La novela irlandesa casi desconocida en inglés que cautivó a la URSS

Poster de la época soviética Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption The Gadfly no fue profeta en su tierra.

Es una de las novelas en lengua inglesa más populares del siglo XX.

Y, sin embargo, hoy en día es casi desconocida en el mundo angloparlante; uno de esos casos que se convierten en sensación global al traducirse, y es olvidado en su versión original.

The Gadfly ("El Tábano"), de la escritora irlandesa Ethel Voynich, fue un fenómeno al otro lado de la Cortina de Hierro, donde vendió más de cinco millones de copias, con 107 ediciones en los 22 idiomas hablados en la Unión Soviética.

Inspiró siete adaptaciones musicales, incluyendo una ópera del compositor Sergei Prokofiev, cinco versiones teatrales, entre ellas una "oficial" de George Bernard Shaw, y cinco películas.

Apasionante historia de fervor revolucionario, devoción religiosa, traición clerical y amor romántico, el filósofo Bertrand Russell dijo que fue "una de las novelas más emocionantes" que había leído.

Cuando fue inicialmente publicada en Nueva York en 1897, un crítico denunció su carácter "escandaloso y horrible".

Al año siguiente, una traducción apareció en Rusia, donde la desaprobación de las autoridades zaristas solo contribuyó a aumentar su popularidad.

Un drama que pasa por Sudamérica...

Ambientada en Italia, durante el fermento revolucionario de los 1830s y 40s, el protagonista es un joven inglés, Arthur Burton, quien ingresa a un seminario católico tras morir su madre.

Allí, desarrolla una devoción hacia su guardián y mentor Montanelli, quien es, ocultamente, también su padre biológico.

Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption Por décadas Voynich no recibió las regalías de la venta de su libro en la URSS debido a las leyes soviéticas de derecho de autor.

Acompañado de Gemma, su novia de la infancia, Arthur se une al movimiento "Joven Italia", combatiendo contra el dominio imperial austríaco.

Pero, sin darse cuenta, traiciona a sus camaradas, cuando su confesión privada llega a oídos de la policía.

Arthur luego descubre el secreto de su familia, pierde toda fe en la Iglesia y finge su suicidio, para escaparse a Sudamérica donde soporta años de tortura y degradación.

A su regreso a Italia, se hace pasar por "El Tábano", un audaz y reverenciado revolucionario.

Finalmente, es capturado y recibe la visita del ahora cardenal Montanelli, quien le ofrece ayuda, pero Arthur la rechaza, a menos que su padre renuncie a la Iglesia.

Montanelli se niega y condena a muerte a su hijo.

Convertido en una figura parecida a Cristo, Arthur comanda su propia ejecución y perdona al pelotón de fusilamiento.

Luego Montanelli también fallece con el corazón destrozado.

Un héroe romántico revolucionario

Inicialmente, el libro adquirió popularidad en Irlanda entre los socialistas y nacionalistas que luchaban por la independencia, y sigue siendo la novela irlandesa de mayores ventas de la historia.

Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption La versión cinematográfica de 1955 vendió más de 39 mil entradas en la URSS, aunque sólo fue la tercera película más taquillera ese año.

Sin embargo, fue en los recién creados estados comunistas de la Unión Soviética y China donde encontró sus más apasionados lectores.

En su encarnación de héroe romántico, Arthur fue votado repetidamente como la figura literaria más popular de Rusia.

Las dos primeras personas que viajaron al espacio, Yuri Gagarin y Valentina Tereshkova, destacaron su influencia.

En la década de 1930, el libro inspiró otro éxito, "Así se templó el acero", de Nikolai Ostrovsky.

En esa novela del realismo socialista, un audaz joven comunista sufre por sus horribles sacrificios, pero encuentra apoyo permanente en el ejemplo de "El Tábano", que lee a sus camaradas.

Luego, la obra de Voynich recibió un nuevo impulso con una adaptación fílmica de 1955, dirigida por Aleksandr Faintsimmer, que incluyó una suite, también muy exitosa, de Dmitri Shostakovich.

