Última actualización: domingo, 3 de mayo de 2009 - 01:02 GMT

"Los primeros casos fueron en EE.UU."

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

En entrevista exclusiva con BBC Mundo, el secretario de Salud de México, José Córdova, dijo que desde hace años el virus ha estado presente en Estados Unidos.

A continuación les presentamos la transcripción completa de la entrevista realizada en las instalaciones de la Secretaría de Salud en Ciudad de México.

Si uno sale a la calle aquí en Ciudad de México y conversa con la gente, muchos dicen que el gobierno no actuó a tiempo. ¿Cómo le responde a los ciudadanos comunes y corrientes que piensan que esta epidemia se podría haber evitado si el gobierno hubiese actuado más temprano?

Creo que hay suficientes evidencias para demostrar que actuamos a tiempo. La primera es que se trata de un virus nuevo. Si hubiera sido un virus conocido, bueno habría habido razón para decir, bueno, ¿por qué no lo descubrieron?

Las alertas sanitarias de este tipo no se dan con acciones sobre la población en general sino sobre el sistema de salud

Segundo, actuamos el mismo día que tuvimos la información de este virus nuevo, sólo unas horas después. Si eso no es actuar a tiempo, entonces no se qué es actuar a tiempo.

Ustedes recibieron la confirmación de que se trataba de un nuevo virus el día 23 de abril. Sin embargo se registraron casos previos que salían del patrón. ¿Por qué antes del día 23, antes de la confirmación, ustedes no pusieron en práctica un plan de alerta?

Pero por supuesto, el 16 de abril se decretó una alerta epidemiológica para todo el país.

Ese día tuvimos la confirmación de un caso en Oaxaca que fue precisamente el que nos alertó, pues como usted lo dice no era normal tener casos de influenza estacional tan agresivos fuera de la época.

Desde el día 16, cuando tuvimos este primer caso, establecimos el alerta y nos apoyamos para ver de qué tipo de virus se trataba, porque las pruebas hablaban de un A H1N1, pero en ninguna parte del mundo antes había estado descrita una epidemia por este virus.

¿Y cómo pusieron en práctica ese alerta?, ¿por qué la mayoría de la población no supo hasta el día 23, cuando ustedes lo anunciaron?

Las alertas sanitarias de este tipo no se dan con acciones sobre la población en general sino sobre el sistema de salud.

Allí, consiste en que el sistema de salud tiene especial cuidado en registrar los casos de problemas respiratorios graves y en tomar las muestras, etc. Eso se estableció desde el día 16.

Es muy diferente al día 23, cuando actuamos en una fase pre-pandémica, porque sabiendo que era un virus diferente y respiratorio y con el antecedente de la gripe aviar -para la cual estábamos preparados- entramos con todo y se hace del conocimiento general con acciones mucho más fuertes.

¿Cómo se explica que las muertes estén concentradas en México?, ¿por qué esto no ha ocurrido en otros países y por qué todavía sigue muriendo gente en México?

Si no se ataca con el medicamento los primeros tres días, el pronóstico puede ser malo


Primero porque hay gente que muere también en estas épocas. De hecho, hemos descartado ya por lo menos un tercio de los casos que evidentemente no correspondieron, pero que teníamos que tener la notificación porque, sino, se iban a ir sin que lo supiéramos. Entonces se incluyeron muchos casos de más.

Segundo, como no sabíamos que era un virus diferente, pues en ese momento no se utilizó un medicamento diferente. En el momento que lo supimos, se empezó a utilizar el medicamento que cura, que es el oseltamir, el zanamivir.

Los casos que han permanecido delicados son porque han ido más tarde al hospital.

Pero, también, por otros factores, la tasa de ataque también ha sido importante entre la población de 21 y 40 años. Como esto inicia como un catarro muy fuerte, a veces los jóvenes piensan: "Con dos o tres pastillas se me quita". Si no se ataca con el medicamento los primeros tres días, el pronóstico puede ser malo.

Si ustedes están aplicando los antivirales y la gente está yendo a los hospitales ¿por qué siguen muriendo?

No, no, se han disminuido. Lo que está pasando es con los casos que se quedaron hospitalizados y con los casos que llegan tardíamente. Incluso, hace dos días implementamos otra estrategia con unidades móviles para ir a buscar a los pacientes, para ir a ofrecerles el servicio y con esto estamos viendo una disminución de los ingresos a los hospitales.

