Cuba: crece déficit en comercio exterior

Si bien el comercio exterior de Cuba creció en el año 2008 en un 30%, arrastra un déficit debido a que las importaciones aumentaron un 41% y las exportaciones cayeron en un 8%, según publicaron varios medios de prensa nacionales.

Image caption Las importaciones cubanas en el primer trimestre de 2009 fueron el 80% del total del comercio exterior.

El propio Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, explicó que la situación se agrava en los tres primeros meses del presente año, cuando las importaciones alcanzan un 80% del total del intercambio comercial cubano.

En un acto público, el ministro Malmierca criticó duramente la situación del comercio exterior de su país. "Debemos sentir vergüenza cuando importamos algo que sabemos es factible producir en Cuba con la calidad requerida", dijo.

Médicos por petróleo

El ministro explicó que las ventas cubanas "continúan dependiendo de unos pocos productos y mercados". Las producciones que Cuba vende al exterior son níquel, tabaco, cemento, medicinas, productos pesqueros, azúcar y ron.

Image caption Para el ministro de comercio exterior, es una vergüenza que se importe lo que puede producirse en el país.

En 2008, estas exportaciones sumaron un total de US$3.780 millones, mientras que las importaciones llegaron a los US$4.500 millones. El déficit resulta cubierto por la venta de servicios, que se eleva a casi US$8.000 millones.

Los servicios que Cuba vende son los de unos 30.000 médicos que trabajan en varios países del mundo, fundamentalmente en Venezuela, donde con su labor se paga prácticamente toda la factura petrolera cubana.

El problema se agrava este año, porque junto al aumento de los precios de los alimentos -Cuba gastó en 2008 US$2.500 millones- se produce una fuerte caída de los precios de producciones cubanas como el azúcar y el níquel.

Cae el níquel

El níquel bajó su precio internacional de US$50.000 la tonelada a US$9.000, algo que, según el propio vicepresidente, José Ramón Machado Ventura, pone el precio de venta por debajo del costo de producción y lo convierte en no rentable.

Image caption La producción de níquel para 2009 será de la mitad de lo alcanzado en 2008.

Esta valoración oficial implicará por lo menos un recorte en la extracción y refinación de níquel, ya que las dos plantas propiedad del estado cubano mantienen costos muy altos al ser grandes consumidoras de combustible.

Sin embargo, podría continuar su trabajo una tercera planta que Cuba tiene en asociación con una empresa canadiense, dado que ésta resulta mucho más eficiente, gastando una tercera parte del combustible que utilizan las estatales.

De todas formas, la producción de níquel para este año sería de alrededor de la mitad de las 70.000 toneladas alcanzadas en 2008, y las ganancias mucho menores, con lo cual crecerá el déficit en la balanza comercial.

Cuba es uno de los principales productores mundiales de este metal y sus reservas probables son de más de 2.000 millones de toneladas. Durante los últimos años, las ventas de níquel significaron el 50% del total de las exportaciones cubanas (exceptuando los servicios médicos).

Cambio radical

La situación parece estar provocando problemas de liquidez. Varios empresarios extranjeros le dijeron a BBC Mundo que se están aplicando nuevas reglas bancarias que les impiden extraer libremente el dinero de sus cuentas y transferirlo a sus países de origen.

Malmierca, el ministro de Comercio Exterior, afirmó que en esta circunstancia difícil, la promoción de las ventas al exterior y la sustitución de importaciones constituyen programas de la más alta prioridad para el país.

Pero aclaró que esto no se logrará con los ritmos actuales y llamó a dar un salto.

Indicó que hace falta un cambio radical de actitud, elaborando políticas que fomenten la actividad exportadora y entrelacen los esfuerzos de los diferentes ministerios.