Petrocaribe en tiempos de crisis

Reunión de Petrocaribe (Foto de archivo) Foto: PDVSA
Image caption Petrocaribe fue creado hace cuatro años por iniciativa de Venezuela.

Petróleo por médicos. Petróleo por frijoles. Petróleo por servicios hoteleros. Las posibilidades de pago son variadas para los países del área del Caribe que compran crudo venezolano en condiciones ventajosas a través de Petrocaribe.

Pero los representantes reunidos esta semana en el país caribeño de San Cristóbal y Nieves afrontan circunstancias distintas a las que rodearon la creación del grupo en 2005.

Desde este jueves, ministros y presidentes del mecanismo de cooperación regional sostienen un encuentro en el que analizan cómo optimizar la distribución de crudo, así como "la atención de un mundo cada vez más ávido de combustible", según informó un boletín del gobierno de Venezuela.

Entre los planes de Petrocaribe se cuenta la ampliación de ocho proyectos de refinerías, que le darían al Caribe la capacidad de procesar 580.000 barriles de petróleo diarios para el año 2012, según dijo en la inauguración de la cumbre el ministro de Petróleo venezolano, Rafael Ramírez.

Ramírez ratificó este jueves el compromiso de su país con la cooperación energética. "No podemos permitir que las asimetrías del mercado petrolero perjudiquen económicamente a nuestras naciones hermanas, que tienen unos lazos históricos extraordinarios con el Caribe", dijo en la capital de San Cristóbal y Nieves, Basseterre.

Algunos analistas interpretan estas declaraciones de compromiso en el contexto de condiciones que son cambiantes y que, desde su punto de vista, complican que el país, en la práctica, pueda cumplir con su palabra.

"Venezuela no está en condiciones de hacer este tipo de negociaciones sin imponer grandes sacrificios a su población", le dijo a BBC Mundo el experto petrolero José Toro Hardy, catedrático y directivo de Petróleos de Venezuela (PDVSA) durante el segundo gobierno de Rafael Caldera (1994-1999).

El pozo con fondo

Petrocaribe fue creado hace cuatro años por iniciativa de Venezuela "para contribuir a la seguridad energética, el desarrollo socio-económico y la unidad de los países del Caribe, mediante el empleo soberano de los recursos energéticos", de acuerdo con un documento oficial distribuido a los medios por el Ministerio de Información y Comunicaciones.

Un total de 17 naciones -incluidas Guatemala y Costa Rica, que se incorporan formalmente en la reunión de San Cristóbal y Nieves- se benefician de los convenios, por el que Venezuela distribuye unos 200.000 barriles diarios de crudo.

A través de este mecanismo, los beneficiarios obtienen el combustible financiado parcialmente. El monto depende del precio internacional del crudo: por ejemplo, si se cotiza en US$50, el país debe pagar el 60% del total. El otro 40% lo cancelará en plazos, durante 25 años y al 1% de interés. Si el petróleo baja a US$15, entonces Venezuela sólo financia el 5% de la factura.

Pero además, los países socios tienen diferentes alternativas para pagar la primera porción. Cuba ha venido cancelando sus compromisos a través de la prestación de servicios, como el envío a Venezuela de médicos cubanos que atienden a la población de menores recursos, a través de un programa gubernamental conocido como "Barrio Adentro".

En la cumbre de San Cristóbal y Nieves, República Dominicana propondrá honrar parte su deuda de US$1.000 millones con Petrocaribe con frijoles, planes de capacitación turística y paquetes de viaje.

Etapa de transición

"Desde el punto de vista de los beneficiarios, Petrocaribe debe resultar muy positivo, porque las condiciones bajo las cuales pueden comprar petróleo son excepcionales. Pero desde el punto de vista de Venezuela, es profundamente negativo, porque se están vendiendo miles de barriles en condiciones que para el país son inviables", señaló el experto Toro Hardy.

El analista recordó que, por una parte, los precios del crudo no son lo que eran en 2005, cuando se encontraban en una senda ascendente.

Image caption Según Rafael Ramírez, Petrocaribe es un "ejercicio práctico de solidaridad y complementariedad".

Por otro lado, la industria petrolera venezolana atraviesa una etapa de transición. El gobierno acaba de expropiar decenas de compañías que prestaban servicios (como transporte e inyección de gas) a la estatal PDVSA, y está por nacionalizar también el sector petroquímico, a través de una ley que se encuentra en elaboración.

Según el Ejecutivo, esto permitirá ahorrar miles de millones, además de incrementar la soberanía sobre el manejo de la explotación petrolera.

Para Toro Hardy, tales medidas tendrán un impacto en el número de barriles que Venezuela produce diariamente. La "tajada" de Petrocaribe le restaría mucho más a lo que el país percibe por concepto de crudo, y que representa el 94% de todas exportaciones.

Sin embargo, el gobierno venezolano sostiene que la producción nacional se encuentra en un buen momento. Según el Ministerio de Petróleo, Venezuela produce más de tres millones de barriles de petróleo diarios y el año pasado tuvo ingresos por más de US$120.000 millones.

Solidaridad y límites

Según el ministro Rafael Ramírez, Petrocaribe es un "ejercicio práctico de solidaridad y complementariedad", características que han "signado la política petrolera de la República Bolivariana de Venezuela".

El alto funcionario sostuvo este jueves que las iniciativas del gobierno "van más allá del sistema capitalista, generador de pobreza en muchos países", según informa el boletín oficial del Ministerio de Información y Comunicaciones.

De acuerdo con José Toro Hardy, "es desproporcionada la ayuda que se quiere otorgar".

"Algunos países están en unas condiciones muy precarias. Ciertamente, hay que buscar mecanismos de solidaridad internacional. El problema es cuando se llega a condiciones que no lo permiten, cuando se le impone un sacrificio a la población en momentos de fuerte caída del ingreso petrolero", opinó.

Lo que Venezuela entrega a los miembros de Petrocaribe "sin cobrar un centavo" representaría cerca del 15% de lo que el país efectivamente exporta, añadió.

Interrogado sobre si Petrocaribe fue viable en 2008, cuando el precio del crudo alcanzó cifras récord, indicó que ya había mecanismos operando que permitían coordinar la cooperación, como el Pacto de San José.

Para el analista, pes preocupante que haya un interés político más allá del declarado deseo de ser solidario. En su opinión, se trata de "aumentar la influencia de Venezuela en la región".

Sin embargo, de acuerdo con un documento distribuido por el gobierno, lo que busca Pretrocaribe es "contribuir con la transformación de las sociedades latinoamericanas y caribeñas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.