Clinton: Obama no le tiene miedo al saludo

Barack Obama, presidente de EE.UU.
Image caption Obama se reunió con Chávez en la Cumbre las Américas que se llevó a cabo en Trinidad y Tobago.

El apretón de manos entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el mandatario venezolano Hugo Chávez en la cumbre de las Américas duró menos de un minuto, pero el debate que ha desatado este saludo en Washington, sigue caliente días después de la culminación del evento.

Para la Casa Blanca, el gesto de Obama con el presidente venezolano demuestra un cambio de la política de Washington hacia Latinoamérica y una apertura al dialogo con los rivales de Estados Unidos, que además de ser una promesa de campaña, señala una nueva era en la diplomacia del país.

Para el liderazgo republicano, sin embargo, la interacción de Obama con Chávez fue una señal de debilidad que daña la imagen de Estados Unidos en el mundo.

Obama: víctima de la "propaganda de Chávez"

El congresista republicano de Indiana, Mike Pence, aseguró que la acción de Obama ha convertido al presidente de Estados Unidos en un objeto de propaganda para promover "la imagen y los intereses del muy anti-americano dictador socialista de Venezuela".

Según Pence, el presidente Chávez, quien "quisiera ser (Fidel) Castro" ha desatado una campaña contra los medios de comunicación y sus opositores políticos, y no ha querido colaborar con Estados Unidos en sus iniciativas contra el narco-terrorismo en la región.

El congresista lamentó que Obama se haya mostrado amable con un "dictador" que clasificó al anterior presidente de Estados Unidos, George W. Bush, como "algún tipo de demonio".

Penco no ha podido dirigir sus críticas directamente al presidente Obama, pero como integrante del comité de relaciones exteriores de la Cámara de Representantes, tuvo la oportunidad de cuestionar directamente a la jefa de la diplomacia de Estados Unidos, Hillary Clinton, en una audiencia ante el Congreso.

Hillary Clinton, no tuvo problema en responder.

Image caption De acuerdo con Clinton, EE.UU. puede buscar "oportunidades" con Chávez.

No hay que tenerle miedo al saludo.

Para la secretaria de Estado, quien estuvo presente cuando se dio el comentado encuentro, el alboroto que se ha generado alrededor de este gesto es sorprendentemente "divertido" observar y no debe sorprender a nadie el hecho que Chávez tiene un buen radar para "saber dónde están las cámaras".

"El presidente Obama tiene razón al decir, "¿sabes, porqué deberíamos tenerle miedo a un apretón de manos?", dijo Clinton tras ser cuestionada sobre el tema por el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Clinton agregó que la política de Washington de los últimos ocho años con respecto a Venezuela no ha dado resultados productivos y que sin abandonar sus principios y valores, Estados Unidos puede buscar "oportunidades" con Chávez.

Entre estas oportunidades se vislumbra la restauración formal de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Venezuela, ya que ambos gobiernos están en conversaciones para volver a reestablecer a sus embajadores.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs también defendió el gesto de Obama frente a las críticas de los republicanos.

De la protesta al aplauso

"El presidente hizo campaña en base a una política de cambio en cuanto a nuestra política exterior...Tenemos un fuerte interés nacional en que la región (Latinoamérica) sea estable y segura", dijo Gibbs en una conferencia de prensa.

El vocero recordó que mientras que en la anterior cumbre de las Américas el presidente de Estados Unidos fue recibido con protestas y la quema de su imagen, este no fue el caso durante el viaje de Obama, quien fue recibido con aplausos y sonrisas.

Sin embargo estas explicaciones no dejan conforme al liderazgo republicano.

"Esta acción de Obama le da un mensaje equivocado a nuestros aliados, Chávez ha sido muy anti americano, representa valores que van en contra de Estados Unidos, y la manera en la cual se está comportando el presidente Obama con el dictador, está legitimando los actos de Chávez", dijo a BBC Mundo, Andeliz Castillo, portavoz de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes.

Con Cuba "no será tan fácil"

Para Castillo, los cambios de política de la administración Obama hacia Cuba y el debate acerca de la posibilidad de levantar el embargo a la isla, también son preocupantes.

"Los que argumentan que hay que levantar el embargo dicen que los turistas son los mejores embajadores para llevar la libertad y la democracia a Cuba, pero los europeos y canadienses llevan años viajando a Cuba y nada", señaló Castillo.

Castillo reconoce que en este momento los republicanos como minoría no tienen poder para cambiar la conducta diplomática de Obama y que no quieren ser vistos como el partido del "no a todo", pero advirtió que si Casa Blanca quiere levantar el embargo a Cuba, sin la liberación de los presos políticos, elecciones abiertas y otros cambios políticos, enfrentará la oposición de congresistas claves en el Capitolio.

Porque Obama no le tiene que pedir permiso a nadie para saludar a otro jefe de estado, pero para levantar el embargo a Cuba, tiene que esperar la luz verde del Congreso.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.