Colombia: más tensión gobierno-Corte

Augusto Ibáñez, presidente de la Corte Suprema de Justicia de Colombia.
Image caption Ibañez dijo que hay malestar por lo que -cree- son "acciones criminales" del gobierno.

Las relaciones entre el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y la Corte Suprema de Justicia nunca han sido buenas durante los siete años de gobierno del mandatario y ahora, en vez de mejorar, parecen estar empeorando.

El episodio más reciente, que incluye la denuncia de interceptaciones y seguimientos ilegales a magistrados por parte del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) -la policía secreta que depende del jefe de Estado-, agitó nuevamente el ambiente.

"Han generado profundo malestar y sentida preocupación por los nefastos efectos que puede tener para nuestro sistema democrático y el orden institucional del país, en la medida que se trata de acciones criminales que socavan los derechos fundamentales", se quejó a BBC Mundo Augusto Ibáñez, presidente de la Corte Suprema.

El magistrado insistió en la necesidad de que el relator de las Naciones Unidas sobre la Independencia Judicial visite Colombia, pero el gobierno todavía no ha definido la fecha de la invitación.

"La presencia del relator de la ONU, cuando la situación de conflicto se acentúa, con peligro para la institucionalidad del país, se percibe no sólo como aconsejable sino también como necesaria, mucho más en momentos en los que Colombia despierta particular interés y atención de la comunidad internacional", afirmó Ibáñez.

Principal discrepancia

En cambio, otros como el procurador general Alejandro Ordóñez consideran que no es necesaria la presencia de un relator. "Me parece una solicitud apresurada, inoportuna y riesgosa", dijo el funcionario.

En declaraciones a BBC Mundo, el representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Christian Salazar, admitió que "desde hace varios años la relación entre el gobierno y la Corte Suprema de Justicia ha sido tensa".

Salazar agregó que esa tensión aumentó por las denuncias de los seguimientos. "Los magistrados vinculan esas interceptaciones directamente con los procesos judiciales que la Corte adelanta contra congresistas que estarían vinculados con los paramilitares", explicó.

Las investigaciones sobre el llamado escándalo de la "parapolítica" han sido la principal discrepancia entre Uribe y el máximo tribunal en los últimos tiempos.

Cruce de críticas

Uribe ha lanzado duras críticas al proceso judicial e incluso denunció penalmente a un ex presidente de la Corte Suprema, en momentos en que ese tribunal investigaba a Mario Uribe, uno de sus primos, por presuntos nexos con los paramilitares.

Image caption Uribe ha acusado al máximo tribunal de ser diligente con la "parapolítica", pero negligente con la "farcpolítica".

En reiteradas oportunidades, el mandatario acusó a la Corte de ser diligente con la "parapolítica", pero negligente con la "farcpolítica", la investigación contra congresistas y dirigentes políticos por supuestos vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Pero Ibáñez le restó importancia a esos señalamientos y afirmó que la "farcpolítica" apenas se inicia y que sus resultados "dependerán de la consistencia y la solidez de las evidencias y los elementos probatorios que se recauden".

"En estas materias conviene al buen juicio proceder con la celeridad deseada, pero sin sacrificar la prudencia y la cautela", aseguró el presidente de la Corte Suprema.

Independencia judicial

También han ocurrido otros episodios de tensión entre el gobierno y la Corte, como el relacionado con la condena que le impuso ese tribunal a Yidis Medina, una ex legisladora que confesó haber recibido dádivas del gobierno a cambio de salvar con su voto la reforma constitucional que permite la reelección presidencial.

Cuando se conoció la sentencia y la orden de investigar penalmente a dos de sus ministros, Uribe recordó declaraciones del jefe paramilitar Salvatore Mancuso, según las cuales esos grupos también se habían infiltrado en la Corte Suprema.

BBC Mundo le preguntó al titular del máximo tribunal si creía posible una mejora de las relaciones con el gobierno.

Ibáñez respondió: "La única fórmula para lograr el trabajo armónico del Estado es el acatamiento irrestricto de la Constitución y la ley, y la observancia ininterrumpida del paradigma democrático de la colaboración entre las distintas ramas del poder público, en un clima de respeto, cooperación y entendimiento".

Ibáñez insistió en que se debe fortalecer la autonomía de la rama judicial, "cuando quiera que su respetabilidad e independencia se vea amenazada por el impulso de tensiones o conflictos, provocados desde distintos sectores que ven en ella un obstáculo o cortapisa que neutraliza intereses personales de variada índole".

La cuestión es si la llegada de un relator de Naciones Unidas podrá ayudar a conseguir ese objetivo o, al menos, a bajar la temperatura en el conflicto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.