En fotos: el contrataaque de las librerías y los libros impresos

Última actualización: Jueves, 8 de marzo de 2012

El auge del libro impreso

  • Antiguo Borders en Wisconsin Avenue, Washington, D.C.

    Entre 2011 y lo que va de 2012, grandes cadenas de librerías con sucursales en todo Estados Unidos como Borders han ido cerrado sus puertas por la falta de ventas.

    Esta librería Borders en el área de Washington -transformada en un galpón para la venta de muebles- es la más reciente víctima de la popularidad de las tabletas electrónicas como Kindle y el mercado de libros por internet.

    Sin embargo, varias librerías independientes de la ciudad y sus alrededores no solamente han sobrevivido, sino que además gozan de un auge, gracias a su leal clientela atraída por algo más que una buena lectura.

  • Politics and Prose en Connecticut Avenue

    Politics and Prose, una librería independiente ubicada en el noroeste de la ciudad de Washington, va a cumplir 28 años de fundada.

    Para la comunidad de la zona se trata de un tesoro que protegen celosamente. Su valor no radica únicamente en los libros, sino también en los empleados que conocen la literatura y pueden recomendar títulos dependiendo de los gustos de cada quien.

    También es un sitio de encuentro para muchos, pues se llevan a cabo uno o dos eventos diariamente, sean cursos o charlas con autores tanto nuevos como reconocidos.

    A pesar de que sus fundadoras ya no se encargan de la gerencia, los nuevos dueños han logrado mantener el espíritu que caracteriza al lugar.

  • Barbara Meade, co-fundadora de Politics and Prose

    Barbara Meade, una de las fundadoras de Politics and Prose, explica que las grandes cadenas concentran sus ventas en libros de entretenimiento.

    “Nosotros queríamos una librería que ofreciera al lector información y educación. No necesariamente libros académicos; hay muchos que son altamente informativos y también son un placer para leer. En eso nos especializamos,” afirmó a BBC Mundo.

    Meade asegura que no han tenido problemas para atraer ni mantener clientela. “Cuando Borders abrió en Washington por primera vez, nuestras ventas bajaron. Sin embargo, repuntaron nuevamente y 2011, a pesar de la crisis económica, fue un año récord en ventas”.

    “Yo tengo un Kindle y lo utilizo cuando viajo, especialmente si voy a estar fuera por dos semanas y normalmente llevaría conmigo 10 libros”. Pero hace la salvedad de la importancia del libro impreso: “Nunca leería nada en el Kindle cuando estoy en casa, no es una experiencia placentera”.

  • Bradley Graham y Lissa Muscatine, propietarios de Politics and Prose

    Bradley Graham y Lissa Muscatine son propietarios de Politics and Prose desde junio de 2011. Ambos se desempeñaron como periodistas antes de comprar la librería, y Muscatine también trabajó como escritora de discursos para la Casa Blanca.

    Como miembros de la comunidad, al ver la librería en venta decidieron colocar una oferta y ayudar a mantener el legado.

    “Ambos estábamos en un período de transición profesionalmente. Ocurrió en buen momento”, dice Graham.

    “Las librerías independientes son las originales. Están enraizadas en la comunidad y ofrecen un servicio real, vendedores expertos, curadores de inventarios, en lugar de un algoritmo de ventas por internet que le dice a uno qué debe leer", explica Muscatine. "Somos más que una librería: tenemos cursos, clases, 475 eventos con autores al año. La gente aún viene por la experiencia, quieren la interacción, un lugar para intercambiar ideas”.

  • Chloe Miller, poet and memoir writing teacher

    Chloe Miller (der.) es poetisa y da clases de escritura de memorias en Politics and Prose. Es la segunda vez que dicta un curso en esta librería.

    “Todos los que vienen son personas motivadas a trabajar en sus propios proyectos independientes”, explica sobre su clase. “Es un gran lugar para venir y ver libros sobre temas relacionados a lo que nos interesan, sobre cosas que hemos pensado o sobre las cuales hemos escrito”.

    Miller lleva un año viviendo en la capital estadounidense y ha sido clienta regular desde entonces. “Me atrajo su colección de poesía, y el hecho de que fuera independiente”.

  • Loiuse Novitch, lectora y miembro de la comunidad

    Una residente del vecindario, Louise Novitch, y su esposo visitan Politics and Prose una o dos veces por semana.

    “Nos encanta escuchar a los autores invitados que tienen en las noches. Es maravilloso”, dijo a la BBC.

    Novitch también dice aprender de otros miembros de la comunidad que frecuentan la librería: “Es una gran mezcla de gente, la que viene. Sin importar el tema, siempre hay alguien que tiene experiencia en el tópico del cual el autor habla y le agrega a la experiencia”.

    Pero la pareja no frecuenta el lugar únicamente para nutrir el intelecto. “También hay una cafetería en el piso de abajo, en donde puedes tomar un café o comer un sándwich. Hay una sensación de comunidad”.

