Argentina: robo en la Casa Rosada

Marcha frente a la Casa de Gobierno (foto archivo 2002)
Image caption El robo en la Casa Rosada atrajo la atención de la mayoría de los medios de comunicación (foto archivo 2002)

Hace tiempo que los sondeos de opinión en Argentina muestran un fuerte aumento en la preocupación de los ciudadanos por la inseguridad. Este martes, el tema llegó hasta la mismísima Casa de Gobierno, que fue escenario de un robo.

Del Museo de la Casa Rosada, que se encuentra en el subsuelo del edificio donde trabaja la presidenta de la Nación, fueron sustraídos la banda y el bastón que pertenecieron al ex mandatario argentino Arturo Frondizi.

El hecho ocurrió hace varios días, pero recién se dio a conocer este martes. El robo se habría producido entre el 13 de enero y el 3 de abril, cuando el museo se encontraba cerrado por refacciones.

La desaparición de los objetos, que habrían sido sustraídos del armario donde se los colocó para su protección mientras se realizaban las reparaciones, recién fue detectada cuando los empleados de la institución volvieron a colocar la muestra en el salón de exposiciones.

El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli -responsable del museo-, ordenó una investigación de lo sucedido.

Seguridad: ¿una sensación?

El asalto a la Casa Rosada atrajo la atención de la mayoría de los medios argentinos, acostumbrados a cubrir casos diarios de robos, violaciones y homicidios.

A pesar de no tratarse de un crimen violento, el hurto en la Casa Rosada -el segundo que ocurre en este museo en los últimos dos años- incrementó la polémica sobre el creciente problema de inseguridad en el país.

En los últimos meses, se había generado un fuerte debate mediático luego de que la presidenta Cristina Fernández afirmara que el aumento en la preocupación ciudadana sobre el tema se debía en realidad a una "sensación" provocada por los medios.

Algunos sociólogos están de acuerdo en que la excesiva cobertura periodística de los delitos ha incrementado el temor ciudadano, más allá de los hechos.

La falta de estadísticas confiables no ha hecho mucho para dilucidar este debate.

Sin embargo, Sergio Berensztein de la consultora Poliarquía, opinó que lo que hacen los medios es generalizar, pero no magnificar los hechos de inseguridad.

Problema nacional

"No existe una política pública que compita con el espacio mediático", señaló Berensztein a BBC Mundo.

Según datos de la consultora, más del 30% de la población argentina tiene la inseguridad como su principal preocupación.

Esta percepción se registró por igual en las ciudades pequeñas, medianas y grandes, lo que para el experto demuestra que los medios simplemente "ratifican" lo que viven las personas.

La fuerza que cobró la polémica generó un intercambio de reclamos entre el Poder Ejecutivo y el Judicial, que en las últimas semanas se reprocharon mutuamente por no solucionar el problema.

La ministra de la Corte Suprema, Carmen Argibay, acusó al Gobierno de no nombrar más jueces y no dotar a la Justicia de los recursos necesarios para llevar a cabo sus tareas.

Por su parte, la presidenta Fernández replicó que "los únicos que pueden juzgar y encarcelar (a los delincuentes) son los jueces".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.