100 libros esenciales de la “revolución”

Librería en Caracas
Image caption Leer "es puntal en la construcción de los valores socialistas", considera el gobierno.

Por las calles del centro de Caracas, frente al edificio de la antigua Biblioteca Nacional, un vendedor ambulante pregona con su cántico cansado: "Lleeeeve ´Las venas abiertas´...mire la nuuuuueva Ley del Trabajo".

Un poco más abajo, un anciano que parece que echó raíces bajo la loza de mármol de las llamadas Torres de El Silencio duerme apoyado sobre una torre, pero de libros desgastados que presuntamente trata de vender. Tiene de todo, desde "La cocina mediterránea" hasta el "Álgebra" de Baldor.

Media cuadra más adelante, un joven que atiende un improvisado puesto de llamadas por teléfono celular parece que hizo negocio con el "buhonero" de la Biblioteca.

Está embebido en la lectura de "Las venas abiertas de América Latina", el trabajo del uruguayo Eduardo Galeano que se convirtió recientemente en un bestseller, después de que el presidente Hugo Chávez se lo regalara a su par estadounidense, Barack Obama.

Ni la "Cocina", el "Álgebra", ni tampoco "Las Venas..." forman parte de los 100 libros esenciales que el gobierno del presidente Hugo Chávez aspira poner en manos del buhonero, el anciano, el centralista telefónico y millones de otros venezolanos, a través del llamado Plan Revolucionario de Lectura (PRL), lanzado en abril de este año.

"Che, comandante del alba", "El terrorismo de Estado en Colombia", "Dictadura mediática en Venezuela", "Cuarenta y cinco poemas" de Rubén Darío, "Doña Bárbara" y "Manual práctico para las víctimas de la violencia intrafamiliar contra la mujer", son algunos de los cien títulos que conforman la primera etapa de este plan.

Pero el proyecto es polémico. Escritores y otras figuras de renombre en la cultura nacional, como la ex directora de la Biblioteca Nacional, Virginia Urdaneta, o el ex presidente del Consejo de la Cultura, Oscar Zambrano, lo han criticado por considerar que intenta ponerle "gríngolas" (anteojeras) al pensamiento, a través de libros que se identifican con una sola ideología.

BBC Mundo tuvo acceso a la "Primera guía teórico-práctica" para promotores del plan de lectura, que contiene las líneas del plan y que aquí exponemos en breve para que usted se forme su propia opinión.

Por la calle de en medio

Lo primero que se hace de notar es que no hay, en el gobierno, la pretensión de negar el carácter ideológico del PRL.

La "guía teórico-práctica" explica que leer "es puntal en la construcción de los valores y los principios socialistas que permitirán a nuestro pueblo seguir en su lucha emancipadora".

Sobre esta base, el PRL se propone estimular "la lectura cuyo contenido enriquezca el entendimiento de la condición humana, el conocimiento de la historia y la realidad social".

Según se manifiesta en el manual, para el "proyecto revolucionario" es un "reto inaplazable" hacer de Venezuela un país de "lectores y lectoras". ¿Cómo y de qué? Ahí está el detalle.

La unidad operativa del plan, a través de la cual se harán llegar los contenidos a las masas, es la "escuadra". Se trata de grupos conformados por un mínimo de diez personas, reunidas en torno a intereses literarios comunes. El gobierno le dará apoyo y les proveerá los libros.

Inicialmente, un grupo de "formadores estadales" saldrá a identificar promotores de lectura, para liderar las escuadras. La búsqueda comenzará en los Consejos Comunales, órganos de participación popular impulsados por el actual gobierno.

Pero también el PRL planea crear escuadras en "empresas de producción socialista, escuelas y liceos bolivarianos, bibliotecas públicas y otros espacios colectivos".

De la roja a la negra

El proyecto cuenta con que los grupos tendrán un efecto multiplicador, en tanto que de ellos surjan líderes que, a su vez, den origen a nuevos grupos.

Una vez que superan la etapa inicial de atracción y acercamiento, el Plan de Lectura prevé que las escuadras pasen por un proceso de evolución en cuatro etapas:

  1. - Escuadra roja o de autobiografía: que busca "motivar-enamorar a los participantes para que asuman una práctica lectora que favorezca la construcción de sujetos protagonistas de su propia existencia".
  2. Escuadra verde o de resimbolización: que se propone "aportar al desmontaje del imaginario capitalista a través de la lectura y discusión de textos sobre nuestros verdaderos símbolos".
  3. Escuadra naranja o de "pertenencia-pertinencia": cuyo objetivo es "consolidar al lector como sujeto individual y colectivo del proyecto de construcción socialista y bolivariano".
  4. Escuadra negra o de "resistencia militante": que intenta "compartir herramientas textuales para la resistencia cultural frente a la arremetida ideológica cultural del imperio".

Para cada una de las etapas hay una lista de lecturas recomendadas, así como una serie de estrategias que incluyen lecturas dramatizadas, sugerencia de finales alternativos, análisis de proverbios y dichos, estudio de las leyes promulgadas en tiempos de Hugo Chávez y promoción de los valores de protección familiar y diversidad étnica y sexual.

Las escuadras también tendrán por tarea efectuar una lectura crítica de los periódicos, "descubridora de las estrategias y operaciones psicológicas que la gran prensa burguesa usa contra nuestro proceso revolucionario y nuestro comandante".

El material saldrá de las editoriales del Estado. En la primera fase, las imprentas producirán 2.500.000 ejemplares, a razón de 25.000 copias de cada uno de los cien títulos que componen la "Colección Biblioteca Popular de los Consejos Comunales".

Según han declarado portavoces del Consejo de la Cultura, las escuadras de lectura son prioritarias para el ministerio del ramo, así que se espera un impulso definitivo de este plan en los próximos meses.

Venezuela: "sobran" y "faltan" libros

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.