  • Kramerbooks and Afterwords

    Kramerbooks and Afterwords, ubicada en Dupont Circle, cerca de la zona diplomática de Washington, renació de las cenizas de otra librería independiente en 1976. El concepto principal es un triunvirato entre librería, café y bar, según los adminstradores.

    En su momento, fue una concepción novedosa. Hoy en día es tan conocida por el buen comer y el ambiente, como por las joyas escondidas en sus estanterías.

  • Scott Abel, gerente general de Kramerbooks

    Scott Abel, gerente general de Kramerbooks, considera que la librería ofrece una buena selección de títulos de no-ficción y nueva ficción. “Tenemos una buena idea de lo que los políticos y los académicos quieren leer, así como las personas que están viviendo en la ciudad temporalmente”, asegura.

    “No hemos visto que los libros electrónicos afecten el negocio. La gente que los compra, sigue comprando libros impresos también”, dice Abel. “Conozco personalmente a muchos de los clientes regulares, sé cuando suelen venir, me preguntan por algo qué leer y ellos también me dan recomendaciones”.

    Afirma que la mayor diferencia entre esta librería y las grandes cadenas es que le ponen un gran esfuerzo a la creación de un buen ambiente. “Tenemos el bar y el café. Es como un lugar de espera para sentarse en las mesas y se crea un lugar apropiado para que la gente se encuentre o se conozca por primera vez. Lo que encuentran acá es lo mejor de lo mejor en cuanto a libros”.

  • Jamie Skerpan, lectora

    A Jamie Skerpan le gusta mucho la selección de libros de Kramerbooks and Afterwords. Va con sus hijos porque ellos también son asiduos clientes de la librería.

    “Amo la calidad de los libros. Tienen de historia, de política, de romance, ficción y ficción histórica, un género que me fascina”, afirma. “Después de ver y escoger libros nos podemos sentar en el bar, tomamos algo y comemos una torta”.

    Explica que tiene un Kindle, aunque es nuevo y aún no ha aprendido a utilizarlo bien. “Me gusta la idea de, simplemente con la punta de mis dedos, poder descargar un libro virtual”.

    “Pero prefiero venir aquí, ver el libro, tocarlo. Y esto es lo que me atrae: el color, la forma, la sensación del libro físico que son tan atractivas, así como la historia de este lugar”.

  • Busboys and Poets entre 14th y V St.

    En el caso de Busboys and Poets, el concepto se formó a la inversa: primero se fundó el restaurante y después se incorporó la librería.

    Ubicado entre la calle V y la 14th, en el corazón de Washington, Busboys and Poets rinde homenaje al poeta negro Langston Hugues, quien era originario del sur pero, siendo joven, trabajó limpiando mesas (busboy es el término en inglés) en Washington.

    Se trata de una zona histórica en la cual el mismo Hugues caminaba, conocida en esa época como Black Broadway (El Broadway Negro). Hoy en día, quienes visiten el lugar pueden disfrutar de libros eclécticos, comida y recitales de poesía de vanguardia.

  • Joe Wisdom (izquierda), Andy Shallal (derecha)

    Andy Shallal (derecha), el dueño de Busboys and Poets, ha abierto en total cinco restaurantes del mismo nombre desde 2005, pero el de la calle 14th es el original y principal.

    Shallal fomenta el talento local y les brinda un espacio de expresión. Es parte fundamental del restaurante.

    Por todo el local se pueden observar pinturas, vallas y grafitis de los artistas locales. El poeta Joe Wisdom (izquierda), no solo ofrece recitales pero contribuyó con una vaya que identifica el nombre de Busboys and Poets.

  • Andy Shallal, propietario de Busboys and Poets

    “Quise crear un espacio que luciera y se sintiera como Washington. A veces la ciudad es opacada por el gobierno federal, pero es un sitio real con personas reales, comunidades reales, que a veces no se ven”, comentó Andy Shallal a BBC Mundo.

    De acuerdo con el dueño, la ciudad fue un punto importante para el movimiento de los derechos civiles y su intención es recordar y conservar esa historia.

    “Decidí incorporar al restaurante una editorial sin fines de lucro llamada Teaching for Change. Ellos tenían un almacén en las afueras de Washington, así que les ofrecí un espacio de venta aquí”, explica. “Hay mucha sinergia entre el restaurante y la librería; ambos promovemos políticas progresivas, paz y armonía”.

  • Derrick Westonbrown, Teaching for Change

    La editorial sin ánimo de lucro Teaching for Change (Enseñanza para el Cambio) ha calzado muy bien en Busboys and Poets.

    “Nuestra misión desde 1988 ha sido proveer a educadores con recursos para promover cambios sociales“, dice Derrick Westonbrown, quien adminstra el local detro del restaurante.

    “Nos enfocamos en la historia. Muchos libros de historia se centran en una única figura, pero los movimientos sociales se tratan sobre la gente”, afirma. “Tratamos de que los libros que vendemos promuevan la justicia social. Ese es el criterio”.

    La librería incluye títulos de autores alternativos como Howard Zinn y Noam Chomsky.

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.