Argentina: condenan a cura por abuso

Julio César Grassi, sacerdote
Image caption El sacerdote Julio César Grassi seguirá en libertad hasta que la condena quede firme.

Un conocido sacerdote responsable de un hogar de menores en Argentina fue condenado por la justicia de ese país por el abuso de un niño a su cargo.

El cura Julio César Grassi deberá cumplir 15 años de cárcel por los hechos ocurridos en el Hogar San José Obrero, del partido de Hurlingham, en la provincia de Buenos Aires.

El hogar es uno de los que manejaba la Fundación Felices los Niños, presidida por Grassi.

El Tribunal Oral en lo Criminal 1° de Morón dictaminó que el sacerdote es culpable de dos cargos: por el abuso sexual de un menor -hecho agravado por su condición de sacerdote- y por la corrupción del menor.

Sin embargo el religioso -que mantiene su inocencia- fue absuelto en otros dos casos, por los que se le imputaban 15 hechos de abuso sexual y corrupción de menores.

Grassi fue denunciado por tres jóvenes, que eran menores de edad cuando ocurrieron los presuntos hechos en el Hogar San José Obrero.

El abogado del religioso, Daniel Cavo, adelantó que apelará el fallo.

Incidentes

Grupos que apoyan al sacerdote se enfrentaron afuera del tribunal con defensores de los derechos del niño, resultando en la detención de al menos dos personas.

Algunos periodistas que cubrían el veredicto también fueron atacados por simpatizantes del religioso.

El caso del padre Grassi ha acaparado la atención de los medios argentinos, a los que no se les permitió trasmitir el proceso judicial, que duró nueve meses.

Esa decisión fue duramente cuestionada por grupos de defensa de los derechos de los niños.

Los activistas también criticaron que la corte dejara en libertad a Grassi hasta que su sentencia quede firme.

"Es un riesgo social ambulante", opinó al canal de televisión Todo Noticias la presidenta del Comité Argentino por el Derecho del Niño y titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

El Comité anunció que apelará el fallo.

El tribunal también permitió a Grassi asistir a los centros que estaban a su cargo, siempre que esté acompañado. Pero le prohibió acercarse a los tres denunciantes.

El caso Grassi

La detención del religioso se ordenó en octubre de 2002, luego de que una investigación periodística revelara presuntos abusos contra algunos niños a su cargo.

Sin embargo el juicio en su contra se inició recién en agosto de 2008.

Los tres denunciantes -conocidos como "Ezequiel", "Gabriel" y "Luis"- fueron interrogados por los peritos psiquiatras de la corte durante la audiencia.

Más de 130 personas también declararon en la causa.

Desde el comienzo, Grassi ha mantenido su inocencia y asegura que las denuncias son parte de un complot en su contra.

Desalojo

Además de la controversia por la situación del religioso, a mediados de mayo también causó polémica el intento de desalojo y traslado de unos 15 niños y adolescentes del Hogar San José Obrero, que estaba a cargo de Grassi.

Un grupo de personas -entre quienes había menores- impidieron el operativo de las autoridades, que había sido ordenado por una jueza civil ante denuncias de abusos y maltratos contra menores alojados en ese lugar.

La Asesora General Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, Laura Mussa, denunció que los niños y adolescentes que participaron de la protesta habían sido víctimas de una "grosera manipulación".

Tras los incidentes, la Justicia determinó que el hogar quede bajo la guarda del Arzobispado de Buenos Aires.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.