"Se debe restaurar el diálogo con Cuba"

Wayne Smith (foto:Raquel Pérez)
Image caption Wayne Smith empezó la Oficina de Intereses de EE.UU. en La Habana.

Wayne Smith es un veterano diplomático estadounidense que llegó por primera vez a Cuba en julio de 1958 como tercer secretario de la embajada de su país y se mantuvo en la isla hasta la ruptura de relaciones el 3 de enero de 1961.

"En ese momento me prometí volver con el primer grupo de diplomáticos que llegase a la isla", recuerda.

Smith hizo su sueño realidad 16 años después cuando regresó a La Habana para abrir la Oficina de Intereses de EE.UU. (SINA), una virtual embajada que alberga alrededor de 200 diplomáticos. Fue nombrado por el presidente Jimmy Carter y se mantuvo en el puesto hasta 1982, cuando comprendió que el recién electo Ronald Reagan no tenía intenciones de mejorar la política con la isla.

Fue entonces que Wayne Smith renunció a su carrera diplomática y se dedicó al trabajo como profesor y en centros de estudio y análisis desde donde intenta "alentar una política más sensata hacia Cuba".

En su visita a La Habana aceptó conversar con BBC Mundo.

¿Hay condiciones para una negociación del diferendo entre Cuba y los EE.UU.?

Hay mejores condiciones, pero en realidad no podrían ser peores que en la época de (George W.) Bush, la peor de la historia.

Que las condiciones son mejores lo demuestran todas las encuestas que indican que la inmensa mayoría del pueblo estadounidense quiere mejorar relaciones con Cuba. En el Congreso también existe un movimiento para cambiar las cosas, en este momento hay dos proyectos para levantar las restricciones de viajes de los ciudadanos estadounidenses.

Aun así yo estoy un poco decepcionado, pensé que Obama iba a cambiar todo, rápida y dramáticamente. Pero hasta ahora lo único que ha hecho es levantar las restricciones de viajes y remesas de los cubano-americanos.

Su retórica es ambigua, aun no ha dejado claro que su objetivo sea mejorar las relaciones. De todas formas solo lleva 100 días y yo creo antes de los cuatro años veremos cambios importantes en las relaciones.

¿Podría comparar los pasos dados por Obama con los que dio Carter?

Carter dijo desde un comienzo que íbamos a cambiar nuestras actitudes, que mantendríamos un diálogo, abrimos la SINA como canal de comunicaciones para resolver nuestras diferencias.

La idea era empezar un diálogo y resolver paso a paso nuestros desacuerdos. Después pasaron otras cosas como las declaraciones del Director de Seguridad Nacional, Zbigniew Brezinski, y la invasión cubana de Etiopía.

Obama no ha dado la idea clara de querer empezar un dialogo como el propuesto por Carter. Ha levantado las restricciones a los cubano-americanos pero ahora está indicando que el próximo paso lo deben dar los cubanos cuando en realidad nos toca a nosotros.

¿Hay mucha desconfianza, qué deberían hacer ambos para cambiar eso?

Para Obama es muy fácil, sólo empezar un diálogo. Hace años que aquí en La Habana los diplomáticos de EE.UU. no hablan con el Ministerio de Relaciones Exteriores, lo mismo que ocurre con los representantes cubanos en Washington.

Debemos restablecer un diálogo y Obama debe dejar bien claro que quiere comenzar ese proceso. En este sentido el próximo paso no le corresponde a Cuba sino a las dos partes.

¿Qué podría hacer Cuba?

Yo diría que Cuba puede indicar de una manera más clara que realmente quiere un diálogo con EE.UU., que quiere mejorar las relaciones. Sin embargo, recalco que mucho depende de EE.UU.

¿Qué propuestas le ha presentado usted al gobierno de Obama?

Exactamente eso, iniciar un diálogo, levantar las restricciones sobre viajes, sacar a Cuba de la lista de países terroristas, empezar a dar visas a cubanos dentro del intercambio académico y cultural.

La administración de Obama sabe muy bien cuál es nuestra posición y la de muchos otros académicos, insistimos en cambiar las relaciones y en tener una nueva política.

Hay quien dice que al gobierno cubano no le interesa perder el bloqueo y a su enemigo porque ambos son una excelente excusa.

Yo no estoy de acuerdo. Puede haber sido cierto en el pasado, no lo sé.

Ahora Cuba tiene dificultades económicas, especialmente después de los tres huracanes.

Poder decir que "todo es culpa del bloqueo" no cambia nada, no ayuda en nada, en cambio tener comercio con EE.UU. sería muy útil.

¿Su voz es escuchada en Washington y en La Habana?

No creo que me escuchen en Washington. Aquí en La Habana puedo hablar con los cubanos y creo que aceptan algunos de mis consejos.

¿Estaría dispuesto a ser un puente entre La Habana y Washington?

Por supuesto que sí, pero hasta ahora soy un puente sin pasajeros y no soy el único. Obama se negó a recibir incluso a los congresistas que visitaron recientemente Cuba.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.