Espionaje para Cuba es "ridícula historieta"

Departamento de Estado de EE.UU.
Image caption Walter Myers empezó a trabajar para el Departamento de Estado en 1977.

Los medios oficiales de Cuba publicaron este sábado una columna del ex presidente Fidel Castro en la que se burla de la detención de los dos estadounidenses acusados de espiar para la isla.

"¿No les parece a todos bien ridícula la historieta del espionaje cubano?", escribió en una nueva entrega de "Reflexiones".

El ex funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos Walter Kendall Myers y su esposa Gwendolyn Steingraber Myers fueron arrestados por el FBI (policía federal), acusados de espiar para Cuba durante 30 años, informó el Departamento de Justicia este viernes.

La pareja fue acusada de conspiración por actuar como agentes ilegales del gobierno cubano, por comunicar información clasificada a La Habana, y por fraude usando medios electrónicos de comunicación.

"Lo curioso es que esa noticia sale a la luz 24 horas después de la derrota sufrida por la diplomacia de Estados Unidos en la Asamblea General de la OEA", añadió Castro.

La Organización de Estados Americanos (OEA) derogó el miércoles por consenso la suspensión impuesta a Cuba en 1962.

"Es verdaderamente extraño que, si esas personas (los Myers) estaban bajo control, debido a que agentes del FBI los engañaran haciéndose pasar por espías cubanos, ¿por qué no fueron arrestados antes y lo hacen en este momento?", se preguntó Castro.

El matrimonio Myers, que reside en Washington DC, podría ser condenado a 35 años de prisión si ambos son declarados culpables.

El arresto se produjo tras una operación encubierta del FBI, en el que un agente, que posó como espía cubano, convenció a la pareja de darle información sobre sus actividades.

Acceso privilegiado

Myers empezó a trabajar para el Departamento de Estado de EE.UU. en 1977 como instructor del Instituto de Servicios Externos, donde tenía acceso a información clasificada como secreto de Estado.

Luego fue ascendido, con lo que obtuvo mayor libertad para acceder a la información. Hasta 1999 trabajó periódicamente para la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado (INR, por sus siglas en inglés).

Después pasó a trabajar en esa institución de forma permanente hasta que se retiró en 2007.

Desde Washington, el corresponsal de la BBC James Coomarasamy indicó que, según el Departamento de Justicia, en el año previo a su retiro, Myers utilizó su computadora para leer cerca de 200 documentos sensibles o clasificados relacionados con Cuba.

Coomarasamy agregó que la pareja le habría dicho a un agente del FBI que eran conocidos como agentes 202 y 123, que habían conocido personalmente a Fidel Castro y que "el método favorito de la señora Myers para pasar los secretos era mediante el intercambio de carritos de compra en un supermercado".

El ex mandatario cubano no negó conocer a la pareja imputada, e indicó que se ha reunido "con miles de norteamericanos por diversos motivos, individualmente o en grupos, en ocasiones con colectivos de varios cientos de ellos".

Y agregó: "Jamás hemos torturado a nadie ni hemos pagado para obtener información alguna".

"Los que de una forma u otra contribuían a proteger la vida de cubanos frente a planes terroristas y los proyectos de asesinar a sus dirigentes, de los numerosos programados por varias administraciones de EE.UU., lo hicieron por imperativos de sus conciencias y merecen, a mi juicio, todos los honores", enfatizó el ex mandatario cubano.

Myers se casó con su esposa Gwendolyn en 1982. Ella se desempeñó como analista en un banco de la capital estadounidense y nunca obtuvo autorización para acceder a información de seguridad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.