¿Por qué se eliminaron los Oscar para niños? Y ¿deberían revivirse?

Shirley Temple Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Shirley Temple es una de las actrices que sí recibió un Oscar Juvenil.

Un muchacho vestido con un esmoquin acaparó todos los aplausos el año pasado en los Oscar.

En Room ("La Habitación", 2015) había ofrecido una desgarradora actuación como el hijo de una joven que había sido secuestrada durante su adolescencia y encerrada durante años en un cobertizo.

El personaje que encarnaba el niño había nacido en cautiverio y nunca había conocido la vida fuera de los confines de su prisión.

Fue una actuación que requirió de una enorme profundidad de sentimientos por parte de este joven actor, Jacob Tremblay, quien sólo tenía 9 años cuando asistió a la ceremonia de los Oscar.

Para su papel también hizo falta mucha imaginación.

La infancia tiene que ver con descubrimientos y primeras veces, pero el personaje de Tremblay, cuando finalmente fue liberado, lo experimenta todo de golpe, tras haber pensado que el cobertizo era el mundo entero.

Tener la capacidad de reflexionar sobre lo que el significado de la niñez siendo todavía un infante es algo extraordinario.

Requiere una comprensión empática de un personaje que sólo los grandes actores poseen.

Nominaciones inusuales

Pero Jacob Tremblay no fue nominado por su actuación en Room, y su papel en la ceremonia de los Oscar, aunque gustó mucho, fue en gran parte ornamental.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jacob Tremblay fue aclamado por su papel en "Room", pero nunca se discutió seriamente la posibilidad de nominarlo a los Oscar.

Chocó las manos con su coprotagonista Brie Larsen cuando fue premiada en la categoría de mejor actriz; le dijo al presentador, Chris Rock, "¡Me encantaste en 'Madagascar' (2005)!"; estiró el cuello para tener una mejor visión cuando los droides de Star Wars ("La Guerra de las Galaxias") BB-8, R2-D2 y C-3PO subieron al escenario.

Llamó la atención más por su ternura que por su talento.

Y él es exactamente lo que la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas necesita para reinstaurar el Premio Juvenil de la Academia, con el que homenajeó a intérpretes menores de 18 años desde 1935 hasta 1961.

Las nominaciones a los Oscar para actores infantiles en las categorías de competición actuales son inusuales.

Este año, Sunny Pawar, el joven intérprete que encarna a un niño separado de sus padres en Lion, le aporta a la película gran parte de su profundidad emocional.

Cuando el guionista, Luke Davies, aceptó el premio Bafta, definió a Pawar como "un descubrimiento" y, al igual que Tremblay, Pawar recibió una nominación.

Tampoco lo ganan

Incluso cuando los niños son nominados en los competitivos premios de la Academia, raramente ganan.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En la película "Lion", Sunny Pawar (en la foto, con el actor Dev Patel) hace el papel de Saroo Brierley, un hombre separado de su madre a los cinco años.

El nominado más joven en la categoría de mejor actor fue Jackie Cooper, de 9 años, por Skippy ("Las peripecias de Skippy", 1931). Y el ganador más joven fue Adrien Brody, a los 29, por The Pianist ("El Pianista", 2002).

La más joven nominada a mejor actriz fue Quvenzhané Wallis, de 9, por Beasts of the Southern Wild ("Una niña maravillosa", 2012). Y la ganadora más joven fue Marlee Matlin, de 21, por Children of a Lesser God ("Hijos de un dios menor", 1986).

La categoría de actor de reparto sigue la misma tendencia: Justin Henry, 8, fue el nominado más joven por su emocionante interpretación en Kramer vs Kramer ("Kramer contra Kramer", 1979), y Timothy Hutton, a los 20, fue el ganador más joven por su actuación en Ordinary People ("Gente corriente", 1980).

Otros nominados fueron el actor de 11 años Haley Joel Osment por The Sixth Sense ("El sexto sentido", 1999), Brandon De Wilde, de 11, por Shane ("El Desconocido", 1953) o Jack Wild, de 16, por "Oliver!" (1968).

Los premios a mejor actriz de reparto ofrecieron tres excepciones: Tatum O'Neil, de 10 años, por Paper Moon ("Luna de Papel", 1973); Anna Paquin, de 11 por The Piano ("El Piano", 1994), y Patty Duke, de 16, se llevaron estatuillas, mientras que otras siete actrices de 15 años recibieron nominaciones.

