Fin de algunas restricciones

Trabajadores en restaurante mexicano
Image caption Los restaurantes en México estaban restringidos a vender comida sólo para consumo en domicilio.

Mientras varios países han optado por mantener medidas como las de la suspensión de sus vuelos hacia y desde México -como es el caso de Perú, Ecuador, Cuba y Argentina- en en este país los restaurantes y los cafés en el Distrito Federal empezarán a abrir a partir del miércoles, después de una caída en el contagio de la gripe porcina.

Las bibliotecas, los museos y las iglesias harán lo mismo un día después, pero las salas de cine, los teatros y los bares permanecerán cerrados, informó el despacho del alcalde de la capital mexicana.

Las autoridades locales tampoco han decidido aún cuándo las escuelas y las empresas en todo el país podrán reanudar actividades.

Aunque hasta el momento sólo se ha registrado una muerte fuera de México, donde se sospecha que el virus ha cobrado 101 vidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó que la verdadera prueba vendrá con el inicio de las gripes estacionales.

Sin embargo, la directora de la OMS, Margaret Chan, intentó calmar los temores de que la gripe porcina podría convertirse en una pandemia similar a la influenza española que cobró decenas de millones de víctimas a finales de la Primera Guerra Mundial.

"No hay señales de que estemos enfrentando una situación similar a la de 1918", dijo a los medios el lunes.

Un total de 1,003 casos del virus se han reportado oficialmente en 20 países, añadió. La transmisión persona a persona se ha confirmado en seis países.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, señaló que la OMS no planea elevar la alerta de pandemia a su más alto nivel si el brote continúa desarrollándose con el patrón actual.

Discriminación

El control de la enfermedad en México se atribuye al virtual cierre de todas las actividades públicas y privadas en el país, una medida que ha afectado fuertemente la economía del país.

Image caption Calderón criticó a los países que toman medidas injustificadas contra ciudadanos mexicanos.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, se dirigió a la nación por televisión para informar que tanto el cierre, como una agresiva campaña de información, parecían haber aminorado la extensión del contagio.

En el mismo discurso, Calderón criticó a aquellos que han extremado sus medidas contra los ciudadanos mexicanos guiados por la "desinformación y la ignorancia".

Fue una clara alusión a China, cuyas autoridades decidieron aislar a unos mexicanos que viajaban por el país asiático por temor al contagio del virus A H1N1.

México envió un avión a China para facilitar el regreso de al menos 70 sus connacionales varados en el país asiático, después de que el gobierno chino los pusiera en cuarentena.

Las autoridades chinas argumentaron que habían aislado a los pasajeros que compartieron el vuelo con un mexicano infectado por "razones exclusivamente médicas" y que la medida no era en absoluto un acto de discriminación.

"Las medidas concernientes no están dirigidas a los ciudadanos mexicanos", enfatizó el portavoz de la cancillería china, Ma Zhaoxu, y manifestó también la disposición de China a "cooperar con México y sumar esfuerzos para combatir la situación de epidemia".

Ma Zhaoxu recordó además que su país y México tienen una relación amistosa y que Pekín, la relación con el país norteamericano es importante (México, después de Brasil, es el segundo socio comercial más importante de China en América Latina).

Vea: Mexicanos discriminados por el virus

No obstante, según señala el corresponsal de la BBC en México Stephen Gibbs, hoy en día las relaciones diplomáticas entre ambos países no atraviesan su mejor momento: Calderón recomendó a sus ciudadanos no viajar a ese país hasta que corrijan lo que calificó de actitudes discriminatorias y China mantuvo su silencio frente al envío del avión mexicano.

En el campo de juego

La renuencia por parte de algunos países a establecer un contacto cercano con los mexicanos -por temor a "importar" el virus- también parece haberse extendido al campo del deporte.

Como explica Cecilia Barría, corresponsal de BBC Mundo en México, Colombia y Chile se negaron a facilitar sus estadios para que los equipos mexicanos Chivas de Guadalajara y San Luis jugaran sendos partidos en el marco de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Asimismo, los jugadores del Chivas denunciaron que fueron "tratados como leprosos" por hinchas y jugadores del equipo chileno durante un partido en la ciudad chilena de Viña del Mar.

Por lo pronto se ha decidido posponer por una semana los partidos en los que participa algún equipo mexicano y -feriado de por medio- la Federación Sudamericana de Fútbol aún no ha logrado fijar una fecha y -menos aún un lugar- donde los partidos se puedan llevar a cabo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.