Media playback is unsupported on your device

Niños y adolescentes migrantes que arriesgan la vida en el desierto

19 abril 2014 Última actualización: 08:20 GMT

Familias enteras, madres con niños de brazos y adolescentes se arriesgan cruzando el desierto de Arizona desde México para llegar a Estados Unidos. Muchos pagan con su vida y cada vez más, la travesía es emprendida por menores solos.

Los migrantes enfrentan tanto los peligros naturales de un lugar inhóspito como la amenaza de delincuentes al servicio del narcotráfico y la vigilancia implacable de la patrulla fronteriza de EE.UU.

Sólo en una semana se encontró a cerca de 370 menores aparentemente abandonados por los llamados "coyotes", según informó el mes pasado el Instituto Nacional de Migración. Los niños y adolescentes fueron rescatados en 14 estados mexicanos entre el 17 y el 24 de marzo y el menor de ellos tenía nueve años. Más de 160 niños viajaban solos.

El instituto dijo en un comunicado que la mayoría de los menores estaban extremadamente fatigados, deshidratados y tenían heridas en los pies, además de mostrarse desorientados tras ser abandonados en lugares desconocidos y peligrosos.

Los menores relataron que fueron abandonados por coyotes que habían recibido entre US$3.000 y US$5.000 por cabeza para cruzarlos a Estados Unidos. Algunos migrantes emprenden la travesía y una vez establecidos en territorio estadounidense pagan a coyotes para que lleven a sus hijos, según la agencia Associated Press.

El año pasado cerca de 40.000 menores que intentaban ingresar en Estados Unidos fueron detenidos por las autoridades de este país, según organizaciones no gubernamentales como "Niños que necesitan ser defendidos", KIND por sus siglas en inglés, Kids in needs of Defence.

El enviado especial de BBC Mundo, Will Grant, habló con algunos de los niños migrantes para conocer su historia.