Denuncian candidatura de Kirchner

El ex presidente de Argentina, Nestor Kirchner, durante un acto electoral en Buenos Aires. 11 de mayo de 2009.
Image caption Según estipula la ley electoral, para ser candidato se necesita un mínimo de dos años de residencia en el distrito a representar.

Pasaron poco más de 24 horas desde que Néstor Kirchner oficializó su candidatura como diputado para las próximas elecciones legislativas de Argentina, y los reclamos de la oposición no tardaron en llegar.

La Unión Cívica Radical (UCR) presentó un pedido formal ante la Justicia Electoral bonaerense para impugnar la nominación del ex presidente, por supuestas irregularidades con su domicilio.

Acusan a Kirchner, ahora primer candidato a diputado por el oficialista Frente para la Victoria (o peronismo) en la provincia de Buenos Aires, de documentar un rápido cambio de residencia para, según la ley, quedar habilitado para la contienda en este distrito.

"(Kirchner) debería mirar su situación porque está 'flojo de papeles' por donde se lo mire", alertó el titular de la UCR, Gerardo Morales, quien solicitó que "se investigue" a los responsables de modificar los padrones.

Lo que dice la ley

Según estipula la ley electoral argentina, para ser candidato se necesita un mínimo de dos años de residencia en el distrito a representar.

En el caso de Kirchner, oriundo de la provincia patagónica de Santa Cruz y ahora aspirante a la diputación por Buenos Aires, ese plazo se cumpliría en diciembre próximo.

Para el cómputo, dicen los juristas, no se tiene en cuenta la permanencia del ex mandatario en suelo bonaerense durante su gestión (2203-2007), por considerarse "desempeño de una función federal", así definida por la Constitución.

En la maraña de tecnicismos legales, la oposición encontró argumentos para enfrentar al candidato peronista antes de llegar a las urnas.

"Hasta hace dos meses, (Kirchner) aparecía en los padrones de Santa Cruz, ahora aparece en los padrones de la provincia de Buenos Aires y con dos años de antigüedad", denunció Morales.

El jefe de la UCR lideró la presentación judicial, respaldada también por Ricardo Gil Lavedra, candidato a diputado por el Acuerdo Cívico y Social porteño, y el líder del radicalismo en la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador.

Image caption El partido de Kirchner defendió al candidato argumentando que reside en Olivos en carácter de cónyuge.

"Una característica pública que tiene Kirchner es la de ser 'pingüino patagónico' y ahora, de los pelos, viene a la provincia a tomarla como un botín. Kirchner no puede representarnos porque no conoce la problemática de Buenos Aires", declaró por su parte Margarita Stolbizer, en diálogo con BBC Mundo, quien criticó la candidatura aunque no se sumó a las denuncias.

Candidata por el Acuerdo Cívico y Social, Stolbizer será una de las principales contrincantes directas de Kirchner en los comicios del 28 de junio, junto al también opositor Francisco de Narváez, representante del peronismo disidente.

Residencia oficial

Para desestimar la legitimidad del domicilio, la oposición alega que el ex mandatario no puede fijar residencia en un bien de Estado, como es la Quinta de Olivos, la casa presidencial que Kirchner ocupa junto con su esposa y actual mandataria, Cristina Fernández.

El ex mandatario, por su parte, evitó el tema durante su primer acto oficial de campaña: un recorrido por la localidad de Quilmes, al sur de la capital argentina.

"No vale la pena hablar de eso", declaró.

El apoderado de su partido, en tanto, salió al cruce de las acusaciones al decir que no hay inhibición alguna para el ex mandatario, porque reside en Olivos en carácter de cónyuge y su casa es "una residencia como cualquier otra".

No a las "testimoniales"

En la solicitud de impugnación, el radicalismo también apuntó al segundo en la lista de Kirchner, el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y al cuarto candidato, Sergio Massa, jefe de gabinete de Cristina Fernández.

A ambos los calificó de postulantes "falsos", inscritos en las boletas electorales por el sistema de "candidaturas testimoniales" sugerido por el mismo Néstor Kirchner.

Según la propuesta del ex mandatario, unos 40 intendentes y gobernadores que gozan de buena reputación entre los ciudadanos de sus localidades se sumaron a las listas para arrastrar votos, aunque, de ganar, de antemano se sabe que no asumirían los cargos para los que fueron elegidos.

Para la oposición radical, este modelo de postulación defrauda a los electores y atenta contra los principios básicos de la democracia representativa.

"Si Scioli va a ser candidato a diputado, que renuncie a su cargo como gobernador y se lo diga a la sociedad", reclamó Gil Lavedra ante la prensa.

Y agregó, indignado: "Las testimoniales no compiten, son falsas, son 'truchas'".

Poco interés

Sin embargo, los analistas coinciden en que, a la hora de depositar el voto, son pocos los ciudadanos preocupados por elegir a un candidato "fantasma" y saber que éste será reemplazado por otro.

"Las candidaturas testimoniales son polémicas en términos dogmáticos, en función del espíritu de la Constitución, según el cual se espera que los candidatos asuman sus cargos en lo que debía ser el funcionamiento normal de una democracia representativa", reflexiona el consultor político Ricardo Rouvier, en charla con BBC Mundo.

"Pero a la mayoría de la gente no le importa", señala el experto, basándose en sus relevamientos recientes del escenario político argentino.

Y los demás partidos de oposición tampoco alzaron la voz.

La cabeza de la alianza Propuesta Republicana (PRO) y actual jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, dijo no coincidir con la estrategia oficialista, pero negó que su partido vaya a hacer denuncias similares.

Ahora, la Justicia tiene 5 días -desde el cierre de las listas, el sábado-, para revisar las postulaciones y evaluar presuntas irregularidades.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.