La oveja mutante que puede explicar por qué nuestro cabello se enreda

Investigadores con la oveja mutante Derechos de autor de la imagen AgResearch
Image caption Maxine estaba destinada a convertirse a carne para perro hasta que los científicos le salvaron.

Cuando un granjero en Otago, Nueva Zelanda vio a un extraño cordero en su rebaño, lo primero que pensó fue que una cabra salvaje se había colado y fecundado a una de sus ovejas.

El recién nacido tenía cuerpo en forma de cordero, pero estaba recubierto de una lana lisa y brillante que se parecía más al pelo de una cabra de angora que al de una oveja típica.

La prensa local no tardó en hacerse eco de la noticia del nuevo "geep" (híbrido de oveja-cabra, en inglés). Sin embargo, cuando los científicos vieron las fotos, sospecharon inmediatamente que se trataba de algo diferente.

Durante décadas, los investigadores han querido estudiar un raro mutante lanudo llamado "Felting Lustre" (fieltro lustre): una oveja con lana lisa y fina, en lugar de la habitual rizada.

"Puedes darte cuenta cuando nacen los corderos, tienen un brillo diferente", dice Jeff Plowman, de la empresa de investigación neozelandesa AgResearch. "(Su lana) no se ve apagada, sino luminosa y brillante".

Pero las crías que resultan de esas mutaciones a menudo mueren cuando todavía son corderos por problemas de salud con su piel, dentadura y pulmones.

Encontrar uno que sea lo suficientemente robusto para estudiar es difícil. La pequeña "geep" no sobrevivió a su primer invierno, pero los análisis de su ADN confirmaron que era 100% oveja.

Y los científicos se empeñaron en buscar otras como ella. "Comenzamos a poner anuncios", dice Plowman.

Maxine, la mutante de las colinas

Pronto, granjeros de toda Nueva Zelanda comenzaron a llamar a los investigadores y a informarles sobre sus extraños corderos, contentos de poder deshacerse de sus mutantes no deseados.

El granjero dijo: 'Hemos encontrado a tu oveja y está lista para convertirse en comida para perro porque su lana es inútil"

Jeff Plowman, investigador

Porque, incluso si las lustrosas criaturas habían llegado a la adultez, habían sufrido desde pequeñas de escalofríos y pelos enmarañados y húmedos que los convertían en animales prácticamente ineptos para ser esquilados.

Un día, Plowman y su equipo encontraron finalmente a la oveja que habían estado esperando: una mutante tan fuerte que ya había superado un invierno en las frías colinas.

Maxine -el nombre que le dieron- estaba destinada a convertirse a carne para perro hasta que los científicos le salvaron.

"El granjero dijo: 'Hemos encontrado a tu oveja y está lista para convertirse en comida para perro porque su lana es inútil", dice Plowman.

Pero cuando los científicos juntaron a Maxine con una oveja merina común encontraron algo sorprendente: su mutación era genéticamente dominante.

Maxime dio a luz a Sharon, una oveja fuerte y saludable con lana sedosa y lisa que podría ser clave para obtener datos vitales para resolver todo tipo de misterios peludos, desde cómo identificar cabello humano en escenas de crimen, hasta cómo hacer lana más brillante o cómo crear mejores productos para el cuidado del cabello.

Pelos que crecen

Junto a la producción de leche materna, el crecimiento del cabello es una característica que los humanos comparten con otros mamíferos, dice Duane Harland, director de un proyecto sobre lana en AgResearch.

Derechos de autor de la imagen AgResearch
Image caption Sharon podría ser la clave para criar ovejas con un nuevo tipo de lana.

El pelo de los mamíferos tiene una serie de texturas diferentes. La lana de una oveja se parece mucho más a nuestro pelo que al de un ratón, explica Harland. Por eso las ovejas son muy interesantes para estudiar la estructura del cabello humano.

Cosas básicas sobre el pelo humano, como lo que determina si es liso o rizado, siguen siendo en parte un misterio.

"De todas las fibras biológicas que existen, como la seda o el algodón, el cabello es una de las más complicadas", dice el experto. "Es lo suficientemente complejo como para que no entendamos bien cómo se combinan las diferentes proteínas para definir la estructura del cabello".