Usted dijo que al comienzo de esta crisis -como había sido difícil diagnosticar los casos- el gobierno había reaccionado de más, pues le informaron a la Organización Mundial de la Salud que se trataba de 60 muertes y luego resultó que no era así. Como secretario de Salud, ¿está dispuesto a asumir el costo político?

(Los) primeros casos que se describieron fueron precisamente de gente del sur, de California y de Texas


Nosotros informamos de los casos de fallecimientos probables o sospechosos, pero por supuesto, incluso a la Organización Mundial de la Salud -con la que hemos trabajado estrechamente todo el tiempo- le informamos cuáles habían sido los criterios de definición, pero también ellos sabían que estos casos no estaban confirmados por el nuevo virus.

En la primera muestra fueron 16 casos que se confirmaron y que se confirmarían posteriormente. Eran casos sospechosos.

¿Reconoce que hubo una sobre reacción en un primer momento por parte del gobierno mexicano?

No es una sobre reacción propiamente, es tratar de que podamos tener el registro de los casos para poder hacer un estudio más completo.

Sobre el perfil de las víctimas, se sabe que las edades oscilan entre los 21 y 40 años, que son más mujeres que hombres, ¿provienen de familias con escasos recursos?

En general, no hay una diferencia en cuanto a la clase social. La mayoría son de clase media.

¿Tiene destalles al respecto, han hecho estudios o evaluaciones?

De los caso confirmados, sí.

Con respecto al origen de este virus, sabemos que hay diferentes hipótesis y teorías y que no hay nada comprobado. Sin embargo, hay casos que se presentaron en Estados Unidos hacia finales de marzo e incluso algunos hacia finales de 2008. ¿Usted diría que hay una alta probabilidad de que este virus haya comenzado en Estados Unidos?

El estudio de los casos es lo que en un momento dado puede permitir determinar dónde se dieron los primeros casos y de dónde provenían


Desde 1976 se describieron los primeros casos en Estados Unidos. Y después en 1988 y después en el 2007. Entonces, este virus de alguna manera ha existido, pero en ningún caso había llegado a producir un evento tan grande.

Pero el virus estaba circulando y estos primeros casos que se describieron fueron precisamente de gente del sur, de California y de Texas.

¿Cuál es la hipótesis más plausible con respecto al origen del virus en este momento?

Es muy difícil, necesitamos más elementos. El estudio de los casos es lo que en un momento dado puede permitir determinar dónde se dieron los primeros casos y de dónde provenían.

En BBC Mundo entrevistamos a científicos estadounidenses y epidemiólogos y nos decían que, hablando de la influenza estacional, el promedio de la gente que muere con respecto al universo de contagiados es de aproximadamente 1%. Cuando ustedes informaban de las muertes probables en México, hablaban en el último informe de 170 fallecidos. Si asumimos que eso es más o menos así y si aplicamos la medida del 1%, estaríamos hablando de más de 15.000 contagiados. ¿Es posible eso, que en México hayan miles de miles de contagiados?

A mí me parece que la reacción fue rápida, fue correcta


De esos 170 iniciales, se descartaron 60. Por eso, es aventurado poder hacer una traslación de cifras con casos de los cuales no se tenía evidencia clínica para ser considerados como tales.

Creo que esta extrapolación se va a poder dar de una manera más sólida ahora que todos los casos nuevos están siendo estudiados a través de esta prueba de confirmación.

¿Qué lecciones se pueden aprender de esta crisis?

Creo que se aprende mucho. Primero, la sospecha clínica o la capacidad de poder, en un momento dado, pensar que estamos ante un problema infeccioso diferente, debe existir siempre cuando el comportamiento no es el habitual.

A mí me parece que la reacción fue rápida, fue correcta. De hecho, la sospecha existió. Por ello fue que se solicitó el apoyo para investigar si no había otro virus que nuestros laboratorios no habían descubierto. Eso nos permitió tener este resultado y poder atacar en consecuencia.

Las lecciones las vamos a ir aprendiendo de otras situaciones como por ejemplo: el comportamiento del virus -ahora que tengamos todos los casos comprobados- el análisis de todas las estadísticas, la distribución, la tasa de ataque, los grupos más afectados, las respuestas al tratamiento que, mientras más temprano se implemente, la curación es prácticamente total.

La amenaza de la gripe porcina

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.