'Aló Presidente', 10 años en televisión

Chávez, durante uno de sus últimos programas.
Image caption En su espacio hay llamadas en vivo, anuncios sobre política gubernamental e invitados especiales.

Este domingo se cumplieron 10 años del programa semanal de radio y televisión de Hugo Chávez.

Lo que comenzó siendo un programa de radio del entonces recién elegido presidente de Venezuela acabó convirtiéndose en 1999 en un programa televisado de varias horas de duración.

En él caben las llamadas en vivo, los anuncios sobre política gubernamental y los invitados especiales.

Y todo ello, plagado de polémica.

Durante una década, Chávez ha utilizado 'Aló Presidente' para develar sus nuevas medidas, rechazar críticas y recibir preguntas de sus espectadores.

Su público en el plató, vestido de rojo socialista de la cabeza a los pies, le ha visto burlarse de los líderes extranjeros, de la oposición y hasta de él mismo.

Bromas y ataques

Ha cantado baladas, contado chistes y lanzado amenazas en vivo y a toda la nación. Así que quedan pocas dudas de que 'Aló Presidente' no es un programa como cualquier otro.

En mitad del conflicto que llevó a Estados Unidos a Irak, Chávez se reservó para su programa una dosis de su particular diplomacia internacional a la hora de llamar al presidente George W. Bush "loco" y "borracho".

Pero también se ha centrado en oponentes de su propia región.

En uno de sus programas, durante un periodo de alta tensión entre Colombia y Venezuela que amenazaba con la posibilidad de un conflicto, Chávez ordenó a la cúpula militar enviar diez batallones a la frontera, algo que nunca se llegó a hacer.

El presidente ha presentado su espacio desde el interior de un rancho ganadero, desde una playa, granjas e instalaciones militares. Algunos de sus invitados fueron el futbolista Diego Maradona, el actor Danny Glober y el ex mandatario cubano Fidel Castro, que intervino por teléfono.

Espacio imprescindible

Image caption Algunos de sus invitados fueron el futbolista Diego Maradona y el mandatario Evo Morales.

Pero 'Aló Presidente' se ha convertido en mucho más que un programa itinerante.

Durante 10 años, Chávez ha puesto puntualmente frente al televisor a sus seguidores y oponentes.

Es el foro desde el que se conecta con los que le apoyan y se gana la antipatía de los que le critican. También se ha convertido en un elemento imprescindible de su imagen de gobernante del pueblo.

Incluso ha conseguido exportar el formato a países como Bolivia y Ecuador.

No importa si los venezolanos consideran a 'Aló Presidente' un arma de propaganda o lo mejor de la televisión. El programa parece estar hecho para permanecer en el aire tanto tiempo como Chávez esté en el poder.