Llegan los cubanos de Miami

Cubano recibe familiares (Foto: Raquel Pérez)
Image caption Podrán viajar más a menudo y gastar más en la isla.

Gritos, abrazos, besos y lágrimas, muchas lágrimas, es lo que se ve en la Terminal 2 del aeropuerto José Martí de La Habana. Aquí se encuentran cada día los cubanos de la isla con sus familiares de EEUU, que ahora pueden viajar todos los años a Cuba.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, cumplió la promesa y levantó las restricciones que había impuesto su antecesor. Bush les había limitado los viajes a uno cada 3 años y les redujo la cantidad de dinero que podían gastar en la isla.

Las visitas cayeron en picada, las compañías chárter que hacen la ruta La Habana-Miami redujeron el número de vuelos y decenas de miles de cubanos perdieron la oportunidad de ver a sus seres queridos. Tendrían que esperar 36 meses para volver a abrazar al padre o al hijo que dejaron en Cuba.

Ahora las instalaciones de la Terminal 2 han sido remodeladas para aumentar la capacidad de recepción de pasajeros, los trámites de migración y sobre todo los de aduana, dada la enorme cantidad de bultos que traen con regalos para sus familiares.

Reencuentros

"Esperamos a mi mamá y a mi hermano, es maravilloso que puedan viajar otra vez, maravilloso, maravilloso", repite Tania Ruiz con visible alegría. Maida Camelas me asegura "que las relaciones van a mejorar porque Obama es un hombre inteligente".

Tras la reja que separa al público de la puerta de salida de los viajeros hay una anciana que mira ansiosa, "estoy esperando a mi nieta con sus dos hijas", me comenta María Dolores Díaz y agrega con tristeza que "hace tres años que no las veo".

Los que llegan también están satisfechos "es una vía mas directa para ver a la familia aunque de todas formas veníamos por terceros países", nos dice el joven Roberto Abrantes mientras sus padres, con lágrimas en los ojos, lo abrazan y lo besan.

Marcial Giménez arrastra un carro lleno de paquetes, encima de los cuales viaja un enorme perro de peluche, el también apoya la medida de Obama, "es lo mejor que podían hacer porque aquí hay mucha necesidad y a nosotros nos hace falta venir para ayudar a los nuestros".

La promesa de Obama

La eliminación de las restricciones es temporal, expira en septiembre, pero dará unos meses de respiro a las familias cubanas. Después ya se verá, los políticos estadounidenses tendrán que encontrar una fórmula que convierta la medida en algo permanente.

Image caption Los viajeros traen bultos con regalos para sus familiares.

Impedir que los familiares se encuentren es algo tan impopular que Obama se opuso públicamente y en medio de su campaña electoral les aseguró a los cubano-estadounidenses que eliminaría la prohibición. Meses después ganaba el Estado de La Florida.

Les autoriza viajar para ver a cualquier familiar, hasta con 3 generaciones de distancia o con un antepasado común y les permite gastar en su estancia en la isla US$179 diarios en vez del límite de US$50 que impuso la administración Bush.

El aumento de los viajes disparará también el envío de remesas en una especie de "contrabando hormiga" que realiza cada cubano-estadounidense cuando visita la isla, en sus bolsillos vienen los US$100 para la mamá del amigo o los US$20 para el abuelo de mi peluquera.

La Habana insatisfecha

El gobierno cubano sin embargo no está satisfecho, el periódico oficial afirma que "estas medidas no restituyen el derecho de los cubanos residentes en Estados Unidos a viajar libremente a Cuba, como tampoco contemplan el derecho de los ciudadanos de aquel país a visitar la vecina isla".

Image caption El aumento de los viajes disparara también el envío de remesas.

Reconoce de todas formas que "representa un primer revés para la mafia anticubana de Miami", refiriéndose a los políticos y organizaciones anticastristas, pero recalca que en lo esencial "no modifica el cerco" que se mantiene contra Cuba.

Para las autoridades de La Habana el crecimiento de las visitas de los emigrados traerá un aumento de las remesas pero es una cantidad ínfima si se la compara con las divisas que podrían entrar al país si Obama permite el turismo de ciudadanos estadounidenses.

Los cálculos de las agencias de viajes sitúan en 3,5 millones el número de personas que llegarían a la isla durante el primer año y podría dispararse hasta 5 millones en un quinquenio, el doble de los turistas que Cuba recibe en la actualidad del resto del mundo.

De todas formas en cada vuelo se ven estadounidenses, la mayoría de ellos con una "licencia humanitaria" y portando un pequeño paquete de medicinas que lo justifica, mientras otros obtienen una de carácter "cultural" para exponer sus cuadros en la Bienal de La Habana.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.