Colombia responde a denuncia de Ecuador

Raúl Reyes, guerrillero de las FARC abatido en 2008.
Image caption Colombia y Ecuador tienen versiones diferentes de la operación en la que fue abatido el guerrillero Raúl Reyes.

Colombia negó este sábado que el ciudadano ecuatoriano Franklin Aisalla, quien murió en la operación en la que se abatió al guerrillero Raúl Reyes, haya sido víctima de una ejecución, tal y como lo sostienen las autoridades de Quito.

Así lo expresó en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano, después de que se conociera que Ecuador interpuso una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lea: Ecuador demandó a Colombia

Desde Bogotá anticiparon que presentarán los alegatos correspondientes ante el citado organismo.

Versiones contrapuestas

Para las autoridades diplomáticas, "Aisalla murió como consecuencia de la onda explosiva producto del bombardeo al campamento del terrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), alias Raúl Reyes, en donde se encontraba al momento de los hechos".

Según Colombia, "Aisalla hacía parte de un grupo criminal al servicio de las FARC, las cuales usan territorio ecuatoriano para preparar ataques terroristas contra la población civil de Colombia y evadir a las autoridades de nuestro país".

Para Ecuador, en cambio, se trató de una suerte de "ejecución sumaria".

Esa tesis se basa en un informe elaborado por los forenses franceses Bertrand Ludes y Tania Delabarde quienes sostienen que el ecuatoriano murió por "los golpes reiterativos inflingidos con fuerza en el cráneo".

Ante la CIDH

Image caption Tres personas sobrevivieron al operativo realizado por Colombia en territorio ecuatoriano.

En la demanda ante la CIDH se acusa al Estado colombiano de haber violado el derecho a la vida, a las garantías judiciales y a la protección judicial, todos contemplados en la Convención Americana de Derechos Humanos.

Esta muerte, objeto de la demanda, se produjo en el marco de la operación que abatió a Reyes el 1 de marzo de 2008.

El saldo de aquel bombardeo es objeto controversias. Para Colombia, los muertos fueron 18; mientras que Ecuador contabiliza 25, señala el colaborador de BBC Mundo en Bogotá, Hernando Salazar.

En esa operación también perecieron cuatro estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mientras que Lucía Moretti -otra alumna de la misma institución - y dos colombianas resultaron heridas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.