DMG: ¿se esfumó el dinero?

Afectado
Image caption Por ahora, muchos tendrán que conformarse con recibir una mínima parte de lo invertido.

¿Qué se hicieron al menos US$711 millones que el gobierno colombiano reconoce que captó la firma DMG? ¿Por qué sólo hay US$21 millones para devolver, tras cuatro meses de la toma de posesión de esta compañía? ¿Se esfumó la plata?

Esas preguntas se las están haciendo los 214.000 ahorradores que pusieron su dinero en manos del conglomerado fundado por David Murcia Guzmán, un ex asistente de camarógrafo que extendió su negocio a otros países, se hizo multimillonario rápidamente y hoy está tras las rejas en Bogotá.

Las preguntas se multiplican, si se tiene en cuenta que, según estableció BBC Mundo, la Fiscalía cree que las captaciones de DMG pudieron haber llegado a US$2.000 millones.

"Mucha gente ni siquiera se atrevió a presentar reclamaciones", señala un funcionario de la Fiscalía, quien dice que eso se puede deber al origen de los recursos invertidos.

Lo cierto es que hoy sólo hay US$21 millones de dólares para reintegrar y que eso significa que, por ahora, cada ahorrador en Colombia recibirá apenas 1 dólar por cada 33 que invirtió.

"Sólo se ha recuperado este mínimo capital", declaró María Mercedes Perry, la liquidadora del holding DMG, quien fue designada por el gobierno colombiano cuando intervino la firma, a mediados de noviembre de 2008.

Frustración

El anuncio del monto que se devolverá ha causado frustración y rabia entre miles de ahorradores que entraron a hacer parte de la "familia DMG", como se autodenominan muchos de ellos.

Algunos ahorradores sugieren demandar al presidente Álvaro Uribe y otros ya han anunciado que emprenderán acciones judiciales contra el Estado.

Un grupo de ellos tiene una página web, donde defienden a Murcia y atacan al gobierno.

A través del sitio, William Corredor, quien se presenta como el coordinador de un grupo de abogados que defiende a DMG, declaró que "no se puede ni siquiera llegar a considerar" la pérdida de los ahorros.

"Esa plata no se puede perder", dice Corredor, quien agrega: "Hay que mantener la esperanza y persistir. Todos pueden tener la ilusión fija y firme de que van a recibir sus indemnizaciones. No puedo asegurarles que va a ser en seis meses o un año, pero van a recibir sus indemnizaciones".

Un hombre que se identifica como Nacho se queja en esa página web y dice que el gobierno "quiere acabar la guerrilla con la plata de DMG". "Con la gente humilde no se juega", añade otro ahorrador inconforme.

Falta de liquidez

La incertidumbre sobre la recuperación del dineros tiene que ver con la falta de liquidez del holding intervenido, agravada por las dificultades de la economía mundial.

Tras su captura en Panamá, se supo que David Murcia vivía como un magnate. Tenía tres yates, dos aviones y al menos 12 lujosos vehículos

Además de dinero en efectivo, las autoridades colombianas le han incautado a DMG una gran cantidad de bienes, como apartamentos, casas, bodegas, fincas, lotes y locales comerciales, cuyo precio se desconoce.

Solo cuando los jueces decidan extinguir el dominio de los bienes incautados, estos se podrán vender y se sabrá cuánto dinero más habrá para devolverles a los ahorradores. Y esto último puede tomar meses o incluso años.

La Fiscalía colombiana sostiene que DMG fue usada para lavar grandes cantidades de dinero y que una parte considerable de los recursos salió del país, pero se desconoce su paradero, su monto y, además, es incierta su recuperación.

Las autoridades sospechan que Murcia y su empresa hicieron grandes inversiones en Estados Unidos y en Panamá.

40.000 horas

Durante 14 meses, las autoridades judiciales colombianas intervinieron los teléfonos de Murcia y sus socios. Como resultado, hay más de 40.000 horas de grabaciones, que todavía no están transcritas ni procesadas en su totalidad, informa la fuente de la Fiscalía consultada por BBC Mundo.

Image caption Agentes de la Interpol detuvieron a Murcia en Panamá.

Recientemente, las autoridades de Estados Unidos, con la ayuda de la agencia antidrogas DEA, revelaron que Murcia compró propiedades en ese país e hizo considerables depósitos bancarios en cuentas que aparecen a nombre de otras personas. Por esa razón, ya ordenaron su detención y anunciaron que pedirán su extradición. El embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, dijo esta semana en Washington que Murcia y otros de sus socios son investigados en ese país por lavado de activos.

Expertos consultados por BBC Mundo no descartan que Murcia sea extraditado a Colombia, en vista de las dificultades que ha tenido por ahora la Fiscalía para mantenerlo en prisión por cargos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y captación ilegal de recursos del público.

Aunque tres de los socios de DMG ya aceptaron cargos por lavado de activos, Murcia no ha aceptado ningún delito e insiste en que su negocio era lícito y que la mejor manera de devolver los ahorros es dejar que siga funcionando. Pero esto último es demasiado improbable.

La esposa de Murcia, Joanne Ivette León, fue liberada en el jueves por las autoridades uruguayas, después de que la fiscalía colombiana desistió de pedir su extradición por narcotráfico.

Al mismo tiempo, la Fiscalía colombiana ha comenzado a investigar los posibles nexos de DMG con un gobernador colombiano y el Personero (inspector general) de la ciudad de Bogotá, del opositor Polo Democrático Alternativo, PDA.

El escándalo por los nexos de Murcia y DMG con la clase política ya le costó el cargo a un importante asesor del presidente Álvaro Uribe, que manejaba las relaciones del gobierno central con los municipios, y amenaza con salpicar al gobierno de izquierda de la ciudad de Bogotá.

Y, por ahora, los ahorradores tendrán que conformarse con recibir una mínima parte de lo invertido y, además, esperar mucho tiempo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.