Día Internacional de la Mujer: las valientes mujeres de Cuba que hacen trabajos no tradicionales

  • 8 marzo 2016
Ana Beatriz Padilla, bombera Image copyright Juan Cruz Rodriguez
Image caption Ana Beatriz Padilla tiene 20 años y es bombera en La Habana. Es una de varias mujeres cubanas que han sabido imponerse en profesiones tradicionalmente reservadas para los hombres.

Son carboneras, pescadoras, árbitros de béisbol o trabajan en la construcción o en los cañaverales.

Se llaman Norma, Bertha, Celina, Marta, Yanet o Yusmailin y son algunas de las mujeres cubanas que realizan trabajos no tradicionales, habitualmente reservados para hombres.

Ellas rompieron con los prejuicios y decidieron encontrar su camino. Han aprendido a disfrutar de la tarea, pese al duro esfuerzo y la recompensa, que a veces es ínfima.

Son mujeres trabajadoras. Conócelas con estas imágenes del fotógrafo Juan Cruz Rodríguez.

Image copyright Juan Cruz Rodrguez
Image caption Norma González (61 años), Bertha Rosa Blanco (43) y Celina González Díaz (59) son carboneras en Sandino, en el oeste de Cuba. Han creado caminos y recovecos que sólo ellas saben desentrañar. Todo por un carbón que luego venden por un irrisorio pago de 15 centavos el kilogramo.
Image copyright Juan Cruz Rodrguez
Image caption Yusmailin Espinosa (32 años) es tímida y enjuta. Bebe cerveza de pipa en carnavales. Y cuando no hay carnavales, pues hace lo de siempre: cortar cañas en su cañaveral de San Luis, Santiago de Cuba. Alguna vez formó parte de un contingente femenino, pero ya sólo queda ella.
Image copyright Juan Cruz Rodrguez
Image caption Yanet Moreno (40 años) ha logrado colarse en el altar sagrado de los cubanos: es árbitro de béisbol en primera categoría. Y después de 12 años al máximo nivel en un torneo donde no abundan los buenos umpires, Yanet sigue relegada en un segundo plano.
Image copyright Juan Cruz Rodrguez
Image caption Marta Carrioso (62 años) es mezclera, o sea, prepara la mezcla en los tambores de una microbrigada de construcción en Guantánamo. Lleva 20 años en la construcción y ha ayudado a levantar decenas de casas. Pero todavía vive en un albergue.
Image copyright Juan Cruz Rodrguez
Image caption Marta Virgen Fao (60 años) es pescadora en Granma, pero la licencia está a nombre de su marido. De ahí que rehúya de las fotos. Con esa atarraya pesca a la orilla de la costa.

Contenido relacionado