México: "Yo anularé mi voto"

Urna para votación
Image caption La iniciativa invita a los ciudadanos a poner una X en la boleta para anular el voto.

"Yo anularé mi voto" es la frase que se escucha constantemente en México en las últimas semanas. La iniciativa pretende "castigar" la falta de propuestas de los partidos políticos.

El movimiento del "voto en blanco" -sin una dirigencia establecida- ha ido tomando fuerza en los medios electrónicos e invita a los ciudadanos a poner una "x" grande en la boleta -de una esquina a la otra- y así, dar por nulo el voto ejercido en las próximas elecciones intermedias del 5 de julio.

Blogs, páginas de Flickr, videos en YouTube, debates en Facebook y correos electrónicos en cadena le están dando cabida a la idea de asistir a las casillas y anular la boleta como una manera de protestar ante lo que llaman una "crisis de representación política".

Una acción que -en caso de generalizarse- no daría más resultados a nivel electoral que el de incrementar el número de votos nulos. En México, el sistema electoral es de mayoría simple: gana el que tenga más votos. Así sea con uno de diferencia.

Sin embargo, nadie minimiza el efecto político que podría podría provocar un crecimiento en el índice de nulidad del tradicional 3% hasta un 10%, según una encuesta de intención electoral revelada por el Diario Reforma.

Participe: voto en blanco, ¿una buena elección?

La bola de nieve

En febrero pasado, el escritor Luís González de Alba escribió en su columna en el diario nacional Milenio: "Para votar el próximo julio, podríamos exigir: o nos permiten participación plena.. O no votamos. Jueguen solos con su pinche pelota".

En ese momento, no sabía lo que estaba por suceder. La propuesta se regó como pólvora.

"No nos dejaron otra" dijo en entrevista a BBC Mundo González de Alba y agregó: "Lo que espero es que esto los haga reflexionar... es la primera ocasión en que no son los partidos los que llaman a no votar".

"Sea como fuere, cuando varios millones de mexicanos consideran la posibilidad de acudir a las urnas para anular el voto, algo está sucediendo. Pero tal vez no muchos estén escuchando. O no todavía", escribió la periodista mexicana Gabriela Warkentin en el diario español El País.

Respuesta oficial

Image caption En internet, se ofrecen imágenes que enseñan como anular las boletas el próximo 5 de julio.

Llama la atención que aunque tradicionalmente las elecciones intermedias -para legisladores- no registran una alta participación, este año han cobrado particular relevancia, merito de "Yo anularé mi voto". De forma inevitable cada uno de los ocho partidos políticos se ha expresado al respecto. Todos en contra.

El Instituto Federal Electoral (IFE) también brindó su versión. Leonardo Valdés Zurita, consejero presidente del IFE, aseguró en conferencia de prensa que aún cuando los votos en blanco fueran mayoría, la elección no se anularía.

"Aquel candidato que tenga mayoría, así sea por un voto, gana la elección" dijo Valdés Zurita y advirtió que anular el voto es "marginarse de la conformación del Poder Legislativo y de la vida institucional."

También la Iglesia Católica alzó la voz. En el semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis de México consideró que el voto blanco es una "verdadera irresponsabilidad" y exigió suspender esa campaña a quienes la encabezan.

Y después del voto en blanco ¿qué?

Quienes apoyan la idea del "voto en blanco" no están tan seguros de que vayan a obtener resultados tangibles. Sin embargo, suponen que podría generarse una toma de conciencia sobre la crisis de representación política que podría estar afectando al país.

"En 1976 los partidos retiraron a sus candidatos y el ex presidente López Portillo quedó como candidato único. Lejos de servirle a su partido, los dejó desnudos. A partir de eso se hizo la primera reforma electoral. Espero una reacción de ese estilo" aseguró González de Alba.

"Espero que los haga reflexionar. No al día siguiente, pero esperaría que recapacitaran en puntos esenciales" concluyó el escritor.

Para la organización civil Dejemos de Hacernos Pendejos esto es "propuesta no protesta".

Maite Azuela, una de las fundadoras de la organización civil, dijo en entrevista a BBC Mundo que "es importante entender que anular no es abstenerse".

"Yo espero que (al ver los resultados) recapaciten. Tendrán que reflexionar sobre el vacío que están dejando a los ciudadanos" agregó.

Uno de los últimos en agregarse al movimiento es el historiador José Antonio Crespo.

En una mesa de debate radiofónico hace unos días aseguró: "Los votos nulos o independientes sí hablan y hablan fuerte. Si somos muchos, muchísimos, los partidos nos van a tener que oír".

El debate entre abstencionistas, nulidad y responsabilidad ciudadana ante el voto continúa en México. Lo cierto es que el desencanto electoral está saliendo a la luz. Para saber si sirve de algo, habrá que esperar al 5 de julio.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.