ONU: "No hubo genocidio" en la Amazonía

Indígenas bloquean una ruta en Andahuaylas el 15 de junio.
Image caption El relator de la ONU rechazó las versiones de que hubiera genocidio en contra de los indígenas.

El relator especial de la ONU para los pueblos indígenas, James Anaya, dijo este viernes que "no existen los elementos" para hablar de un genocidio de los indígenas de la Amazonía peruana.

Anaya presentó las conclusiones de un viaje de tres días que realizó a Perú para investigar los enfrentamientos y protestas del 5 y 6 de junio en Bagua que dejaron 24 policías y 10 nativos muertos, según cifras oficiales.

"Como jurista yo no encuentro pruebas de los elementos de genocidio, del intento de exterminar a un pueblo como tal. Hay revelaciones de violaciones de derechos humanos, pero de los hechos comprobados, de los hechos que se ven, incluso de los hechos que se alegan, no existen los elementos de genocidio", le dijo el relator de la ONU a la agencia de noticias EFE.

En cualquier caso, Anaya señaló que pedirá al gobierno peruano crear una comisión investigadora de los hechos de violencia.

"Estoy pidiendo una comisión imparcial para estudiar los hechos y (para que) se consolide el proceso de diálogo (entre el gobierno y los indígenas amazónicos)", declaró James Anaya a la radio RPP al concluir su visita a Perú.

Anaya indicó que la comisión debería tener "alguna representación a nivel internacional como garante de alguna manera" y que debe ser "conformada por gente que dé confianza en las conclusiones, con participación de todos los actores involucrados, indígenas y autoridades".

Decretos polémicos

Este jueves, el Congreso de Perú aprobó la derogación de los decretos legislativos 1090 y 1064, las normas sobre la explotación de recursos naturales que habían despertado las protestas de los indígenas en la región de la Amazonía.

Esos decretos habían sido dictados en 2008 por el presidente, Alan García, en el marco del proceso de implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Perú y Estados Unidos.

Los indígenas consideran que la legislación vinculada al TLC habilitaba un desembarco masivo de empresas privadas extranjeras en zonas de propiedad ancestral.

Con la derogación de los decretos, los indígenas ganaron un peso político "en la conciencia y en el imaginario nacional", le dijo a BBC Mundo Martín Tanaka, analista político del Instituto de Estudios Peruanos.

"Pero que eso se convierta en organización con capacidad de propuesta y articulación más clara, que pueda impactar en la política, eso todavía está por verse", agregó.

El Congreso peruano también aprobó este jueves interpelar al primer ministro Yehude Simon, quien ya anunció que dimitirá en las próximas semanas, y la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, sobre la responsabilidad de la represión policial que siguió a las protestas en Bagua.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.