Brasil: hay música después de la muerte

Yonlu, cantautor brasileño
Image caption Unas 60 canciones grabadas en una computadora fueron encontradas después del suicidio de Yonlu.

El sello discográfico neoyorquino Luka Bop, que pertenece al músico estadounidense David Byrne, acaba de lanzar un álbum póstumo del cantor y compositor gaúcho (originario del sur de Brasil) Yonlu, que se suicidó en 2006 a los 16 años.

El CD titulado Una sociedad en la que no se derrama ninguna lágrima es inconcebiblemente mediocre es una compilación de grabaciones caseras -con una computadora y algunos instrumentos- del adolescente, cuyo nombre verdadero era Vinicius Gageiro Marques.

Las grabaciones -en total 60 canciones - fueron encontradas por Luiz Marques, el padre de Yonlu, profesor universitario y ex secretario de Cultura del Estado de Río Grande do Sul.

Yonlu sufría una depresión y hacía dos meses que estaba con internación domiciliaria cuando se quitó la vida. El suicidio, explicado en una carta dirigida a sus padres, había sido compartido en vivo con un grupo de "amigos" en internet y fue objeto de una largo debate en la revista Época, en febrero de 2008, sobre sitios que fomentan el suicidio.

Según la publicación, los internautas no sólo incentivaban sino que también daban consejos sobre el "mejor método": intoxicación por monóxido de carbono.

Talento

La música del adolescente, con reflexiones sobre la vida cargadas de melancolía, revela un gusto ecléctico: rock, bossa nova, hip hop. Los arreglos vocales son trabajados y en algunas pistas la voz fue grabada en varias capas que luego fueron superpuestas.

Image caption El álbum de Yonlu revela un gusto ecléctico: rock, bossa nova y hip hop.

En 2008, un sello del Estado de Goiás lanzó un CD con una selección de 23 canciones de Yonlu. El disco llegó a manos de Yale Evelev, de la compañía discográfica Luaka Bop, conocida por su colección de música brasileña y su catálogo con álbumes de David Byrne, Tom Zoé, Nouvelle Vague y Susana Baca.

"Nos gustó el disco antes de escuchar la historia", dice Evelev a la BBC. "Después de conocer la historia, pensamos que más personas deberían escuchar esa música".

"También pensamos que esa historia podía llegar a otras personas y transmitirles el mensaje de que alguien se preocupa por ellas, aunque muchos crean lo contrario".

La versión lanzada por el sello estadounidense, diferente de la presentada en Brasil por la grabadora Allegro, incluye algunas pistas sonoras inéditas y un abordaje más conceptual que ha generado comparaciones con artistas como Nick Drake y Caetano Veloso.

Orgullo

Muchos se pueden preguntar si el sello hubiera lanzado un álbum con grabaciones caseras de un compositor desconocido de 16 años, si hubiese escuchado el material antes de su muerte.

"La pregunta es pertinente", admite Evelev. "El hecho de que él no esté más con nosotros hace particularmente difícil la tarea de conseguir que la gente escuche ese disco", explica.

"Esa tarea hubiese sido mucho más sencilla si este joven increíblemente talentoso estuviese con nosotros para dar entrevistas y tocar su música en público", señala.

Evelev considera que "es particularmente triste que él no esté aquí para ver la respuesta que está cosechando su música".

"Hubiera sido increíble hacer un nuevo álbum. Si él ya sonaba así a los 16, ¿se imaginan cómo sería el próximo disco?", pregunta Evelev.

Observando la trayectoria sorprendente de la música dejada por su hijo, Luiz Marques dice que su primera reacción, al conocer el interés del sello de Byrne por el material, fue de orgullo.

En un diálogo con la revista Sup Magazine, Marques aclara que el lanzar el álbum fue una decisión artística.

"El trabajo de un artista sólo se completa cuando es reconocido por la audiencia".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.