Obama declara a Venezuela "amenaza para la seguridad nacional" de EE.UU.

  • 9 marzo 2015
Barack Obama Image copyright Getty
Image caption El presidente de EE.UU. impuso además sanciones contra siete individuos venezolanos, a los que considera violadores de los derechos humanos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó este lunes una nueva orden ejecutiva en la que declara una "emergencia nacional" por la amenaza "inusual y extraordinaria" a la seguridad nacional y a la política exterior causada por la situación en Venezuela.

Obama además estableció sanciones contra siete funcionarios, acusándolos de violar derechos humanos y cometer actos de corrupción. Los sancionados, casi todos policías y militares, forman o han formado parte de los organismos de seguridad del estado que fueron responsables de neutralizar las protestas antigubernamentales ocurridas principalmente el año pasado.

"Estamos comprometidos por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE. UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela", se lee en el comunicado difundido el mediodía de este lunes por el gobierno estadounidense.

Una fuente del Departamento del Tesoro explicó a BBC Mundo que los sancionados son considerados una "amenaza" a la salud del sistema financiero estadounidense, y en esa misma medida un problema para la seguridad nacional, como declara el comunicado de la Casa Blanca.

Aunque la fuente del Tesoro reconoció que el lenguaje usado en la declaración presidencial es serio, aconsejó no enfocarse en lo que describió como "parte de un procedimiento legal normal" en el caso de una política de sanciones contra gobiernos extranjeros.

Poco antes, en una rueda de prensa telefónica, un alto funcionario de la Casa Blanca explicó que la declaración de emergencia "es un proceso normal" que se ha hecho en otros casos de sanciones como Siria, Irán o Birmania, países que tampoco gozan de buenas relaciones con EE.UU.

El funcionario dijo que las sanciones no apuntan contra el pueblo ni la economía venezolana, ni tendrán un efecto directo en el sector petrolero venezolano.

Funcionarios estadounidenses indicaron a la agencia de noticias Reuters que declarar a un país una amenaza a la seguridad nacional es el primer paso para iniciar una política de sanciones.

Washington no ha aclarado hasta ahora en qué medida la situación política interna venezolana puede afectar la seguridad estadounidense.

Señaló que las medidas no afectan a algún sector, individuo o entidad que no aparezcan citados en el decreto.

"Ataques militares"

La cancillería de Venezuela llamó a consulta "inmediata" a su encargado de negocios en Washington.

"Hemos llamado a consulta de inmediato a Maximilien (Sánchez) Arveláiz, Encargado de Negocios en Estados Unidos" escribió la canciller Delcy Rodríguez en su cuenta de Twitter @DrodriguezVen.

Las relaciones entre Venezuela y EE.UU. se mantienen a nivel de encargados de negocios desde que en diciembre de 2010 el embajador venezolano en Washington Bernardo Alvarez perdiera su condición luego de que Caracas no aceptó a Larry Palmer como nuevo representante del gobierno de Barack Obama.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela Diosdado Cabello calificó la medida de declaracion de emergencia como la antesala de un ataque militar al país.

Image copyright Reuters
Image caption La canciller venezolana Delcy Rodriguez dijo que el gobierno de su país emitirá pronto una respuesta.

"Lo que viene ya está planificado y debemos decirlo, son ataques sobre nuestra tierra, sobre nuestro país, ataques militares", dijo Cabello en un acto oficial trasmitido por televisión.

"Estas resoluciones de emergencia las utiliza el imperialismo norteamericano cada vez que va atacar a un pueblo", dijo Cabello.

Lea también: Cómo las sanciones de EE.UU. a Venezuela benefician a Maduro

Tensiones en alza

Las tensiones entre ambos países se han incrementado en los últimas semanas a raíz de la decisión del gobierno de Nicolás Maduro de reducir en 80% el número de funcionarios diplomáticos con autorización para trabajar en la embajada de Estados Unidos en Venezuela.

Las primeras sanciones aprobadas por el Congreso de EE.UU. contra funcionarios venezolanos fueron firmadas en diciembre por el presidente Barack Obama.

Las sanciones recayeron sobre individuos considerados responsables de violaciones a derechos humanos en Venezuela durante las protestas suscitadas en el país en 2014.

Image copyright Reuters
Image caption Las sanciones son contra ciudadanos venezolanos involucrados con la presunta violación de los derechos humanos durante las protestas antigubernamentales de 2014.

Las protestas antigubernamentales entre febrero y mayo de 2014 dejaron 43 muertos y más de 3.000 detenidos.

Las medidas implican la suspensión de visados para los afectados, así como la congelación de bienes y cuentas bancarias en Estados Unidos.

Entre los sancionados destacan Gustavo Enrique González López, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, director de la Policía Nacional Bolivariana de Venezuela.

Lea también: ¿A quiénes afectan las sanciones de EE.UU.?

También está la fiscal pública Katherine Nayarith Haringhton Padrón, quien ha acusado a varios miembros de la oposición, incluida la exdiputada María Corina Machado y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido el pasado mes de febrero.

A Ledezma lo acusan de planificar un presunto golpe de Estado "con base en información inverosímil y en algunos casos inventada", según el comunicado de la Casa Blanca.

Otros sancionados son el excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio José Benavides Torres; el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Justo José Noguera Pietri; el exdirector general de Sebin, Manuel Gregorio Bernal Martínez y el inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Miguel Alcides Vivas Landino.

Contenido relacionado