Cuba: disidentes escriben carta a Obama

Líder opositor Héctor Palacios
Image caption El líder opositor Héctor Palacios encabezó la conferencia de prensa.

Varios de los grupos disidentes más importantes de Cuba escribieron una carta abierta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que cuestionan el uso de los fondos que Washington envía a la isla para apoyar las actividades de la oposición interna.

En conferencia de prensa, el líder disidente Héctor Palacios dijo que esa ayuda termina mayormente en manos de grupos anticastristas fuera de Cuba y es utilizada para satisfacer agendas políticas que "tratan de dividir" a la resistencia interna.

"Resulta escandaloso y fraudulento que la mayor parte de dichos recursos (... ) se ha gastado o malgastado de manera caprichosa e irresponsable", dice la carta, y agrega que si no se puede supervisar su uso "será mejor retirar esos fondos y emplearlos en otros objetivos".

Los opositores también le dicen a Obama que TV Martí, la emisora del gobierno de Estados Unidos que transmite hacia Cuba, no se ve en la isla por lo que no debe continuar asignándole dinero que podría dedicarse a mejores metas.

Los firmantes de la carta son dirigentes de la Agenda para la Transicion, la Unidad Liberal de la Republica de Cuba y del Movimiento Todos Unidos.

El destino del dinero

Cada año, el gobierno estadounidense gasta US$48 millones para apoyar a grupos disidentes cubanos que operan dentro de la isla, con el fin expreso de promover un cambio en el sistema político.

Image caption Cada año, Washington destina US$48 millones a la disidencia cubana.

La polémica surge porque Washington entrega la mayor parte del dinero a organizaciones anticastristas de Estados Unidos, las que supuestamente deberían canalizarlo hacia los opositores del interior del país.

Palacios recordó que una investigación de la Fundación Nacional Cubano-Americana de Miami demostró que más del 80% de los recursos entregados por Washington son utilizados para financiar actividades en el exterior de la isla.

Ha habido varios escándalos en relación con ello, incluso uno en el que se vio involucrado un funcionario de la Casa Blanca, el cubano-estadounidense Felipe E. Sixto. Éste reconoció haber comprado radios a precios inflados, con lo que obtuvo un beneficio de más de US$500.000.

La Oficina de Fiscalización del Congreso de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés) inició una investigación en la que se detectó que parte del dinero entregado a las organizaciones anticastristas había sido dedicado a la compra de abrigos de cuero, chocolates y sierras eléctricas.

TV que no se ve

En la carta a Obama, los opositores también abordan un tema muy debatido durante los últimos meses: la capacidad real de TV Martí. Según ellos, el sistema de interferencia creado por el gobierno cubano es 100% efectivo, por lo que nadie en la isla ve su programación.

Los disidentes proponen que se estudie si existen posibilidades técnicas de burlar la barrera electrónica de Cuba.

Image caption La carta a Obama fue escrita a espaldas de los dirigentes disidentes Vladimiro Roca y Beatriz Roque.

"Si se demuestra lo contrario (...) sería mejor reasignar los fondos de TV Martí para aumentar el presupuesto y la potencia de Radio Martí", dice la misiva.

Esta emisora de radio fue creada con el único fin de enviar información a Cuba, pero la interferencia de La Habana "ha reducido, de manera extraordinaria, los niveles de audiencia", admiten los opositores.

Finalmente, los disidentes le dicen al presidente Obama: "Somos partidarios de que se mantengan y amplíen los contactos diplomáticos". Pero a la vez le advierten que el gobierno cubano busca "perpetuarse en el poder y burlarse de la buena fe de las naciones democráticas".

Palacios dijo que están de acuerdo con la eliminación del embargo económico contra Cuba, pero en la carta advierten que debe evitarse contribuir, con dinero, al reforzamiento de la "capacidad de control social" de La Habana.

Los disidentes le recuerdan a Obama que entre las prioridades de la oposición interna están la libertad de los presos políticos, el cese de la represión, el respeto de los derechos humanos y el reconocimiento legal de los grupos opositores.

Polémica interna

La carta ha generado polémica dentro de la disidencia.

El dirigente de la Agenda para la Transición, Vladimiro Roca, dijo a BBC Mundo que no sabía nada de la misiva y aseguró que su redacción violaba los procedimientos de la organización.

Días antes, otro líder del mismo grupo, Jorge Luis García (Antúnez), difundió un documento en el que advierte al mandatario estadounidense que "cualquier flexibilización de la política (hacia Cuba) equivale a la oxigenación del gobierno de Raúl Castro".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.