Ayuda rusa para Cuba

Raúl Castro y Dmitry Medvedev (Foto: Raquel Pérez)
Image caption La ayuda fue prometida a Cuba durante la visita de Castro a Rusia.

Llegó a Cuba el primer barco ruso con una donación de alrededor de 23 mil toneladas de trigo, dirigida a los damnificados por los huracanes que asolaron la isla el pasado año, según explicó a la prensa el embajador ruso, Mikhail Kamynin.

El diplomático dijo que "la ayuda en cuestión es expresión de los sentimientos de amistad que Rusia siente a Cuba, país con que tenemos añejos vínculos históricos y humanitarios y con que el año que viene celebraremos el 50 aniversario de restablecimiento de relaciones diplomáticas ".

"En el país se desarrollan a buen ritmo las obras de reconstrucción, pero sigue pendiente el problema de suministro de víveres a la población", dijo Kamynin, cuyo país fue el primero en enviar ayuda a Cuba después de los desastres.

La entrega es la primera de una serie que alcanzará las 150 mil toneladas, fue acordada durante la visita del Presidente Raúl Castro a Rusia en enero del presente año y es un gesto que tiene mucho que ver con la recomposición de las relaciones bilaterales.

Alianza estratégica

Ambos países firmaron un documento en el que se establece una "alianza estratégica" entre las dos naciones y ya se habla de importantes proyectos comunes como la creación de una fábrica de montaje de automóviles Lada, el más usado en Cuba.

Se espera que un importante consorcio petrolero ruso inicie trabajos de prospección en las aguas cubanas del golfo y que el grupo minero Norilsk, el mayor productor de níquel del mundo, inicie estudios geológicos en la zona niquelífera cubana.

Economistas cubanos creen que en 2009 se superarán ampliamente los US$400 millones de comercio del pasado año.

Cuba vende a Rusia azúcar, cítricos, níquel y cobalto e importa de ese país maquinaria, productos químicos, acero, metales laminados y piezas de repuesto.

Ambos países parecen haber dejado atrás el conflicto que se creó con la desaparición de la Unión Soviética, a la que Cuba le debía, según algunos analistas, más de 20 mil millones de rublos convertibles, producto de 30 años de comercio.

Evidentemente Rusia ha renunciado a cobrar ese dinero mientras Cuba está dispuesta a olvidar que Moscú incumplió todos los acuerdos suscritos por la Unión Soviética, provocando pérdidas de miles de millones en la economía de la isla.

¿Socios militares?

También en el terreno militar ambas naciones podrían encontrar intereses comunes, la ubicación de Cuba, junto a EE.UU. es sin lugar a dudas tan estratégica para Rusia como en el pasado, durante la Guerra Fría, lo fue para la Unión Soviética.

Por su parte, las Fuerzas Armadas Cubanas (FAR) utilizan armamento soviético, desde los fusiles AKM hasta los aviones de combate MIG, la mayor parte de los cuales necesitan ser renovados después de por lo menos dos décadas de uso.

A finales del pasado año llegaron al puerto de La Habana barcos rusos de guerra y en Moscú se ha hablado de la posibilidad de que sus bombarderos estratégicos puedan usar los aeropuertos cubanos para reabastecerse.

Sin embargo, es muy difícil que se restablezca la relación que existía con la Unión Soviética, ambos países buscan un mejor entendimiento con EE.UU. y cualquier actividad militar sospechosa podría afectar los esfuerzos diplomáticos en marcha.

Lea: Moscú y La Habana estrechan lazos

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.