, también nació con una condición cardíaca congénita y necesita tratamiento médico urgente.

Pattaramon Chanbua recibió US$15.000 para alquilar su vientre a una pareja australiana que no ha sido identificada.

La pareja regresó a su hogar en el occidente de Australia con la hermana melliza de Gammy, que está en buen estado de salud.

Chanbua fue dejada a cargo del pequeño y, en un principio, dijo no tener los medios para pagar el tratamiento que necesita el bebé.

No obstante, se comprometió a cuidarlo. "¿Por qué tiene que pasar por todas las dificultades? Lo amo, es como si fuera mío", declaró.

Grupos de alquiler de vientes expresaron su indignación de que el niño fuera abandonado de esa manera.

Solicitud de aborto

La campaña para ayudar a Gammy se inició poco después de que se conoció su historia.

Pataramon Chanbua fue informada de la condición del feto cuatro meses después de iniciado el embarazo y la pareja asutraliana le pidió que tuviera un aborto.

Ella rehusó hacerlo dicendo que iba en contra de su religión budista.

La madre subrogada de 21 años, que ya tiene otros dos hijos, asegura que no tiene el dinero para pagar los costosos tratamientos de Gammy.

"El dinero que me ofrecieron fue bastante para mi. A mi manera de pensar, con ese dinero, primero, puedo educar a mis hijos, podemos pagar nuestras deudas", expresó a la difusora australiana ABC.

El diario tailandés Thairath publicó la historia de Gammy la semana pasada y, poco después, se inició una campaña en internet para reacudar dinero para su tratamiento.

Hasta ahora, cientos de personas han donado más de US$120.000 hacia un fondo que tiene como objetivo un total de US$150.000.

También hubo decenas de mensajes de apoyo para Gammy y su madre, y varios otros expresando indignación por el comportamiento de la pareja australiana.

"Ojalá esta egoista y cruel pareja sea expuesta y avergonzada por esta irresponsabilidad", leyó un comentario.

Un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores de Australia manifestó a la agencia AFP su "preocupación" por el informe y que estaba en consultas con las autoridades tailandesas sobre asuntos de la maternidad subrogada.

Según Tares Krassanairawiwong, un funcionario de la Salud en Tailandia, en ese país es ilegal pagar por el alquiler de un vientre.

"El alquiler puede hacerse en Tailandia pero debe ajustarse a las leyes. Una subrogada tiene que ser pariente de los padres destinatarios y no puede haber dinero de por medio".

Contenido relacionado