"Por ejemplo, ¿por qué el de algunas personas se encrespa con la humedad? Esto interesa mucho a las empresas de cuidado personal porque no entendemos bien qué hace que eso ocurra. La oveja proporciona un vínculo", dice Harland.

La regla básica con el pelo es que las fibras más finas son más rizadas y las lisas son más gruesas y ásperas. Pero mutantes como Sharon rompen el molde al tener lana que es al mismo tiempo fina y lisa.

De todas las fibras biológicas que existen, como la seda o el algodón, el cabello es una de las más complicadas"

Jeff Plowman, investigador

Y eso les da a los investigadores una inusual oportunidad para estudiar las dos propiedades de manera independiente y, tal vez, descubrir qué genes controlan que el pelo sea liso (y otros aspectos).

El primer mutante de pelo liso

Al igual que Sharon, el primer ser humano de pelo liso fue probablemente un mutante, señala Harland, pero los humanos de pelo liso siguieron la norma habitual al tener cabellos más gruesos que quienes tenían el pelo rizado.

Además, lograron superar problemas de salud que suelen padecer ovejas como Sharon, lo cual podría explicar por qué proliferaron. Aun así, hay enfermedades genéticas humanas que afectan a personas de manera similar a como les ocurre a las ovejas mutantes de pelo liso.

Descifrar los genes de Sharon podría un día ayudar a encontrar la solución a cómo tratar a esas personas.

"Hay enfermedades humanas que son prácticamente iguales a las de las ovejas mutantes", explica Harland.

"Hay personas con problemas de piel o problemas en sus dientes y cabello con el cabello muy dañado. Y está el caso ocasional en el que un particular gen de queratina fue eliminado y una familia entera no tiene nada de pelo y a veces tampoco uñas".

Derechos de autor de la imagen AgResearch
Image caption Aunque la lana de Sharon parece normal a primera vista, cuando se la coloca junto a otra oveja se hace evidente la diferencia.

En Estados Unidos, otros científicos están usando genes humanos para recrear la estructura del cabello humano. Eso podría ayudar a investigadores de escenarios del crimen a averiguar qué aspecto tiene el cabello de una persona en base a una muestra de ADN.

En busca de más geeps

Los investigadores de Nueva Zelanda quieren ayudar a granjeros como al de Otago que encuentran a las "geep".

Los granjeros de ovejas tienen problemas para ganar dinero con lana de poco valor, pero si las granjas ovinas se convierten en vacas lecheras, los agresivos métodos agrícolas podrían dañar el medio ambiente.

Plowman y Harland quieren que los ganaderos obtengan más ganancias con menos animales, pero más valiosos. Eso significa poder reproducir el brillante pelo de Sharon en ovejas más resistentes.

Un día, Plowman espera ver a una modelo de pasarela exhibiendo una prenda de lana fina y brillante creada gracias al estudio sobre Sharon.

Hay enfermedades humanas que son prácticamente iguales a las de las ovejas mutantes"

Duane Harland, investigador

"Lo que tratamos de hacer es crear un mercado y hacerlo viable de nuevo".

Mientras tanto, Sharon vive en lo que Harland describe como un lugar "con las condiciones similares a un resort" en una isla neozelandesa.

En su primera primavera, los investigadores le pusieron una chaqueta para que no pasara frío y le construyeron un cobertizo de heno que Sharon no tardó en devorar.

Sus cuidadores esquilan a menudo a la bestia de 3 años para evitar que su peculiar lana se enrede. También miden sus niveles de estrés.

Y mientras la estrella de las ovejas mordisquea el pasto, Plowman, Harland y otros investigadores crean modelos en 3D para su lana, usando microscopios súper potentes.

Esperan secuenciar pronto su genoma. Y, en última instancia, esperan que Sharon les enseñe cómo criar a una oveja resistente con lana más fuerte, suave y brillante, y aprender al mismo tiempo por qué nuestro pelo es liso o rizado.

Lee la historia original en BBC Future

Temas relacionados

Contenido relacionado