Falleció sacerdote español que contrajo ébola

  • 12 agosto 2014
Miguel Pajares Derechos de autor de la imagen FUNDACION JUAN CIUDAD
Image caption El sacerdote Miguel Pajares trabajó siete años en Liberia. Imagen cortesía de la Fundación Juan Ciudad

El sacerdote español Miguel Pajares falleció en el Hospital Carlos III de Madrid tras ser infectado por el virus del ébola en Liberia.

Pajares, de 75 años, fue el primer europeo afectado por la enfermedad. Desde el sábado pasado se le estaba administrando el suero experimental ZMapp, el medicamento que se está administrando en EE.UU. a los enfermos de ese país.

Pajares pertenecía a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) y había sido trasladado a España el 7 de agosto desde Liberia.

Su cadáver "será sellado e incinerado", sin practicarle la autopsia para evitar la propagación de la enfermedad, de acuerdo a fuentes del centro de salud citadas por la agencia EFE.

Derechos de autor de la imagen GETTY
Image caption El religioso se encontraba internado en el Hospital Carlos III de Madrid.

"Estamos abandonados"

Pajares estudió enfermería antes de ordenarse sacerdote y durante 18 años trabajó en misiones en diferentes países, como Irlanda, Ghana y Liberia.

El religioso pasó los últimos siete años de su vida en Liberia, en el hospital San José de Monrovia, donde el pasado 2 de agosto había muerto de ébola su director, el hermano Patrick Nshamdzea, a quien había cuidado.

Pajares había nacido en La Iglesuela, una pequeña localidad de apenas 500 habitantes, en el noroeste de la provincia de Toledo y que había visitado por última vez el pasado junio. Tenía previsto volver a su pueblo a fines de este mes o principios de septiembre.

En su pueblo fue descrito por vecinos del lugar como "una persona maravillosa", "muy querida por todos".

El religioso había manifestado su deseo de regresar a España para recibir atención médica, dado que se encontraba "incapaz de levantar cabeza". "Aquí estamos abandonados", había señalado, según EFE.

Religiosos

En el mismo avión que trasladó a Pajares viajó una monja de origen guineano y nacionalidad española, Juliana Bonoha, a la que se realizan pruebas para descartar que haya contraído ébola.

Otros religiosos del Hospital San José de Monrovia fallecieron, la monja de la Inmaculada Concepción Chantal Pascaline y el religioso y enfermero George Combey. En otro hospital de Médicos Sin Fronteras permanece otra religiosa, Paciencia Melgar.

El Comité de Ética de la Organización Mundial de la Salud, OMS, aprobó el uso de tratamientos experimentales en las víctimas del actual brote de ébola en África occidental, aunque su eficacia no haya sido comprobada.

La OMS señaló que la cantidad de muertes por el ébola en África occidental ya superó los 1.000, casi todas en Guinea, Liberia y Sierra Leona, con algunas infecciones en Nigeria.

Lea "Los reclamos africanos a EE.UU. por el manejo del brote de Ébola"