Miles asisten al funeral de Michael Brown, el joven baleado en Ferguson

  • 25 agosto 2014
Funeral de Michael Brown

Centenares de personas asistieron al funeral del adolescente negro desarmado que murió baleado por un oficial de policía blanco en Ferguson, Misuri, Estados Unidos.

Los dolientes, congregados en una iglesia bautista en la ciudad vecina de San Luis, donde se realizó el servicio fúnebre, cantaron, oraron y recordaron a Michael Brown, de 18 años.

La muerte de Brown el 9 de agosto, cuando un policía le llamó la atención por caminar en medio de la vía, provocó varias jornadas de revueltas y violentos enfrentamientos, aunque las tensiones parecen haber disminuido en los últimos días.

Dos afiches de Brown fueron colocados dentro de la iglesia, cerca del ataúd, junto con una foto de él cuando era un niño.

La gente no sólo cantó, sino también bailó y aplaudió al ritmo de la música gospel antes de que empezara el servicio religioso.

"Muertes sin sentido"

La familia de Brown se dirigió al público, describiendo a Michael como un alma gentil.

Su primo, Eric Davis, dijo que su generación se levantó ante lo ocurrido en Ferguson.

"Ya fue suficiente. Hemos tenido suficiente de que maten a nuestros hermanos y hermanas en las calles", expresó.

"Oigan nuestra voz. Ya hemos tenido suficiente de esta muertes sin sentido".

Los activistas por los Derechos Civiles Al Sharpton y Jesse Jackson estuvieron presentes.

Pero el gobernador de Misuri, Jay Nixon, no asistió.

El presidente Barack Obama envió a tres asistentes de la Casa Blanca en su representación.

Lea también: por qué Obama no viaja a Ferguson

Los padres de Michael Brown pidieron calma y que no se volviera a la violencia que caracterizó los días tras la muerte de su hijo.

"Habrá una sublevación"

El ánimo a la entrada de la iglesia era pacífico y sombrío, según el corresponsal de la BBC, Rajini Vaidyanathan, quien se encuentra en San Luis.

"No conocemos a la familia Brown, pero nuestros corazones están con ellos por su pérdida y la violencia sin sentido", declaró uno de los presentes a la BBC.

Pero todavía hay rabia en Ferguson, donde hay una población mayoritariamente negra, tras la acción del policía blanco, Darren Wilson, quien está suspendido con paga.

"Si Darren Wilson no es acusado, habrá una sublevación", afirmó otro doliente.

Un panel de residentes que forman un gran jurado ha comenzado a ver y escuchar las evidencias del caso, aunque el fiscal del condado dijo que el proceso podría tomar hasta octubre.

La Guardia Nacional, que fue desplegada para lidiar con los violentos enfrentamientos de la semana pasada en Ferguson, comenzó a retirarse del área el sábado, al aliviarse las tensiones.

La familia de Michael Brown dijo que su generación se levantó ante la violencia que enfrentó.
Los ánimos estaban en paz cuando llegaron los dolientes.

"Derecho a protestar"

El domingo, el padre de Brown exhortó a la calma, ante una multitud reunida en el festival Peace Fest 2014, contra la violencia policial en San Luis. "Mañana todo lo que deseo es paz", expresó.

El reverendo Al Sharpton también pronunció un discurso, diciendo que el día del funeral no es para la "rabia" sino "sobre el legado y la memoria" del adolescente. "No queremos que que pase nada que pudiera profanar el nombre de Michael Brown".

Igualmente, Sharpton señaló que la gente tiene derecho a protestar sin intimidación policial.

"EE.UU. va a tener que ponerse de acuerdo cuando algo está mal, cuando hay dinero para dar equipos militares a las fuerzas policiales, pero no hay dinero para entrenamiento ni para educación pública", agregó.

La madre de Brown, Lesley McSpadden, tomó el micrófono para agradecer a la multitud.

Indicó que había visto el cadáver de su hijo el domingo en la morgue, por primera vez desde el día en que murió.

También estuvo presente la familia de Trayvon Martin, otro adolescente desarmado de 17 años que murió de un balazo de un vigilante en un vecindario de Florida que posteriormente fue absuelto de acusaciones de asesinato.

"Estaremos de pie con todos ustedes", dijo el padre de Trayvon, Tracy Martin.

Lea también: los casos de 4 jóvenes negros que desataron disturbios raciales en EE.UU.

Los dolientes dicen que desean apoyar a la familia del adolescente Michael Brown.

Muchos residentes han exigido que Darren Wilson sea arrestado y juzgado.

Según testigos, Wilson le disparó a Brown mientras éste levantaba sus manos en posición de rendición, pero la policía y los simpatizantes del oficial aseguran que lo atacó durante una pelea entre ambos.

La respuesta de las autoridades, que inundaron la ciudad con cientos de oficiales con equipo antimotines, lo cual fue criticado como excesivo.

También fueron criticadas por no ser lo suficientemente transparentes inmediatamente después del incidente, cuando se negaron a mencionar al policía involucrado.

Sin embargo, la policía dice que las protestas fueron azuzadas por agitadores que viajaron a Ferguson de otras partes y que respondieron a las amenazas en su contra y a disparos de la multitud.

Lea: EE.UU.: dos versiones sobre la muerte de Michael Brown

Contenido relacionado