Qué puedes hacer para aprender a tomar más riesgos en el trabajo y la vida

Bifurcación Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption Y tú, ¿eres de los que se atreven?

Binta Niambi Brown necesitó varios años para alejarse de la cómoda vida que se había creado como abogada corporativa. Pero en 2013 ya estaba lista para iniciar su propio negocio en un difícil mercado.

Para 2015, había puesto en marcha Fermata Entertainment, una empresa de producción y gestión de artistas con sede en Brooklyn, Nueva York. Y su sello discográfico, Big Mouth Records, salió a la luz poco después.

"Podía haber trabajado como ejecutiva para un sello discográfico y ciertamente tenía oportunidades para hacerlo", dice Brown.

"Pero había un problema particular que yo quería resolver y creía que tenía una solución. Me sentí obligada a intentarlo".

El año pasado, el sello discográfico de Brown ganó su primer Grammy y produjo una canción que se transmitió decenas de millones de veces.

Y su historia puede servir como inspiración para otros que sueñan con dar un salto similar de un modo de vida fácil y seguro a lo desconocido.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption A veces los riesgos no son tan grandes como parecen.

En un mundo donde un trabajo garantizado de por vida es ahora una cosa poco usual, la idea de tener una "carrera" en el sentido convencional ya no existe en la mayoría de las economías desarrolladas. Y muchas de las que están en vías de desarrollo no se encuentran muy detrás.

¿Significa esto que tenemos que correr riesgos para salir adelante?

El riesgo de no probar

Bill Aulet, profesor titular de la Escuela Sloan de Administración en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, insiste en que hacer las cosas de la manera que siempre se han hecho en un momento de tal incertidumbre es "lo más arriesgado que probablemente puedas hacer".

Tu cerebro de hecho te impedirá (correr más riesgos) dándote más recuerdos de los momentos en que las cosas salieron mal"

Tara Swart, psicoterapeuta

La cultura de "hacerlo a lo grande o apagar la luz e irse" ha cultivadouna mentalidad que dice que solo aquellos dispuestos a correr grandes riesgos pueden cosechar grandes recompensas.

Aquellos que no se arriesgan están en el camino hacia el "fracaso garantizado", según el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Pero, ¿qué se necesita para ser una persona dispuesta a arriesgarse?

¿Y es posible convertirte en una de ellas?

¿Qué hace que una persona se arriesgue?

Nuestra capacidad de aprovechar una oportunidad y sentirnos cómodos con un resultado desconocido se ve afectada por nuestra propia composición sicológica, las funciones fisiológicas en nuestros cuerpos, la cultura en la que crecimos y la aceptación social más amplia de la conducta de riesgo.

Las investigaciones han hallado, por ejemplo, que nuestros niveles individuales de testosterona pueden correlacionarse directamente con nuestro apetito por el riesgo.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption A mayores niveles de testosterona, mayor apetito por el riesgo.

Dado que los hombres suelen tener niveles más altos de testosterona que las mujeres, a menudo pueden estar más dispuestos a actuar impulsivamente, con información incompleta, a pesar de que ambos sexos tienen un apetito similar por el riesgo.

"Cuando te estás preparando para una pelea o has corrido un riesgo que resulta bien recompensado, tus niveles de testosterona aumentan y te conviertes en alguien más seguro", dice la doctora Tara Swart, neurocientífica y entrenadora de liderazgo, radicada en Londres.

Por otra parte, cuando tu arriesgada empresa desemboca en el fracaso, tus niveles de testosterona caen.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tara Swart cree que practicar técnicas de mindfulness puede ayudar a mantener la mente clara, para tomar decisiones acertadas.

"Tu cerebro de hecho te impedirá [correr más riesgos] dándote más recuerdos de los momentos en que las cosas salieron mal", añade Swart.

Nuestras propias experiencias e historias emocionales individuales también afectarán la forma en que nos arriesgamos.

Tus padres pueden haber tenido particular aversión al riesgo durante tu educación, o puedes haber corrido un riesgo que no fue retribuido, haciéndote cauteloso cuando te enfrentas a tu próximo momento crucial de "debería- o-no-debería".

Es posible que provengas de una sociedad o grupo social que valore los éxitos constantes y seguros en la vida profesional, financiera o personal de una persona, por encima de la opción que implica la prueba y el error.

El cerebro está diseñado de manera óptima para tomar a la vez riesgo y certeza, enfoque y desenfoque, y para cada ser humano es crucial aprender a equilibrar la ecuación"

Srini Pillay, profesor de psiquiatría

En algunos ambientes, como el Silicon Valley de California, correr riesgos es visto como fundamental para el éxito en la cultura de iniciación que florece allí.

Cómo convertirse en un tomador de riesgos

Para aquellos que no son arriesgados por naturaleza, hay algunas maneras de sentirse más cómodos.

En grado limitado, puedes alterar las respuestas fisiológicas que podrían impedirte correr riesgos al dominar también algunos de los problemas sicológicos.

Swart recomienda una práctica a la que se refiere como "silenciar la mente".

Estas técnicas están diseñadas para reducir el "parloteo cerebral" al entrenar al cerebro para ubicarse en el presente.

