Sudán, una amistad polémica

Hugo Chavez
Image caption De acuerdo con especialistas, cuando un alto funcionario hace una declaración compromete a su país.

Sudán se sumó esta semana a la lista de "amistades polémicas" del gobierno venezolano, junto a países como Libia e Irán.

Esto a través del respaldo que el presidente Hugo Chávez brindó al presidente sudanés, Omar Al Bashir, a quien el Tribunal Penal Internacional ordenó arrestar por su supuesta responsabilidad en crímenes de guerra y de lesa humanidad en la región de Darfur. Chávez condenó la sentencia de la instancia internacional, que calificó de cínica, e inquirió por qué no se había investigado al ex presidente de Estados Unidos, George Bush, por "mandar a bombardear Irak". Como corolario, invitó al presidente sudanés a visitar Venezuela.

"No lo hace por convicción. Es un desplante para llamar la atención", opinó la experta en Derecho Internacional de la Universidad Metropolitana, Angelica Jassé.

"Es parte de esa actitud de desafío permanente contra Estados Unidos", agregó el analista internacional Adolfo Taylhardat.

Desde Qatar, en la comitiva que acompaña al presidente Chávez, el analista Raimundo Kabchi, opinó que quienes critican al mandatario venezolano, están tratando de "pescar en río revuelto".

Legalidad

Image caption Sobre Al-Bashir pesa una orden de arresto internacional. Sin embargo, viajó a Qatar.

En conversación con BBC Mundo, Jassé y Taylhardat indicaron que Venezuela se había colocado al margen de la legalidad al defender al presidente sudanés, mientras que Kabchi manifestó que quienes estaban fuera de la ley eran quienes "defienden una posición absurda".

Venezuela es signatario del Estatuto de Roma, que rige las actuaciones del Tribunal Penal Internacional. Pero los analistas consultados tienen posiciones encontradas sobre la interpretación de este reglamento.

Según la profesora Jassé, las solas declaraciones del presidente venezolano ya son violatorias del derecho internacional.

"Cuando un alto funcionario hace un pronunciamiento público que tiene implicaciones internacionales compromete a su país", señaló Jassé, quien agregó que hay que ver "cómo reacciona la comunidad internacional".

Para Taylhardat, "la actitud de Chávez es de desafío a la legalidad en general".

¿Posible arresto?

Image caption Al presidente de Venezuela se le ha cuestionado sus acercamientos con líderes como Muamar Gadafi.

"No se trata sólo de invitar a Al Bashir a Venezuela, sino que prácticamente dijo que la Corte Penal Internacional es un invento del imperialismo, y eso tratándose de un órgano que está contemplado en un tratado del cual Venezuela es parte", afirmó Taylhardat.

Según estos dos profesores, Venezuela estaría obligada a arrestar al mandatario sudanés si pisara territorio nacional.

Jassé recordó que un viaje de esa naturaleza implicaría también el uso de espacios aéreos internacionales, y ahí "la cosa está riesgosa".

Pero según Raimundo Kabchi, la invitación es válida, porque "no se trata de defender a ultranza a un presidente de Estado, sino que es una posición principista y legal".

Aseguró el experto que el Estatuto de Roma no contempla el arresto de un jefe de Estado en ejercicio. También alegó que Sudán no ha firmado ese estatuto y que la independencia del tribunal está en tela de juicio.

"La decisión contra Al Bashir requiere volver al Consejo de Seguridad. ¿Cómo puede ser independiente, cuando su actuación está supeditada a un Consejo que está politizado y parcializado?", se preguntó por último Kabchi.

La gira del presidente Hugo Chávez continúa este miércoles en Irán, país que ha declarado como "uno de los mejores amigos" de Venezuela. Luego irá a Japón y a China.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.