En fotos: los maestros del desorden

Última actualización: Miércoles, 2 de mayo de 2012
  • Traje de Bulgaria
    En cualquier parte del mundo, los hombres siempre han buscado una forma de ordenar el caos. Hasta el 29 de julio, el museo del Quai Branly de París presenta una exposición dedicada a "los maestros del desorden", que pueden ser dioses, chamanes, vuduistas o incluso artistas contemporáneos.
  • Objeto de culto de Siberia
    Los 300 objetos presentados fueron seleccionados durante 3 años, y muchos de ellos rara vez salen de sus museos. Le permiten al visitante viajar en el tiempo, desde la Edad Antigua hasta nuestra época, y en el mundo, de Japón a Brasil, pasando por el Congo o Rusia. La foto muestra un objeto de culto de Siberia.
  • máscara de China Supay, Bolivia
    La imperfección del mundo y su caos se materializan con catástrofes naturales y enfermedades. En todas las civilizaciones del mundo existe la percepción de una lucha entre el orden y el desorden, los dioses y los demonios, la fuerza vital y el caos original. En la imagen, una máscara de China Supay, de Bolivia.
  • estatuilla mágica, Africa
    En su visita, el público se encuentra primero con el desorden del mundo, luego con los trajes de los que intentan remediarlo – chamanes y vuduistas - y termina descubriendo fiestas colectivas como las bacanales de la Edad Antigua, o los Carnavales, que permiten suspender el orden social por un tiempo. En la foto, una estatuilla mágica de África.
  • imagen de la exposición de quai Branly
    "En vez de proponer una exposición histórica sobre el chamanismo, preferimos una muestra más universal, que explore uno de los grandes temas de la conciencia humana: el desorden y cómo lo manejamos en nuestras sociedades", explicó Sandra Adam-Couralet, colaboradora del curador de la exposición, a BBC Mundo.
  • jardín de adicción
    La exposición también propone obras de arte contemporáneo que responden a la temática de la muestra, como este jardín de adicción. Los tubos de vidrio figuran las conecciones del cerebro, y los frascos aluden a los psicotropos que le permiten al chamán tener una visión más amplia.
  • exposición
    La escenografía estuvo inspirada por un mito australiano. El visitante, que tiene la sensación de perderse en un laberinto, está como tragado, digerido y luego escupido por una gran serpiente, que es la estructura metálica de la exposición.
  • Traje y máscara, Congo
    "Invitamos al visitante a un verdadero viaje iniciático", subrayó Adam-Couralet. Y así es. Con el ruido de los videos, el público entra a un universo paralelo en el que explora su propio caos interior, y sale si no transformado, por lo menos perplejo.

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.