México: oficiales juzgados por civiles

Soldados mexicanos vigilan incineración de droga
Image caption Los diez detenidos están acusados de colaborar con al menos tres cárteles.

Un juez ordenó el arresto preventivo de nueve oficiales del Ejército mexicano acusados de colaborar con el Cartel de Sinaloa, una de las organizaciones de tráfico de drogas más grandes de México, mientras un décimo oficial se encuentra aún bajo interrogatorio.

Tras una investigación interna, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entregó a los oficiales este fin de semana a la Procuraduría General de la República para que sean juzgados por la justicia civil.

Con la captura de los oficiales suman 27 los militares procesados en menos de dos años por sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

Los detenidos, según las autoridades, colaboraban con al menos tres de los carteles más importantes del país.

El ejército es hasta ahora uno de los elementos fundamentales del gobierno mexicano en su lucha contra el tráfico de drogas.

Cada mes, la Sedena despliega a 45.000 efectivos en operaciones militares para combatir a los carteles de la droga que, según los gobiernos de México y Estados Unidos, involucra a 450.000 personas en esta actividad.

Historia añeja

Entre los oficiales entregados a la fiscalía general se encuentran subtenientes, tenientes y un capitán segundo, el de mayor rango entre los detenidos.

Image caption En Chihuahua, el ejército detuvo a 25 sicarios disfrazados de militares.

La Sedena determinó entregar a los soldados a la fiscalía general para que sean juzgados por una autoridad civil y no un tribunal militar, como ocurría hasta hace unos años.

"La Secretaría de la Defensa Nacional no vacilará en juzgar y castigar conforme a derecho a los integrantes del instituto armado que incurran en este tipo de delitos", señaló la dependencia en un comunicado.

Esta no es la primera vez que efectivos militares son procesados por sus vínculos con el tráfico de drogas.

En 2008 se detuvo a cinco elementos del Ejército acusados de colaborar con la banda de los Beltrán Leyva y en mayo de este año se arrestó a 12 más por auxiliar al grupo de Los Zetas. A ellos se suman los diez oficiales arrestados el fin de semana por filtrar información al Cártel de Sinaloa.

El caso más grave en México fue la captura del general Jesús Gutiérrez Rebollo en 1996, zar antidrogas de México en esa época y considerado uno de los miembros más destacados de la cúpula militar del país.

Más detenciones

Pero la captura de oficiales ligados al narcotráfico no fue la única acción de la Secretaría de la Defensa este fin de semana.

En Chihuahua, al norte de México, el Ejército detuvo a un grupo de 25 sicarios disfrazados de militares y que al parecer formaban parte del Cártel de Juárez, que domina en la región según informes del gobierno federal.

Los detenidos participaron en el incendio de una decena de casas en la comunidad de Nicolás Bravo, a unos 50 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, en represalia porque sus dueños colaboraban con grupos rivales de tráfico de drogas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.