Bolivia y Paraguay, en paz al fin

Los presidentes de Argentina, Bolivia y Paraguay, en el acuerdo sobre la Guerra del Chaco.
Image caption Cristina Fernández entregó a los mandatarios la memoria final de la Comisión que trazó la frontera.

Después de más 70 años, Bolivia y Paraguay dieron por terminado un diferendo limítrofe que los llevó a enfrentarse militarmente en 1932.

Los mandatarios de Bolivia, Evo Morales, y de Paraguay, Fernando Lugo, acordaron este lunes en Argentina la demarcación definitiva del límite entre ambos países.

La anfitriona del evento, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, les entregó a los mandatarios el documento final de la comisión que trazó la frontera, dando así punto final al Tratado de Paz que firmaron ambos países tras la Guerra del Chaco.

Este conflicto enfrentó a Bolivia y Paraguay entre 1932 y 1935, causando la muerte de unos 55 mil soldados bolivianos y unos 45 mil paraguayos, en su mayoría por enfermedades y falta de agua.

La guerra -una de las más sangrientas del siglo XX en el continente americano- tuvo también un alto costo económico y social para ambas naciones.

Según los expertos, a pesar de tratarse de una región árida y despoblada, el Chaco boreal -la zona en disputa- tenía gran importancia estratégica ya que por allí fluye el Río Paraguay, considerado una puerta de salida al Océano Atlántico.

El acceso al mar tenía gran atractivo para ambos países, los únicos dos de América del Sur sin costa. Las especulaciones sobre posibles yacimientos petrolíferos en la zona también alimentaron el conflicto, aunque años más tarde se comprobó que estos no existían.

Largo Tratado de Paz

El Tratado de Paz, Amistad y Límites, firmado el 21 de julio de 1938 en Buenos Aires, puso fin a la guerra, otorgándole a Paraguay la soberanía de cerca del 75% de la zona en litigio, y dándole a Bolivia el resto, incluyendo el acceso al río Paraguay.

El Tratado también estableció la creación de la Comisión Mixta Demarcadora de Límites, integrada por delegados de Bolivia y Paraguay, y por los países garantes del Tratado: Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Perú y Uruguay.

El acercamiento entre ambos países se dio gracias a las gestiones, entre otros, del entonces canciller argentino, Carlos Saavedra Lamas, quien fue galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1936 por sus esfuerzos.

Argentina fue elegida para ejercer la presidencia de la Comisión.

Cumpliendo con las disposiciones del Tratado y del Laudo Arbitral del 10 de octubre de 1938, la comisión llevó a cabo los trabajos de delimitación en el terreno, concluyendo sus tareas en 2007.

En una ceremonia este lunes, el canciller argentino, Jorge Taiana, recibió el informe final y firmó junto con sus pares de Bolivia, David Choquehuanca, y de Paraguay, Alejandro Hamed Franco, el acta de cumplimiento y ejecución del Tratado de Paz, Amistad y Límites.

Reacciones

"Para mí tiene una gran significación", señaló antes del evento el presidente Lugo, que debió soportar durante su visita el asedio de la prensa argentina, ansiosa por conocer detalles del escándalo por paternidad que lo involucra.

Image caption Lugo sugirió un intercambio energético entre ambos países ¿Señal del camino por venir?

"Qué lindo es que nuestras banderas se levanten juntas y que las acciones sean conjuntas", afirmó el líder paraguayo.

Por su parte Evo Morales culpó a las empresas trasnacionales y su sed de petróleo por el enfrentamiento entre ambos países, y afirmó que éste no hubiera ocurrido si él y Lugo hubieran estado en el poder en aquel entonces.

El analista internacional Atilio Borón coincide en que la buena relación que viven ambas naciones se debe en gran medida a la afinidad entre los líderes actuales.

"Por mucho tiempo hubo gran desconfianza y prejuicio entre ambos países. Había hostilidad por un lado, e indiferencia por el otro", dijo el experto a BBC Mundo.

"Recién hace 10 años hubo un acercamiento, que se aceleró con la llegada de Morales y Lugo", explicó, agregando que los sucesivos gobiernos autoritarios en ambas naciones retrasaron el proceso de integración.

Una señal del camino por venir podría ser la propuesta del mandatario paraguayo, que sugirió un intercambio energético entre ambos países, por el cual Paraguay podría cambiar la electricidad que genera por el gas boliviano.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.