Venezuela: oposición forma mesa unitaria

Partidos y líderes de oposición venezolanos presentaron este lunes una "mesa unitaria" que, dijeron, ofrecerá una alternativa a las políticas impulsadas por el presidente Hugo Chávez Frías.

Image caption La mesa aspira a ser un mecanismo permanente, más allá de la coyuntura electoral.

Luis Planas, presidente del partido socialcristiano Copei, estuvo a cargo de presentar la plataforma, que reunirá a partidos, organizaciones no gubernamentales, representante del movimiento estudiantil y ciudadanos de a pie.

Se trata de una "instancia permanente de participación" que "no se agota en el tema electoral", pero que, señaló Planas, abordará la posibilidad de presentar candidaturas únicas "en la circunstancia en que tengamos que discutirlo".

La mesa se organizará en un total de 11 comisiones de trabajo, en áreas como relaciones con la sociedad civil, organización y movimientos sociales, juventud, derechos humanos, desarrollo, asuntos electorales y corrupción, que atenderán los asuntos que el grupo opositor considera prioritarios.

El portavoz indicó que durante los próximos días convocarán a una rueda de prensa conjunta para anunciar sus primeras acciones en esos frentes, y que incluyen la lucha contra la pobreza y la defensa de la libertad de expresión, entre otros.

Planas no descartó la convocatoria a movilizaciones de calle, que llamó "protestas cívicas y valientes para que se escuche la voz de un pueblo que no nació para ser coro de un hombre".

El nacimiento de la nueva alianza opositora se anuncia un día después de que Chávez destacara que "casi la mitad" de los electores del país forma parte del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que él lidera, con el millón de nuevos inscritos que -aseguró- pasaron a engrosar sus filas en las últimas semanas.

Otro intento

No es la primera vez que factores de oposición conforman una alianza para confrontar al gobierno de Hugo Chávez.

El ejemplo más notorio fue la Coordinadora Democrática, que funcionó entre los años 2002 y 2004, y que tuvo un papel protagónico tanto en el breve golpe de Estado de abril de 2002 como en el paro general y petrolero de 2002-2003.

El mecanismo de integración se disolvió en 2004, después de perder el referendo revocatorio del mandato de Chávez.

Pero también confluyó la oposición en 2006 en torno a la figura de Manuel Rosales como candidato presidencial de oposición; en 2007 en el rechazo al proyecto de reforma constitucional sometida ese año a referendo (que, en efecto, terminó siendo negado por escaso margen) y en 2008 para presentar algunos candidatos únicos a gobernaciones y alcaldías.

Esa última experiencia le ganó a los adversarios del gobierno nacional importantes posiciones en los gobiernos regionales y locales. Sin embargo, en esa ocasión no lograron ponerse de acuerdo en algunas candidaturas, que terminaron fracasando en la contienda por causa de la división.

Por eso muchas de las preguntas para el portavoz de la mesa unitaria en la rueda de prensa de este lunes tuvieron que ver con qué garantiza que esta vez la plataforma de oposición será duradera y sobrevivirá la coyuntura electoral.

Este año están previstos unos comicios municipales, mientras que en 2010 debe renovarse el Parlamento nacional.

"Es difícil porque somos muchos"

"Funcionará porque siempre ha funcionado. La Coordinadora Democrática construyó un importante capital político y en 2007 y 2008 ganamos espacios muy importantes", le contestó Luis Planas a BBC Mundo.

Image caption La "mesa unitaria" busca ofrecer una alternativa a las políticas del presidente Chávez.

Planas dijo concentrarse en los aspectos positivos y no tener "esa visión fatalista" que augura el fracaso del mecanismo. Esto a pesar de admitir que "para la oposición es difícil lograr acuerdos" cuando llega el momento de decidir candidatos, lo que atribuyó al hecho de que "somos muchos".

Sin embargo insistió en que la mesa apunta a objetivos más allá de las contiendas electorales. En esto coincidió el dirigente del partido de izquierda Causa R y ex candidato presidencial, Andrés Velásquez.

"Yo creo que la sensatez y pisar fuerte", contestó, al preguntársele qué mantendrá unida a la mesa unitaria. "Si no hay un esfuerzo de unidad no tenemos vida frente a un gobierno que no obedece a ninguna regla", le dijo a BBC Mundo.

"Es una exigencia. El país reclama la unidad, la convivencia democrática. La sociedad está cansada de descalificaciones. Una sociedad dividida, llena de odio, no puede progresar. Estamos frente a una avalancha que va hacia el totalitarismo", opinó el dirigente político de izquierda Pompeyo Márquez.

Lección

"Creo que han aprendido la lección de las veces en que por no andar unidos, fracasaron", le dijo, por su parte, a BBC Mundo el director del diario Tal Cual, Teodoro Petkoff, consultado en su calidad de analista y ex dirigente político.

Petkoff se manifestó complacido por que "hayan tratado de darle una amplitud y extensión mucho mayor a los esfuerzos unitarios anteriores". En su opinión, "hay la comprensión de que un país tan encabritado como éste en los frentes populares de diversa índole, tienen que encontrase respuestas no meramente electorales a sus preocupaciones".

De todas formas, añadió, "hay tiempo suficiente" para que la experiencia se afiance más allá de las urnas de votación.

Cuestionado sobre si es posible que los mismos líderes opositores, criticados por su desempeño en gobiernos previos al de Hugo Chávez, tenían legitimidad para convertirse en cabezas visibles de un movimiento opositor unitario, Petkoff contestó que "ésa es una afirmación que hay que matizar bastante".

El editor indicó que esos líderes eran quienes habían logrado la conquista de espacios (concretamente, gobernaciones y alcaldías) que ahora están en manos de adversarios de Chávez. Y de todas formas, dijo, "el país no ha parido a los nuevos líderes, los está pariendo".

"A esos que tienen en sus hombros la responsabilidad de sacar esto adelante hay que ayudarlos lo más que se pueda", afirmó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.