Radiografía de Los Zetas

Miembros de los Zetas, según la Procuraduría General de México
Image caption De acuerdo con las autoridades, Los Zetas tienen presencia en países centroamericanos.

La víctima, desnuda y con los ojos vendados, es colgada de los pies y luego, sin previo aviso, recibe una golpiza con palas y tablas de madera con hoyos en forma de Z.

Al castigo se le conoce como "tablear", y es uno de los métodos con que la banda conocida como Los Zetas mantiene la disciplina en sus territorios.

Organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación de México han documentado decenas de casos de personas torturadas de esta manera por Los Zetas.

Es, señalan, la primera y única advertencia.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (fiscalía) de México y agencias estadounidenses de seguridad, como la DEA y el FBI, Los Zetas son una de las organizaciones de narcotráfico más violentas de América Latina.

Según las autoridades, la persona sindicada como líder de Los Zetas es Heriberto Lazcano, alias "El Lazca", solicitado no sólo por la justicia mexicana sino por la estadounidense.

El gobierno mexicano ofrece más de dos millones de dólares por información que conlleve a su captura.

Operan en Centroamérica

Sus redes se extienden a varios países de la región e incluso más allá de sus límites.

Según informes de la DEA (agencia antidrogas estadounidense) se han encontrado representantes del grupo en países como Italia y España.

Por su alto índice de violencia y la capacidad de fuego que mantiene, varios países de Centroamérica han advertido que el grupo es un peligro para la estabilidad de la región.

Un ejemplo es Guatemala, donde en marzo pasado el gobierno reconoció que la organización amenazó de muerte al presidente Álvaro Colom.

Lea: Guatemala: otro territorio Zeta

En ese país, Los Zetas reclutaron a desertores de Los Kaibiles, el grupo de élite del Ejército guatemalteco, además de establecer alianzas con grupos de La Mara, una de las pandillas más grandes de Centroamérica.

Entrenados en Estados Unidos

La fiscalía mexicana y el FBI han documentado que el grupo nació a fines de la década pasada, con la deserción de un grupo de entre 31 y 67 soldados de las fuerzas especiales del Ejército que se unieron al Cartel del Golfo.

Varios de estos militares recibieron entrenamiento en Fort Benning, Georgia, donde el Ejército de Estados Unidos capacita a algunas de sus unidades de élite.

Estos soldados se especializaron en el manejo de equipo de inteligencia, armamento de avanzada y tácticas especiales para combatir a traficantes de drogas.

Al integrarse al Cartel del Golfo el grupo adoptó como nombre la letra Z, la clave como se les identificaba en las operaciones contra el narcotráfico en el norte de México.

El crecimiento

A partir de 2007, con la deportación de Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cartel del Golfo, Los Zetas extendieron su presencia en el país.

De acuerdo con la fiscalía mexicana, actualmente el grupo tiene células en Tamaulipas, Nuevo León, Tabasco, Zacatecas, Veracruz, Oaxaca y Chiapas.

En 2008 la fiscalía y la Secretaría de la Defensa Nacional reconocieron la alianza de Los Zetas con el Cartel de Los Beltrán Leyva, antiguo aliado de Joaquín "El Chapo Guzmán", para controlar el tráfico de cocaína, marihuana y anfetaminas.

El acuerdo fortaleció a Los Zetas y aumentó su nivel de riesgo, dice a BBC Mundo el analista Alberto Islas, director de la consultora Risk Evaluation.

"Los Zetas son igual de peligrosos que las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), y por lo tanto deben considerarse como una amenaza terrorista".

"Tienen presencia trasnacional. En los países donde operan desafían al Estado y realizan actos violentos para intimidar a la población", agrega.

En todos los casos, señala Islas, el común denominador es la violencia como se apropian de los territorios. "Ellos no negocian, llegan y marcan las reglas".

Nuevos negocios

Hoy los Zetas han diversificado sus actividades.

Agencias como la DEA, el FBI y la fiscalía mexicana señalan que el grupo vende cocaína en Estados Unidos y Europa, administra laboratorios clandestinos de drogas sintéticas, controla el tráfico de indocumentados en el sur del país, secuestra y extorsiona empresarios y hasta ha incursionado en la piratería de discos, videos y ropa.

Obispos y sacerdotes católicos han denunciado amenazas de muerte de Los Zetas en Zacatecas y Tabasco, además que empresarios de Durango, Coahuila y Tamaulipas han sido secuestrados por la organización, según documentan organizaciones de derechos humanos.

Alcaldes de varios estados del país también han sido amenazados por Los Zetas, que incluso en marzo pasado ordenaron el asesinato del secretario de Seguridad de Cancún, el principal destino turístico de México, según la fiscalía mexicana.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.