El impacto en China

Con todo, la novela encontró su mayor audiencia en China, donde la Iglesia Católica era vista con mucha sospecha.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La novela tuvo su audiencia más grande en China, durante la Revolución Cultural, donde terminó siendo suprimida, por temor a que terminara resultando contraproducente.

Este pasaje refleja la razón de su popularidad, al inicio de la Revolución Cultural china, con su veneración por la juventud y su celebración anticlerical del la iconoclasia:

"Padre, escápate con nosotros. ¿Qué tienes que ver tú con este mundo muerto de sacerdotes e ídolos? Están llenos de polvo de tiempos pasados. Están podridos; son pestilentes y repugnantes. ¡Sal de esta Iglesia apestosa! ¡Ven con nosotros hacia la luz!, Padre. Somos nosotros lo que tenemos vida y juventud; somos nosotros la primavera eterna; Somos nosotros el futuro, Padre, la aurora está por caer sobre nosotros. ¿Te vas a perder el amanecer?".

Vida de novela

El melodrama de la novela es equiparable a la extraordinaria vida de su autora.

Nacida en Cork, su padre, George Boole, fue un eminente matemático, y su madre fue la filósofa Mary Everest.

A los 15 años, Ethel se inspiró en lecturas sobre el revolucionario italiano Giuseppe Mazzini y, hasta el día de su matrimonio, se vistió de negro en "luto por la situación mundial".

En 1889, conoció a su futuro esposo, el radical polaco Michał Voynich, quien se había escapado de un campo de prisioneros en Siberia.

En Londres aprendió ruso con un inmigrante que había asesinado al jefe de la policía secreta del Zar y, posteriormente, viajó con su marido a Rusia a ayudar a la causa revolucionaria.

Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption La escritora fue amiga de Sidney Reilly, un espía que sirvió de inspiración para el personaje de James Bond.

A su regreso a Londres, conoció a un verdadero tábano, Sidney Reilly, descrito en sus memorias como "el más grande espía de la historia…de quien se decía que tenía 11 pasaportes e igual número de esposas".

Reilly y Voynich viajaron a Italia, donde supuestamente él le contó la historia de su vida a Ethel.

Agente secreto y modelo para James Bond, Reilly luego viajó a Rusia, donde intentó matar a Lenin y murió asesinado en 1925.

Voynich nunca reconoció el rol de Reilly en su novela, un tema que sigue siendo fuente de controversia.

Lo que sí confirmó fue que el carácter de Gemma se inspiró en la vida de Charlotte Willson, amante del príncipe anarquista ruso Peter Kropotkin.

Gemma es quizás el legado más duradero de Voynich: "uno de los más impresionantes intentos de presentar una mujer emancipada", escribió el crítico inglés Arnold Kettle.

Finalmente, la historia de la vida de Voynich tuvo un extraño giro.

En 1955, una delegación soviética de escritores se enteró de que la autora, que muchos creían fallecida, estaba viviendo en Nueva York.

El periódico Pravda proclamó su resurrección, al estilo del protagonista de su novela.

Somos nosotros la primavera eterna; Somos nosotros el futuro, Padre, la aurora está por caer sobre nosotros. ¿Te vas a perder el amanecer?"

The Gadfly

Ethel había estado viviendo en el anonimato y no estaba al tanto de su estatus de leyenda en Rusia.

Al año siguiente, el candidato presidencial Demócrata, Adlai Stevenson, visitó Moscú para gestionar el pago de las regalías que le debían a la escritora desde hacía mucho tiempo.

Su muerte, en 1960, fue lamentada en Rusia como si fuese una heroína nacional.

Mientras tanto, en el Reino Unido el libro sigue fuera de catálogo y prácticamente desconocido.

Con su imaginería religiosa y temas revolucionarios, "El Tábano" tiene un atractivo perdurable para los amantes de la ficción histórica.

Lee la historia original en inglés en BBC Culture

Temas relacionados

Contenido relacionado