¿Te contaron el de Lugo?

Damiana Hortensia Morán Amarilla
Image caption Morán Amarilla asegura que el hijo nació producto de "un gran amor".

"¿Estás seguro de que tus hijos son tuyos?"

Ésa es una de las bromas con las que los paraguayos se mofan unos a otros, en medio del escándalo que sacude al país por la aparición de diversas mujeres que aseguran haber concebido hijos con el presidente de Paraguay, Fernando Lugo.

El anuncio de una tercera mujer, que este miércoles afirmó haber tenido un hijo de un año y medio con el mandatario, sólo ha aumentado la jocosidad entre los ciudadanos, que ya especulan y rumorean sobre cuántos más casos podrían salir a la luz.

Damiana Hortensia Morán Amarilla, de 39 años, dijo a la prensa que su hijo fue fruto de "un gran amor" con el ex religioso, que comenzó hace cinco años, cuando ella trabajaba en tareas pastorales, y se intensificó luego de que Lugo renunciara a sus funciones sacerdotales.

"No necesito dinero, ni que dé su apellido al hijo, porque yo puedo mantener a mi familia", señaló la mujer, una dirigente social y propietaria de una guardería.

"Sólo quería que (Lugo) supiera la verdad", afirmó, para explicar su presencia ante los medios.

El caso de Morán Amarilla se suma al de Benigna Leguizamón, una joven de Ciudad del Este que el martes presentó una denuncia por filiación contra el mandatario, a quien acusa de ser padre de uno de sus cuatro hijos, de seis años.

En tanto la semana pasada, Lugo admitió ser padre de Guillermo Armindo, un niño de dos años, que nació tras una relación del entonces obispo de San Pedro con Viviana Carrillo, de 26.

Reír por no llorar

La polémica que surgió por la aparición de estos casos llevó a Lugo a suspender un viaje a Washington, previsto para este miércoles.

El mandatario explicó que debía quedarse para ocuparse de "asuntos de Estado".

Para la periodista paraguaya Brigitte Colman, el ambiente de jocosidad que se vive en el país esconde en realidad una gran tristeza.

"Nos duele menos si nos reímos", explicó a BBC Mundo.

La periodista del diario Última Hora cree que el humor está dando lugar a la vergüenza, a medida que siguen surgiendo nuevos reclamos contra el mandatario.

"Ya nos estamos empezando a avergonzar por cómo nos están viendo fuera", señaló, agregando que la suspensión del viaje de Lugo podía ser una señal de que "capaz él también está empezando a sentir eso mismo".

Problemas de paternidad

Colman espera que toda esta polémica sirva para crear conciencia sobre el problema de los niños no reconocidos en el país.

Según estimaciones locales, sólo siete de cada diez padres reconocen a sus hijos en Paraguay.

Es por ello, dicen algunos, que no todos se vieron sorprendidos por las acusaciones contra Lugo.

Sin embargo el hecho de que el mandatario haya sido obispo cuando ocurrieron los eventos que se le imputan, sí ha molestado a muchos en el país, de mayoría católica.

Algunos con los que habló BBC Mundo también se mostraron decepcionados con el presidente, que hasta el momento había negado las acusaciones de paternidad realizadas por la oposición.

"A Lugo se lo eligió con gran expectativa y se confió en él como un hombre que decía la verdad", dijo Pedro Kriskovich a este medio.

Quienes sostienen esta postura, aseguran que el escándalo desatado la semana última muestra que Lugo es simplemente "un político más".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.