Comienza el TLC entre Chile y Colombia

Álvaro Uribe
Image caption El presidente colombiano aseguró que estos acuerdos garantizan calidad en el empleo.

En medio de la más grave crisis económica mundial de los últimos años -y cuando muchos países han optado por cerrarse- entró en vigor un tratado de libre comercio entre Chile y Colombia, que había sido firmado en 2006.

"Chile y Colombia tienen economías complementarias, cuya oferta exportable no compite entre sí, y además, modelos productivos muy similares", declara a BBC Mundo Mauricio Reina, del centro de estudios económicos Fedesarrollo, ex viceministro de comercio exterior de Colombia.

Eso explica el entusiasmo con el que el canciller chileno, Mariano Fernández, se refirió en Bogotá a la entrada en vigencia del tratado.

Según Fernández, este es el tratado de libre comercio "más profundo" firmado por Chile en América Latina.

"Los beneficios para todos los colombianos es que van a tener más disponibilidad, más segura de los productos chilenos y que esperamos también que los chilenos tengamos más productos colombianos", expresó el canciller.

En la misma tónica habló el presidente colombiano, Álvaro Uribe, para quien "estos acuerdos son garantía de calidad en el empleo".

Al participar en una ceremonia con empresarios de los dos países, Uribe subrayó que el acuerdo es "de última generación, ya que incluye campos del comercio, servicios, compras gubernamentales e inversión".

Comercio e inversiones

Los gobiernos de los dos países quieren incrementar sustancialmente el intercambio comercial, que en 2008 llegó a 2.800 millones de dólares.

Mientras Colombia le vende a Chile productos como carbón, azúcar, químicos, medicamentos e hilados, le compra a ese país productos de cobre, manzanas, pasta de madera, papeles y cartones, entre otros.

Pero, además, en los últimos años Chile se convirtió en el cuarto país que más inversión extranjera ha hecho en Colombia.

Las principales inversiones chilenas en Colombia tienen que ver con generación y distribución de electricidad, servicios financieros y de salud, transporte naviero y establecimientos de comercio.

Contrario al entusiasmo de los dos gobiernos, algunos sectores expresaron sus críticas. Por ejemplo, la Red Colombiana de Acción contra el Libre Comercio, Recalca, se opone al TLC con Chile, como a los demás tratados que ha firmado Colombia con Estados Unidos, Canadá y el Triángulo Norte de Centroamérica.

"Estos TLC son una forma de lograr un Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, Alca, por la puerta de atrás", le dice a BBC Mundo Enrique Daza, vocero de Recalca.

"A la medida de las multinacionales"

Daza insiste en que ese modelo de TLC está hecho a la "medida de las multinacionales, que buscan mano de obra barata en todos estos países".

Por el contrario, Mauricio Reina considera que el TLC con Chile es un paso más de Colombia "para avanzar en su todavía precaria internacionalización".

"La estrategia colombiana ha consistido en firmar tratados de libre comercio, suscribir convenios que eviten la doble tributación de las empresas y acuerdos de protección a las inversiones extranjeras", explica el experto.

Uribe dijo que el TLC "es un acuerdo que en buena hora les dice a esos numerosísimos inversionistas chilenos que están en Colombia: sigan invirtiendo que aquí entra otro instrumento a respaldarlo, este acuerdo".

Reina admite que este no es el mejor momento para que entre a regir un TLC y subraya que, en medio de la crisis económica, Colombia se alinea con Chile, Perú y México, y marca distancias con Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.