Si estás caminando, comiendo o respirando, concentrarte en las imágenes, sonidos y sensaciones físicas de ese momento en particular puede ayudar a ahogar el hábito de recordar errores y preocupaciones, dice Swart.

Tales prácticas conscientes, junto con un estilo de vida saludable, han demostrado que pueden controlar los niveles de adrenalina y cortisol, la hormona del estrés que se libera cuando estás bajo el tipo de presión asociada con arriesgarte.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En la cultura de startu-ups de Silicon Valley tomar riesgos se ve como parte natural del éxito.

En otras palabras, la atención plena puede mantener bajos los niveles de cortisol y adrenalina, de modo que puedas tener suficiente claridad como para tomar decisiones inteligentes, incluso asumiendo algunos riesgos necesarios para el éxito en el ambicioso mundo empresarial actual.

Srini Pillay, profesor asistente de Siquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard y autor del libro Think Less, Learn More: Unlock the Power of the Unfocused Mind ("Piensa menos, aprende más: Libera el poder de la mente desenfocada"), dice que la biología juega un papel muy reducido en tus habilidades para manejar el riesgo en comparación con factores ambientales.

Nuestro cerebro consciente nos conduce a enfocarnos y usar lecciones de experiencias pasadas para tomar mejores decisiones.

Pero según Pillay, la mayoría de los expertos -incluyendo a Michael S. Gazzaniga, uno de los neurólogos cognitivos más importantes del mundo- piensa que entre 90% y 98% de la actividad mental es inconsciente.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Quienes no se arriesgan están en el camino hacia el "fracaso garantizado", según el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg

Algunos de los pasos prácticos para ayudar a nuestro inconsciente incluyen descansar, dormir, e incluso adoptar una personalidad: un estudio de 2016 encontró que las personas solucionan mejor los problemas problemas cuando se comportan como un poeta excéntrico en lugar de un bibliotecario rígido.

"El cerebro está diseñado de manera óptima para tomar a la vez riesgo y certeza, enfoque y desenfoque, y para cada ser humano es crucial aprender a equilibrar la ecuación", dice Pillay.

Recalibrar tu pensamiento

Cuando se trata de superar nuestras historias personales y malas experiencias con riesgos anteriores, hay un desafío inevitable.

Peropodemos cambiar la forma en que pensamos acerca de esos elementos y nuestras reacciones ante ellos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El pensamiento catastrófico emana de sentirse sin control, dice la psicoterapeuta Deena Goodman.

Deena Goodman, psicoterapeuta y entrenadora ejecutiva, ayuda a los profesionales de nivel superior a cambiar sus patrones de "pensamiento catastrófico", y a estar más a gusto al asumir riesgos.

Un ejemplo clásico de incertidumbre que nos da mucha ansiedad es hablar en público.

Si se te pide que des un discurso en un importante evento industrial, por ejemplo, podrías verlo como una oportunidad de impulsar tu carrera, pero también podrías sentir miedo a que todo termine terriblemente mal.

Al recalibrar tu pensamiento, puedes aprender a sentirte cómodo con esta incertidumbre y atribuir menos importancia al juicio de los demás.

"La mayoría del pensamiento catastrófico viene de estar fuera de control", dice Goodman. "Cuando estamos fuera de control, tratamos de mantener el control mediante la predicción de los peores resultados posibles".

Este temor por "lo que viene después" tiende a impulsar los pensamientos irracionales acerca de nosotros mismos, sobre cómo vamos a ser percibidos y lo que nos va a suceder.

Derechos de autor de la imagen iStock
Image caption El temor a los consecuencias bloquea muchas iniciativas.

En los casos en que hay algún riesgo involucrado, Goodman aconseja a sus clientes que escriban sus pensamientos irracionales, con el fin de ponderar que al fin y al cabo, hasta el peor escenario muy probablemente no sea fin del mundo.

Si eres el orador principal de un evento, por ejemplo, puede que se te olvide de lo que estás diciendo a mitad de camino. Y si así sucede, ¿cuál es el problema?

Goodman encuentra es que, a lo largo del camino, la gente se da cuenta de que va a sobrevivir la mayoría de las decisiones que implican algún riesgo, y llega a adoptar planes alternativos en caso de que algo salga torcido.

Darte una oportunidad

No se trata de asumir todos los riesgos que se presenten, sino de entrenar a tu cerebro para que sea capaz de correr algunos, mientras también se permite pensar en lo que sucedería si las cosas no salen como estaba planeado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption No podemos cambiar las experiencias pasadas en las que tomar un riesgo no resultó, pero podemos cambiar la forma cómo abordamos los problemas.

Es algo que Brown se recuerda diariamente.

"Es ciertamente una vida muy diferente para mí", dice.

"Tenía una buena vida como abogada corporativa, así que pasar de eso a ser una emprendedora y aprender a vivir diferente y tomar decisiones de una manera diferente ha sido una de las trayectorias más extraordinarias de mi vida".

"Es divertido, porque nunca pensé que podría ser más feliz con más riesgo y menos seguridad, y con menos certeza", asegura Brown.

Lee la historia original en inglés en BBC Capital

Temas relacionados

Contenido relacionado