España: piden la liberación de cura detenido en El Salvador

Antonio Rodríguez Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El sacerdote español lleva más de 15 años viviendo en El Salvador.

Cientos de personas salieron a las calles de la ciudad española de Daimiel para exigir la liberación de un sacerdote católico detenido en El Salvador por supuestos vínculos con grupos criminales del país centroamericano.

El padre Antonio Rodríguez fue arrestado bajo acusaciones de tener lazos con las pandillas y de pasar, de contrabando, teléfonos celulares y otros objetos a miembros de bandas criminales en prisión.

Los manifestantes en la ciudad natal del cura dicen que el padre Toño, como lo conocen allí, ha dedicado 15 años de su vida a ayudar a miembros de pandillas a alejarse del crimen en El Salvador.

Más de 300 partidarios del religioso, incluido el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, marcharon por esta ciudad de la provincia española de Ciudad Real.

Entre ellos estaba también una expandillera salvadoreña, Isamar Orellana, que ahora vive en España.

“Soy un ejemplo viviente de todo lo que ha hecho el padre Toño para ayudarnos a salir de ese mundo tan difícil”, le dijo Orellana a la agencia de noticias EFE.

“Fue una persona maravillosa conmigo, el padre que nunca tuve”.

Tregua de pandillas

En marzo de 2012, las dos principales pandillas –también conocidas como maras- de El Salvador firmaron una tregua en la que medió la Iglesia católica.

La mara Barrio 18 y la Salvatrucha, que operan en toda Centroamérica, también acordaron una tregua en Honduras.

Las autoridades dicen que la iniciativa ha salvado miles de vidas.

Pero los críticos acusan a la Iglesia y las autoridades de ser indulgentes con las organizaciones criminales implicadas en casos de extorsión, tráfico de droga y homicidios.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El sacerdote español (a la izquierda) fue arrestado el pasado miércoles.

El padre Toño, que vive en El Salvador desde hace más de 15 años, fue detenido el 30 de julio en la capital, San Salvador.

La oficina del Fiscal dice que el sacerdote estaba siendo investigado desde marzo de 2013.

“Después de monitorear sus llamadas de teléfono, recopilamos pruebas de sus vínculos con el líder de la mara Barrio 18, Carlos Ernesto Mojica Lechuga, que está preso”, informó el fiscal Allan Hernández.

“Rodríguez hacía todo lo que Mojica Lechuga le ordenaba”, añadió Hernández.

Vea también: Rostros de la tregua en El Salvador

'Campaña anticatólica'

Los fiscales dicen que el cura intervino para que un pandillero fuera transferido a otra cárcel a petición de Mojica Lechuga.

Uno de los teléfonos que supuestamente introdujo el sacerdote en prisión se utilizó para coordinar una operación de extorsión contra tenderos y dueños de puestos en la ciudad de Santa Ana, señaló el fiscal Hernández.

El sacerdote niega las acusaciones y dice que es víctima de una persecución política por parte del gobierno salvadoreño.

Por su parte, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, antiguo guerrillero, declaró que el arresto no es parte de una supuesta campaña gubernamental contra la Iglesia católica en el país centroamericano.

El Salvador tiene una de las tasas de homicidio más altas en el mundo, según datos de Naciones Unidas.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El presidente salvadoreño niega que su gobierno tenga una campaña contra la Iglesia católica.
Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption La Iglesia católica medió para que se firmara una tregua con las pandillas.

Contenido relacionado