Aislan dos áreas del este de Sierra Leona por Ébola

  • 7 agosto 2014
Enfermeros desinfectando en Sierra Leona. Derechos de autor de la imagen European Photopress Agency
Image caption Las entradas y salidas de la áreas afectadas están controladas.

Dos áreas del este de Sierra Leona han sido aisladas del resto del país debido al brote de Ébola. La medida fue comunicada por las autoridades este jueves, horas después de que fuera declarado estado de emergencia.

El jefe de policía explicó que sólo los vehículos con bienes esenciales, como comida y medicinas, tendrán permiso para entrar en las zonas.

En otras partes del país, soldados han sido desplegados para restringir movimientos de entrada y salida de áreas afectadas con el virus mortal.

Al declarar estado de emergencia nacional, la presidenta Ellen Johnson Sirleaf ya advirtió que algunas libertades civiles podían ser suspendidas.

Mientras, Miguel Pajares, el sacerdote español contagiado en Sierra Leona, el primer europeo infectado con Ébola, se encuentra ya en España, aislado y en tratamiento en el hospital Carlos III de Madrid. "Su situación clínica es estable", explicaron las autoridades hospitalarias este jueves.

También está aislada la religiosa Juliana Bohi, procedente también de Sierra Leona.

Preocupación internacional

Más de 900 personas han muerto por la enfermedad en África occidental; en Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leona.

Frente al peor brote de Ébola conocido jamás, la Organización Mundial de la Salud está llevando a cabo una reunión de emergencia en Ginebra (Suiza).

En medio de la preocupación internacional por la propagación del virus, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama dijo que es demasiado pronto para aprobar un medicamento experimental para el tratamiento de ébola.

Obama aseguró que depende de los científicos otorgar la aprobación de los medicamentos cuando se cuente con toda la información. Añadió que la mejor manera de afrontar la crisis era apoyar a los servicios de salud pública en los países más afectados.

Aseguró que Estados Unidos y otros países estaban enviando expertos para fortalecer sistemas abrumados por la rápida propagación de la enfermedad.

Contenido relacionado