La implicación está clara: la Academia está más dispuesta a reconocer el arte infantil en papeles de reparto, lo cual sugiere que hay una resistencia a la idea de que los niños hagan una película entera.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tatum O'Neal, quien ganó un Oscar a la mejor actriz de reparto en 1974, es la persona más joven en haber recibido la estatuilla en la historia.

Hollywood necesita enfrentarse a la idea de que la edad no es un prerrequisito para una gran actuación y recuperar el Premio Juvenil de la Academia.

"Nunca trabajes con animales o con niños"

La idea de que la ternura de los niños es su mayor virtud cinematográfica sigue presente en Hollywood.

Fuera de Estados Unidos, los niños han sido fundamentales en películas de autores como Vittorio De Sica, François Truffaut, Andréi Tarkovsky, Nagisa Oshima, Louis Malle, Luis Buñuel, Ingmar Bergman y Abbas Kiarostami.

Pero la famosa cita del comediante W.C. Fields "Nunca trabajes con animales o con niños" —lo que implica que, o bien no son verdaderos profesionales o eclipsarán a sus coestrellas— siempre fue un mantra par la industria.

¿Cuántos grandes autores de Hollywood han creado sus películas en torno a actuaciones infantiles?

Desde Alfred Hitchcock hasta Howard Hawks o John Huston la idea es casi impensable.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los niños actores han agraciado las pantallas desde que Hollywood es Hollywood.

John Ford es la gran excepción. Ganó el premio a la mejor dirección en 1941 con How Green Was My Valley ("Qué verde era mi valle"), con la brillante interpretación de Roddy McDowall, quien tenía 12 años.

En décadas más recientes, Steven Spielberg fue más allá, haciendo varias películas sobre niños y sobre su visión sobre el mundo.

E inlucso Woody Allen, modelo de ingenio y sofisticación, creó algunos de sus momentos más memorables en pantalla a través de niños actores en Annie Hall (2001) y Radio Days ("Días de radio", 1987).

Lo mejor de la juventud

Entonces, ¿por qué la Academia dejó de entregar el Premio Juvenil?

Hay varios argumentos recurrentes sobre la devaluación de las actuaciones infantiles.

Por ejemplo, la idea de que los niños no pueden superar la inseguridad y las dudas sobre sí mismos puede ser un obstáculo y sugiere que la ansiedad es un ingrediente fundamental para una gran actuación, y que los niños no enfrentan las críticas y miedos de los adultos.

Derechos de autor de la imagen MGM
Image caption Jackie Cooper fue aclamado por su papel en "The Champ".

No es casualidad que la última vez que se entregó el Premio Juvenil fue en 1961, justo cuando las filas de la Academia comenzaron a llenarse de actores comprometidos con Stanislavski, Adler y "El Método" de actuación.

Para muchos de ellos, el reto de la interpretación es que tienes que superar un sentido de ti mismo completamente desarrollado para habitar el de otra persona. ¿Cómo podría hacerlo un niño?

Algunos niños actores fueron entrenados con técnicas del estilo de "El Método", incluso sin su consentimiento.

Pero hay un sentimiento general de que los niños sólo pueden actuar a ser ellos mismos.

Y si un niño sólo puede ser un niño, ¿qué hay de Haley Joel Osment en AI: Artificial Intelligence ("Inteligencia Artificial") interpretando el papel de un robot para una madre sin hijos?

Tal vez interpretar ironía es la mayor prueba de talento para un niño actor.

Miren cómo Macaulay Culkin encarna a Kevin McAllister en Home Alone ("Mi pobre angelito" o "Solo en casa"). No sólo actúa como un niño, sino que personifica una fantasía humana universal y muestra su lado negativo.

Los premios de la Academia están determinados por las campañas que crean los publicistas y ejecutivos de mercadeo.

Y los niños, aunque son capaces de ofrecer grandes actuaciones, no pueden cumplir con esa parte del proceso de los Oscar, ya sea por compromisos escolares o familiares.

Esa es otra razón por la cual tan pocas actuaciones infantiles reciben nominaciones.

Pero la Academia necesita hacer regresar el Premio Juvenil para abordar estas cuestiones.

Negarse a reconocer la grandeza de las actuaciones infantiles es lo verdaderamente infantil.

Lee la historia original en inglés en BBC Culture

Contenido relacionado